Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 s 7 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 85 Polémica en la Eurocámara por la promoción del cine europeo con un vídeo erótico AGENCIAS BRUSELAS. El cine europeo no termina de pulsar la tecla adecuada para defenderse de Hollywood, ni de sí mismo. Su último recurso, una serie de cuatro vídeos de promoción patrocinados por la Unión Europea para vender en internet las películas realizadas dentro de las fronteras comunitarias, ha despertado la polémica porque uno de ellos, titulado A los amantes del cine les encantará encadena escenas eróticas de filmes de éxito como La mala educación Todo sobre mi madre Amélie y El pianista Sólo son 44 segundos, pero a juicio de los críticos, más intensos de lo debido. El vídeo termina con una frase de doble sentido: Let s come together que podría traducirse como Vamos juntos pero también como Vámonos juntos El texto añade: Millones de amantes del cine disfrutan de películas europeas cada año La iniciativa europea tiene como escenario EUTube, un espacio dentro del portal YouTube en el que pueden verse los cuatro anuncios, que forman parte del programa Media de ayudas al cine europeo para el periodo 2007- 2013. Lo que no puede negarse es el éxito del vídeo de la polémica, que ayer había recibido cerca de 300.000 visitas, diez veces más que el segundo más visto. Odyssey incumplió las leyes británicas de Patrimonio que rigen en Gibraltar Al exportar el tesoro desde el aeropuerto de uso conjunto del Peñón abrió otro frente jurídico que España puede explotar ante la UE JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. El tesoro del Black Swan espera en Tampa. Los barcos de Odyssey permanecen amarrados en la Roca. Y mientras tanto, la cosa se complica porque alguien invoca la ley a las puertas de Gibraltar, territorio y singularidad jurídica que forma parte inequívocamente de la UE. Por tanto, la Roca es un lugar donde rigen leyes británicas y europeas que protegen el patrimonio histórico. Odyssey no las cumplió. Así lo afirma el abogado José María Lancho, asesor de la empresa Nerea de arqueología submarina, cuyos especialistas han seguido con atención todos los movimientos de los cazatesoros. Según Lancho, la Ley de Marina Mercante obliga a quien encuentre restos de un naufragio y los lleve a Gibraltar a efectuar una declaración y someterse a un procedimiento legal ante una autoridad administrativa denominada Reciever of Wreck algo que Odyssey no cumplió, amparado en el secretismo El Reciever función que ejerce la autoridad portuaria, verifica las reclamaciones de propiedad de los restos rescatados del mar (artículos 159 y siguientes de la mencionada Merchant Ship- Una imagen de archivo del aeropuerto de utilización conjunta de Gibraltar ping Act of Gibraltar) Este abogado subraya, y así se lo recuerda a las autoridades españolas, que Gibraltar posee un sistema de normas capaz de verificar la verdadera titularidad de los restos arqueológicos rescatados por la empresa Odyssey y, en su caso, comprobar los derechos españoles De ahí se desprende que la exportación a EE. UU. también se rige por una normativa. El territorio de Gibraltar no tiene un tratamiento jurídico uniforme por el Reino de España ni por el Reino Unido, y en concreto el aeropuerto ofrece una singularidad que le reconocen todas las partes dice Lancho. Ni que decir tiene que el aeropuerto de Gibraltar no está excluido del territorio aduanero de la UE. En plena Guerra Civil española, el Reino Unido ocupó ilícitamente los territorios que hoy ocupa y que no estaban incluidos en el Tratado de Utrecht de 1713. Así pues, el istmo de Gibraltar es un espacio de tierra de casi un Km. cuadrado cuya soberanía sostiene España y para el que el Reino Unido en 2002 aceptó el principio de soberanía conjunta con España. En esta circunstancia debemos examinar si un territorio de soberanía española- -afirma Lancho- -puede ser apto para perfeccionar delitos, con independencia de la situación administrativa de éste. Y la Ley de Contrabando prevé la cualificación de delito para quienes saquen del territorio AFP Otra clave es el aeropuerto Críticas desde el Reino Unido Un eurodiputado británico se quejó de que de este modo se despilfarra el dinero de los contribuyentes europeos. Asimismo, en medios de comunicación polacos se han publicado comentarios críticos, que acusan a Bruselas de métodos inmorales Por su parte, el portavoz de Sociedad de la Información, Martin Selmayr, aseguró no ver nada controvertido en el vídeo promocional: Está hecho con escenas de varias películas premiadas y la Comisión está orgullosa de la trayectoria cinematográfica europea Martin Selmayr, quien negó que se hubieran recibido quejas, añadió que creían en la libertad de expresión y en la creación artística Además de estos vídeos, la Comisión ha editado medio centenar más donde se pueden encontrar imágenes de archivo, sin duda menos calientes, sobre los 50 años de la construcción europea o dibujos animados que muestran qué puede hacerse a diario para ahorrar energía y salvar el planeta. español bienes que integren el Patrimonio Histórico En este contexto, la empresa Odyssey Marine Exploration decidió sacar por el aeropuerto de Gibraltar gran cantidad de importantes restos arqueológicos con indicios de que pudieran ser de origen español. Lancho defiende la jurisdicción española en el caso porque la situación administrativa de estos bienes es indiferente a la obligación de protección de los poderes públicos, que deben actuar a nivel de la UE y de Gran Bretaña, como han hecho en EE. UU. No hay otra opción: Odyssey exportó bienes arqueológicos, lo cual les otorga la cualidad legal en España de patrimonio histórico y su exportación es de iure ilegal concluye Lancho. Los tratos con cazatesoros pueden dejar a Gran Bretaña sin derechos morales MADRID. Gran Bretaña tiene un problema por su acuerdo con Odyssey para la excavación del Sussex Lo advirtieron los arqueólogos británicos y lo advirtió el Icomos de la Unesco en 2002 cuando dijo que sienta un precedente inaceptable Por ello le piden que rectifique. El abogado de Nerea, José María Lancho advierte de las consecuencias, pues un gobierno que defiende la concesión de derechos de explotación comercial de pecios de su bandera, como el Sussex viene a negar la subsistencia de derechos morales sobre los restos de sus tragedias marinas. El acuerdo comercial podría entenderse así como un abandono de hecho de los derechos de tipo moral sobre todos los restos de sus navíos hundidos, al menos fuera de sus aguas territoriales Así, cualquier Estado y cualquier cazatesoros podría utilizar la actitud del Gobierno inglés para sostener con éxito el abandono histórico, moral y arqueológico de los restos sostiene el jurista.