Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 s 7 s 2007 DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN LA NEGOCIACIÓN CON ETA ESPAÑA 13 Zapatero se inclina por dejar a UPN que gobierne en Navarra El veto de Rajoy a que la presidencia se ceda a Puras lleva a los socialistas a apurar hasta el final la negociación con NaBai G. LÓPEZ ALBA MADRID. El cuerpo y más de una década fuera de los centros de poder en Navarra piden a los socialistas un pacto con NaBai e IU, pero la coyuntura política aconseja congelar esta posibilidad y situarse al pairo. Y mientras se madura la decisión, el comité regional del PSN acordaba anoche por 104 votos a favor y sólo uno en contra apoyar la formación de un Gobierno tripartito, informa Begoña López. Pero Zapatero se inclina por dejar que UPN gobierne en minoría, al menos hasta después de las generales, según varios interlocutores cercanos al presidente consultados por ABC, que pusieron una cláusula de reserva: Salvo que Rajoy se empeñe en hacerlo imposible y favorezca que se imponga lo que pide el cuerpo insistiendo en la ofensa de acusar a los socialistas de querer entregar Navarra cediendo al chantaje de ETA De hecho, en fuentes socialistas se asegura que, a mediados de junio, desde UPN se llegó a plantear la posibilidad de ceder al candidato del PSN, Fernando Puras, la presidencia de un gobierno de coalición con un reparto paritario de consejerías, pero esta oferta oficiosa no llegó a adquirir carácter oficial al ser vetada por Génova. Ocupar la presidencia sigue siendo para los socialistas condición sine qua non para un gobierno con UPN. Esta actitud de la dirección nacional del PP es la que, según las fuentes consultadas, ha hecho que el PSN mantenga únicamente negociaciones con NaBai e IU, fuerzas con las que ayer celebró una nueva reunión que, como las anteriores, concluyó sin acuerdo. En este escenario, el líder de UPN, Miguel Sanz, hizo ayer el movimiento de tender la mano al PSN destacando la coincidencia en sus planteamientos programáticos, que cifró en más del 90 por ciento en política social y en el 100 por 100 en el programa institucional y de infraestructuras. El acuerdo para la gobernabilidad no es una cuestión de programa, es un tema de voluntad dijo Sanz. Y algo similar vino a decir ayer Zapatero cuando afirmó que los navarros demostraron el 27- M que tienen ganas de cambio después de un tiempo de mucha confrontación pero añadió que UPN, como fuerza mayoritaria tiene la responsabilidad de saber hacer o no, de rectificar o no para abrir un periodo donde el uso político de la identidad de Navarra y fines electoralistas de cortísimo plazo no sean lo que mueva el devenir reglas del juego democrático, de modo que demonizarle equivaldría a trasladar a Batasuna el mensaje de que hacer ese trayecto no tendría ni premio ni reconocimiento. Es en este contexto en el que Zapatero, en su intervención de respuesta a la representante de NaBai, Uxue Barkos, hizo el gesto de formular una defensa explícita de que se trata de una formación política escrupulosamente democrática El peso de la coyuntura Fernando Puras, líder de los socialistas navarros EFE Cuestión de voluntad El llamado programa institucional al que aludió Sanz es, precisamente, el que más distancia al PSN de NaBai y el que los socialistas esgrimirán, llegado el caso, para justificar la falta de un acuerdo final, puesto que en ningún caso se quieren romper puentes con los nacionalistas, no sólo para preservar la posibilidad de futuros acuerdos, sino también por coherencia ideológica Esta remite al hecho de que el líder de NaBai, Patxi Zabaleta, encarna el modelo que se querría que imitara Batasuna de ruptura con ETA, condena del terrorismo y aceptación de las Pero el mensaje de firmeza implacable frente a ETA a que ha obligado el fracaso del proceso de paz y la necesidad de evitar alianzas que pueden resultar equívocas ante las generales crea una coyuntura en la que el pacto con NaBai aparece plagado de contraindicaciones que se han visto acentuadas por decisiones de la coalición nacionalista como algunos acuerdos municipales con ANV o la pretensión de que el PSN no cierre la puerta a mecanismos de integración con el País Vasco. Además, el recorrido constitucionalista de NaBai no está, a juicio de los socialistas, aún suficientemente consolidado como para que la opinión pública perciba esta opción como algo netamente diferenciado de ANV