Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5- -7- -2007 MADRID www. abc. es madrid 53 La mujer del hombre tiroteado contempla, en plena crisis de nervios, el cuerpo de su marido en el suelo y cubierto por una sábana, en el lugar donde cayó muerto EFE Asesinan de tres disparos a un búlgaro en un ajuste de cuentas en pleno Argüelles Investigan los negocios de venta de coches de la víctima, que tenía antecedentes, utilizaba alias y llevaba 1.000 euros encima CARLOS HIDALGO MADRID. Agentes del Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional investigan el asesinato de un hombre de nacionalidad búlgara, muerto a tiros en una calle del barrio de Argüelles, en el distrito de Chamberí. Según la familia de la víctima, ésta se llamaba Atanasov Pencho Lubomirov, de 33 años. Sin embargo, la Policía intenta concretar si es una identidad real o falsa, puesto que, según su ficha de antecedentes, el fallecido había utilizado varios alias en ocasiones anteriores para delinquir. Atanasov se dedicaba a la importación y exportación de vehículos de alta gama, según indicaron fuentes del caso, aunque los investigadores desconfían que estos negocios tuvieran un trasfondo lícito. Por ello, se está investigando este ámbito de su vida, pues se cree que el ajuste de cuentas puede estar referido a sus relaciones laborales El propio fallecido había comentado en el barrio donde vivía y le tirotearon que tenía un negocio relacionado con la construcción, algo que no parece cierto. Sin embargo, los agentes de Homicidios creen que son actividades comerciales ilícitas las que han provocado la venganza. Los hechos ocurrieron a las 00.50 de ayer. A esa hora, Atanasov regresaba a su casa, puesto que residía con su mujer y sus dos hijos en el barrio, según los propios vecinos que le conocían. La víctima tenía un vehículo de alta gama, un Audi Q 7. En la cercana plaza del Conde del Valle Suchil, al menos dos personas le asaltaron. Atanasov intentó huir, tomando la calle de Rodríguez San Pedro, pero los delincuentes comenzaron a disparar sobre él. Los homicidas, de origen extranjero, eran dos jóvenes, uno de ellos rubio y con camisa blanca y mochila. Al llegar al cruce con la calle de Vallehermoso, los delincuentes se subieron a un coche, en el que huyeron. Era un Seat León de color oscuro, aunque algunos testigos que presenciaron la secuencia desde su balcón dijeron que podría tratarse de un taxi, un extremo que la Policía no cree probable. Mientras, el malherido fue dando tumbos, de portal en portal, dejando rastros de sangre, y llegó a la calle de Vallehermoso. Cruzó a la acera de los impares e intentó pedir auxilio entre las personas que se encontraban en la terraza de un bar de copas, a la altura del número 15 de la mencionada vía. ¡Ayudadme, ayudadme! fue lo único que pudo decir. Cayó desplomado, boca arriba y lleno de sangre, sobre una de las clientes del local. Las personas que allí se encontraban fueron las primeras en intentar reanimarle. Una de las mujeres le pedía: ¡Tío, venga, aguanta, no te vayas! Se quedó ahí, atravesado. Al principio no le reconocí, porque se había rapado la (Pasa a la página siguiente) Los dos jóvenes sospechosos, uno de ellos rubio y con camisa blanca, huyeron en un coche oscuro