Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍA www. abc. es economia JUEVES 5- -7- -2007 ABC Bruselas multa a Telefónica con 151 millones pese a que cumple la normativa española Es la sanción más alta a una empresa de este sector por supuestas prácticas para expulsar a sus competidores del mercado MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea impuso ayer una multa histórica de 151,8 millones de euros a Telefónica por lo que considera un abuso muy grave de posición dominante en el mercado español de banda ancha. La empresa siempre ha cumplido con las normas de la CMT, como ha reconocido el propio regulador español, pese a lo cual la Comisión considera que impuso a sus competiores precios no equitativos, mediante el estrechamiento de márgenes entre los precios mayoristas que cobraba a aquellos y los precios minoristas que daba a sus propios clientes. De este modo, siempre según la CE, Telefónica debilitaba a sus competidores dificultando que afianzaran su presencia y su crecimiento, con lo que éstos debían asumir pérdidas si querían igualar los precios minoristas de Telefónica. Según la Comisión, la actitud de Telefónica ha supuesto para los consumidores españoles pagar alrededor de un 20 más caro que el promedio de la Unión Europea de quince países el servicio de ADSL, lo que ha provocado que el índice de penetración de la banda ancha en España sea un 20 %i nferior al promedio de la UE y su crecimiento un 30 %i nferior. La comisaria de Competencia, Neelie Kroes, subrayó que debido al comportamiento de Telefónica, los consumidores españoles están sufriendo las tarifas más caras de internet de alta velocidad de entre los 15 antiguos miembros de la UE. Neelie Kroes, responsable directa de la decisión que tomó ayer todo el Colegio de Comisarios de la CE, aseguró que la gravedad y la duración del abuso hecho por Telefónica justifica que se le haya impuesto la segunda multa más alta acordada por Bruselas por abuso de posición dominante a una empresa individual, sólo superada por Microsoft, con 497,2 millones de euros, aunque por formación de cárteles ha habido castigos mayores aún. En el sector de las telecomunicaciones, sin embargo, se trata de la multa más alta y, además, muy alejada de los 12,6 millones de euros con que fue amonestada Deutsche Telekom o los 10 millones de Wanadoo. En relación con estos dos últimos casos, Kroes aseguró ayer que, visto en perspectiva, estas multas no fueron lo suficientemente elevadas ya que no disuaden de comportamientos anticompetitivos, por lo que en el caso de Telefónica, que ha realizado las prácticas ahora denunciadas entre 2001 y 2006, ha parecido optar por una multa ejemplar La comisaria añadió en relación con la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en la que Telefónica se ampara asegurando que cumple con lo que ella establece, que la multa es contra Telefónica y no contra la CMT, que no ha quedado en absoluto desautorizada a ojos de Bruselas. Pero Kroes fue más allá en el tema de la CMT y alabó la actuación del regulador español en 2006, cuando intervino en diciembre para regular el precio de la banda ancha fijando rebajas significativas de precios. La Comisión Europea destaca en su decisión que cuando la CMT autorizó los precios máximos mayoristas regionales se basó en unas estimaciones de costes facilitadas por Telefónica, pero que los documentos internos de Telefónica muestran que la compañía era consciente de que estaba realizando un estrechamiento de márgenes para sus competidores con esas tarifas. Según el argumentario de la multa, Telefónica en todo momento podría haber puesto fin a este estrechamiento de márgenes rebajando sus precios mayoristas nacionales, que en 2006 representaban el 70 de los precios afectados por esta decisión, que además no estaban regulados Kroes añadió además que los precios autorizados por la CMT eran máximos y que Telefónica podía haber aplicado unas tarifas mayoristas más bajas. Bruselas cree que la decisión que tomó ayer debería disuadir al resto de actores de este mercado a seguir por el camino de este tipo de prácticas, y no sólo en el mercado de acceso PRECIO MENSUAL ADSL EN EUROPA Euros excluido IVA (según la Comisión Europea) España Austria Grecia Luxemburgo Portugal Media países Suecia Reino Unido Alemania Francia Irlanda Dinamarca Italia Países Bajos 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 ABC 45 24 Bélgica Responsabilidad de Telefónica Los españoles pagan el servicio ADSL un 20 más caro que la media de la Unión Europea, según Neelie Kroes a internet de banda ancha sino también en lo referido al posicionamiento de Telefónica y otros operadores tradicionales en el lanzamiento y desarrollo de nuevos servicios, especialmente en ofertas triples (telefonía, internet y televisión por banda ancha) La CE recordó también ayer que multó en 2003 a Wanadoo, la filial de internet La Comisión reconoce que anteriores castigos no hicieron efecto, por lo que ahora opta por una cifra ejemplar de France Telecom, por abuso de posición dominante mediante precios predatorios en el mercado francés minorista de banda ancha, y ahora Francia es uno de los mercados de banda ancha más competitivos de la Unión Europea con precios bajos y el índice de penetración más elevado desde la mencionada fecha. Fernando Fernández Segunda multa más alta REGULADORES Y ALGO MÁS GUERRA DE S i la política de competencia en Europa era oscura, la sanción de casi 152 millones de euros a Telefónica por abuso de posición dominante en el acceso al ADSL la hace surrealis- ta. Multar a una compañía por aplicar las tarifas aprobadas por su órgano regulador nacional añade inseguridad jurídica a la sensación de discriminación. Tiene razón el presidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicación cuando dice que si Bruselas tiene que sancionar a alguien es a la CMT. Si la decisión no se revisa, su dignidad profesional le tendría que llevar a dimitir, a la vez que la empresa se volverá sin duda sobre este organismo para que haga frente a la millonaria multa. Bruselas aplica la doctrina Lola Flores a Telefónica, efecto demostración justiciero, y busca notoriedad para reafirmar su autoridad con un país insignificante, precisamente cuan- do Sarkozy acaba de conseguir excluir la política de competencia del acervo comunitario. Nadie duda que la comisaria Kroes no se atrevería con Electricité de France, como no se atrevió Solbes con Francia ni Alemania y se modificó el Pacto de Estabilidad para permitir que se incumpliese el Pacto de Estabilidad. Esa falta de equidad horizontal entre Estados es parte irritante del déficit democrático y del marasmo legal de la Unión. Pero la decisión despierta otra sensación igualmente inquietante, la de que los reguladores nacionales tratan con excesivo cariño a los antiguos monopolios nacionales y que la fría y distante Bruselas es menos susceptible a la captura del regulador. Es un problema serio, del que en la España de las Autonomías nadie quiere hablar pero que irá a más según vayamos desarrollando el Estatuto catalán y proliferen las Agencias Tributarias propias, los reguladores autonómicos y las empresas nacionales de las Autonomías. Porque lo que también es cierto es que en España tras diez años de liberalización de las telecomunicaciones tenemos precios muy altos en el móvil en relación a Europa y velocidades muy bajas, inferiores a 1 mega para el 60 de los usuarios de banda ancha. Claro que lo contrario sería extraño en un país en el que la independencia del regulador le suele costar el puesto a su presidente.