Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 s 7 s 2007 Pactos postelectorales s Canarias ESPAÑA 17 Roca defiende un partido bisagra entre PP y PSOE que limite a los nacionalistas A. LASO D LOM SANTANDER. Miguel Roca, que fuera uno de los padres de la Constitución, portavoz parlamentario de CiU y promotor de un proyecto reformista que fracasó, aseguró ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo- -en unas jornadas sobre Iberoamérica organizadas por el Banco Santander- que sigue defendiendo la necesidad de un proyecto reformista moderado organizado en torno a un partido que pudiera ser bisagra en la política nacional. Del mismo modo, esta formación política actuaría como un colchón amortiguador entre las dos grandes formaciones políticas, de manera que además limitara el poder de los partidos nacionalistas con los que el PP y el PSOE se ven obligados a negociar. Roca añadió que de esta forma se eliminarían los continuos recelos que sobre las cesiones gubernamentales a los nacionalistas se tienen en la mayor parte de regiones españolas, algo cada vez más corriente que no conviene fomentar bajo ningún concepto. El abogado catalán no quiso mostrarse pesimista sobre la actual realidad española, aunque en algunos momentos de su intervención en las jornadas llamadas España 1977- 2007, ¿qué hicimos, qué no hicimos? sí se mostró bastante receloso con la actual situación española. Roca defendió la importancia de los pactos en la vida política, con los que justificó los avances democráticos españoles en los últimos treinta años. Explicó que a él mismo le molestaba tener que negociar el texto constitucional con alguien como Manuel Fraga, -que siempre había sido un referente para situarse en la posición contraria, dijo- o con Santiago Carrillo, pero que se pudo hacer, y que eso fue la grandeza de aquellos primeros momentos democráticos, la capacidad de pactar que permitió los avances sociales y económicos en España. Para Miguel Roca, la Unión Europea ha sido el gran motor del desarrollo de nuestro país, aunque se mostró ligeramente preocupado por la cada vez más limitada capacidad de decisión de los Ejecutivos españoles ante determinados asuntos, precisamente por las cesiones de soberanía a Bruselas en asuntos como la política monetaria. Mariano Rajoy, Paulino Rivero y José Manuel Soria escenificaron en el Congreso su nuevo clima de colaboración FRANCISCO SECO Rajoy rubrica el camino hacia el futuro entendimiento con CC Firma junto a Paulino Rivero y José Manuel Soria el pacto de gobierno autonómico con voluntad de pervivencia hasta 2011 CRISTINA DE LA HOZ MADRID. El acuerdo para la conformación del Ejecutivo canario fue el escenario escogido ayer por populares y Coalición Canaria para escenificar su nuevo clima de entendimiento, con voluntad de perdurabilidad, de estabilidad y de confianza mutua El líder del PP, Mariano Rajoy, actuó a modo de maestro de ceremonias al rubricar ayer en Madrid el pacto de Gobierno entre Paulino Rivero y José Manuel Soria, el mismo que cercena las aspiraciones del ex ministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar a hacerse con la presidencia del Archipiélago. Populares y regionalistas canarios quisieron dar cierto aire de solemnidad a un acuerdo por el que se comprometen a garantizar un Gobierno de Canarias sólido para la VII Legislatura autonómica 2007- 2011 Y, con ello, también apelan a la lealtad parlamentaria de modo que ninguna de las dos formaciones políticas apoyarán moción de censura o propuestas de reprobación a ningún miembro del Gobierno durante la Legislatura según reza el texto del pacto. El acuerdo, firmado en el Congreso de los Diputados y contenido en más de setenta folios, baja al detalle, pero, la voluntad de entendimiento es tal que obliga al consenso entre los Grupos Parlamentarios, para cualquier iniciativa parlamentaria no incluida en el mismo. El reparto de poder consagrado ayer establece que el presidente será Paulino Rivero y la vicepresidencia del Ejecutivo regional corresponderá al PP, que también asumirá las consejerías de Economía y Hacienda, Sanidad, Turismo, Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. En manos de Coalición Canaria estarán Justicia y Seguridad, Obras Públicas y Transportes, Educación, Universidades, Cultura y deportes, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Asuntos Sociales, Juventud y Vivienda, Empleo e Industria y Comercio. Este acuerdo facilita, sin duda, un escenario de colaboración futura entre ambos partidos en el Congreso de los Diputados en caso de que Mariano Rajoy gane las próximas elecciones generales, pero no consiga una mayoría suficiente para gobernar. Si bien no es la primera vez que PP y CC pactan en las islas ni, tampoco, que rompieran sus acuerdos, la peculiaridad de este consenso es que se ha querido amarrar hasta el 2011 con un compromiso cerrado en todos sus términos, incluido el de la reforma del Estatuto, para el que han presentado enmiendas conjuntas en la Cámara Baja. Con el gesto de ayer, el PP pretende romper con la imagen de aislamiento parlamentario que ha imperado durante prácticamente toda la legislatura. Además, Mariano Rajoy ha incrementado en los últimos tiempos sus contactos con el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, y con el líder del PNV Josu Jon Imaz, al objeto de normalizar relaciones. El PP también se ha visto beneficiado por la distancia que ayer marcaron la práctica totalidad de los Grupos Parlamentarios con respecto al Gobierno. De ser socios parlamentarios, como Izquierda Unida o ERC, o meros colaboradores, como CiU o PNV se ha pasada a un crítica de fondo, propia de los periodos preelectorales en que es necesario acentuar perfiles propios. Recelos Reparto de poder