Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL JUEVES 5 s 7 s 2007 ABC La incorporación de socialistas al proyecto del presidente francés desestabiliza al PSF Tras los fichajes para el Gobierno, dos ex ministros de Mitterrand colaboran con Sarkozy J. P. Q. PARÍS. La política de apertura a la izquierda de Nicolas Sarkozy está desestabilizando al Partido Socialista (PSF) cuando las ideas, acciones, ofertas, invitaciones y responsabilidades ofrecidas por el presidente de la República seducen a un número llamativo de personalidades y antiguos ministros socialistas. Causaron estupor los nombramientos de Bernard Kouchner, ex ministro socialista de Sanidad, y de Jean- Pierre Jouyet, amigo íntimo de Ségolène Royal y François Hollande, primer secretario del PS, como ministro de Asuntos Exteriores y ministro delegado para Asuntos Europeos. Siguió un rosario impresionante de nombramientos espectaculares: Eric Besson, ex redactor del programa económico socialista, nuevo responsable de evaluación de las políticas públicas; Rachida Dati, hija de inmigrantes norteafricanos, ministra de Justicia; Martin Hirsch, célebre por sus acciones humanitarias, nuevo alto comisario contra la pobreza; Rama Yade, francesa negra y musulmana, secretaria de Estado en Asuntos Exteriores y Derechos del Hombre; Fadela Amara, antigua presidenta de Ni putas ni sumisas secretaria de Estado de Ministerio de la Vivienda; Jean- Marie Bockel, senador socialista, nuevo secretario de Estado para la Cooperación y la Francofonía. Esos nombramientos de los dos primeros gobiernos de Nicolas Sarkozy provocaron una ola de consternación, a la izquierda. Pero la apertura no ha terminando, insisten Sarkozy y François Fillon, su primer ministro. Por vez primera en la historia parlamentaria reciente, Sarkozy ha ofrecido la presidencia de la influyente comisión de finanzas de la Asamblea Nacional a un diputado socialista, Didier Migaud, que ha aceptado los votos masivos de sus rivales de centro y derecha. Por vez primera, igualmente, Sarkozy proyecta una reforma de fondo del modelo constitucional de la V República. Y ha pedido a Jack Lang, ex ministro de Cultura de François Mitterrand, que participe en la comisión que hará las primeras propuestas, junto a Edouard Balladur, ex primer ministro conservador. Por su parte, Hubert Vedrine, ex ministro socialista de Asuntos Exteriores, ha aceptado redactar para Sarkozy un informe sobre el impacto europeo de la globalización. El presidente de la República ha subrayado que ese informe está llamado a integrarse en la nueva diplomacia nacional. Esa apertura masiva y sin precedentes, en la historia de la V República, de un presidente conservador reformista, hacia ex ministros, diputados, senadores y personalidades de izquierda socialista y radical, se inscribe en un marco de ruptura contra las tradiciones políticas inmediatas y tiene incontables flecos tácticos. Sarkozy afirma que para consumar su anunciada ruptura contra el arcaísmo socialista y el inmovilismo conservador, es imprescindible gobernar con todas las sensibilidades de Francia: No se puede reformar en profundidad, gobernando con los amiguetes de un clan político Al mismo tiempo, detrás de cada uno de esos nombramientos hay una finta política, desestabilizante para la oposición socialista. Por ejemplo, nombrando a Bernard Kouchner ministro de Asuntos Exteriores, Sarkozy instalaba en su primer Gobierno al más popular de los socialistas franceses, figura emblemática del mes de mayo de 1968. Y nombrando a Rachida Dati, Rama Yade y Fadela Amara a los más altos cargos, Sarkozy abría su Gobierno a la inmigración capaz de integrarse, a la inmigración negra y musulmana, a la inmigración radical. Cecilia Sarkozy, la mujer del presidente, hace unos días a las puertas del Elíseo AFP Flecos tácticos Cecilia Sarkozy devuelve su tarjeta para pagos oficiales Los dos primeros gastos de representación de la primera dama, de 129 y 272 euros, habían disparado la polémica JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolas Sarkozy ha deseado cortar por lo sano el cordón umbilical y sulfurosa leyenda de los gastos, lujos y vidas íntimas de las mujeres que han vivido en el Elíseo. Y su esposa Cecilia ha devuelto rápidamente una tarjeta de pago bancaria, con cargo al Tesoro Público, con la que había pagado 129 y 272 euros de gastos de representación como primera dama de Francia. Más allá de la modestia de tales sumas, la tarjeta de pago, oficial, ofrecida a Cecilia Sarkozy por los servicios administrativos del Elíseo, todavía podía establecer una discreta relación entre el palacio presidencial y costumbres recientes y presentes en la memoria colectiva. François Mitterrand instaló en una residencia contigua al Elíseo a la última y más famosa de sus amantes, la madre de Mazarine, la hija oculta a la opinión pública y a su familia oficial, durante varias décadas. Jacques Chirac pudiera ser perseguido judicialmente por haberse beneficiado de un número importante de billetes de avión, ofrecidos por una empresa privada. con la representación oficial. Dos primeros pagos conocidos, de 129 y 272 euros, hicieron estallar una tempestad en el vaso de agua sucia de los rumores difundidos masivamente vía internet. Le Canard Enchaînè los recicló aportando nuevos matices: los pagos de la tarjeta de Cecilia Sarkozy corrían a cargo del Tesoro público. Un diputado socialista se lanzó sin paracaídas en esa piscina aparentemente vacía. François Fillon, primer ministro, se vio forzado a entrar al capote de una pregunta durante una entrevista radiofónica consagrada a su programa de Gobierno. El Elíseo se ha limitado a reaccionar con rapidez y fingida flema para marcar las diferencias, haciendo público el montante de los gastos de la esposa del presidente de la República y revelando que, en verdad, Cecilia Sarkozy devolvió inmediatamente la tarjeta para evitar cualquier malentendido. Manera elíptica de recordar que una amante de Roland Dumas, ex ministro de Asuntos Exteriores de François Mitterrand, autora de un libro titulado La puta de la República terminó en prisión por el uso abusivo de una tarjeta de pago ofrecida graciosamente por una empresa pública. Rumores sobre Cecilia Tales hábitos, motivo de incontables chistes y leyendas, están bien presentes en la memoria popular. Y se esperaba la oportunidad para tirar sobre Cecilia Sarkozy, objeto de incontables rumores. Una vez instalada en el Elíseo, con despacho propio, en tanto que primera dama de Francia, los servicios administrativos del Elíseo ofrecieron a la esposa del presidente una tarjeta de pago oficial para hacer pagos relacionados Kouchner, el nuevo ministro de Exteriores, es el más popular de los políticos de la izquierda Sarkozy ha cortado por lo sano para evitar escándalos como en la época de Chirac y Mitterrand