Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4- -7- -2007 Al menos doce muertos en choques armados en la Mezquita Roja de Pakistán Pervez Musharraf, presidente paquistaní 41 Cameron nombra a una musulmana para su Gobierno en la sombra E. J. B. LONDRES. Nunca había habido ningún musulmán ni en el Gobierno ni en el llamado Gobierno en la sombra (la dirección del principal partido de la oposición) En plena crisis terrorista y con un crecida desconfianza de algunos hacia sus vecinos musulmanes, David Cameron ha querido dar un paso al frente con la designación de Sayeeda Warsi como responsable del área de cohesión entre comunidades, un puesto de su Gabinete en la sombra Warsi, mujer de 36 años y de familia paquistaní, ocupará también un asiento en la Cámara de los Lores, como forma de entrar en el Parlamento, ya que en las últimas elecciones no consiguió el escaño al que aspiraba. Para presentarse a esos comicios dejó un lucrativo empleo como abogada. Cuando Cameron llegó al liderazgo tory ya la elevó a vicepresidenta del partido. Habla con fluidez tres idiomas locales de Pakistán. Tiene una niña en su matrimonio con quien le fue presentado cuando ella tenía 15 años, aunque no fue una boda forzada. El movimiento de Cameron supone una respuesta a la composición del Gobierno de Brown. El líder tory ha introducido en su equipo algunas caras nuevas tras el rejuvenecimiento introducido también por el nuevo primer ministro, y ha nombrado asesora a la ex presidenta del Comité Conjunto de Inteligencia, un organismo que agrupa las distintas centrales de espionaje británicas. Cameron aprobó ayer con nota alta su confrontación con el sólido Brown, en su primer cara a cara parlamentario. Mohamed Asha, con su hijo en brazos, su suegra y su esposa, Marwah Dana, también detenida AP Todos los detenidos, vinculados a hospitales públicos británicos La Seguridad Social ha sido una puerta de entrada por la urgencia de médicos extranjeros, que no necesitaban permiso E. J. BLASCO LONDRES. Era un modo perfecto para entrar en el Reino Unido, sin necesidad de permiso de trabajo por la escasez de médicos que tiene el país. Los ocho detenidos hasta este momento por los frustrados atentados de Londres y Glasgow estaban vinculados con la Seguridad Social británica, el Servicio Nacional de Salud, unos como médicos, otros posiblemente como estudiantes de Medicina en prácticas y la única mujer del grupo como empleada del laboratorio de un hospital. Conforme la Policía completa su investigación y comienza a haber datos públicos significativos, aparece un complot de insospechado perfil. Médicos que por la mañana se dedicaban a salvar vidas, por la noche tramaban cómo causar una ola de salvajes atentados. El Royal Alexandra Hospital de Paisley, un núcleo urbano pegado a Glasgow, fue uno de los centros de esta conspiración de batas blancas y constituye un elemento gráfico de ese contraste entre el juramento hipocrático y el terrorismo. A él acudían cada día tres de los detenidos. Dos eran posiblemente estudiantes en prácticas en ese hospital, mientras que Bilal Abdula, graduado como médico en Bagdad y uno de los ocupantes del jeep que el sábado se estrelló contra la terminal del aeropuerto de Glasgow, ejercía allí sus funciones de doctor. Al parecer, un cuarto detenido también era médico del Royal Alexandra: ahora está siendo tratado por sus colegas para rescatarle del estado crítico en el que se encuentra por las quemaduras recibidas en el atentado, en el que actuó de conductor del todoterreno. El líder del grupo parece ser Mohamed Asha, palestino crecido y formado en Jordania. Se estaba especializando como cirujano en neurología. Tras pasar por varios hospitales, aho- ra estaba en el University Hospital de North Staffordshire, al noroeste de Birmingham. Junto a él fue detenida su mujer, Marwah Dana Asha, una jordana que trabajó en el laboratorio de un hospital de Shrewsbuy. Otros dos médicos habían pasado por el hospital Halton de Runcorn, no lejos de Manchester. Uno de ellos fue interceptado en la estación central de Liverpool y el otro, Mohamed Haneef, fue apresado el lunes en Brisbane (Australia) donde se había trasladado recientemente y seguía con su actividad en un hospital público. Estaba a punto de coger un avión para India, su país de origen. Las autoridades australianas también han interrogado a un doctor relacionado con él. La Policía no descarta más detenciones. Las ocho personas en custodia policial tienen entre 25 y 28 años. Ninguna ha nacido en el Reino Unido y posiblemente todas llegaron al país no hace muchos años. Si los datos que ya se conocen han supuesto un alivio para la mayoría de los musulmanes británicos, en el ojo del huracán en otras crisis terroristas, han provocado alarma de las autoridades por haber convertido el Servicio Nacional de Salud (NHS en sus siglas inglesas) en una puerta de entrada de terroristas. Debido a la escasez de personal médico, hasta el año pasado no hacía falta el permiso de trabajo para los doctores que emigraban al Reino Unido. En la actualidad, de los 277.000 médicos registrados, 128.000 se han formado en el extranjero. De ellos, 1.985 proceden de Irak y 184 de Jordania. Por otra parte, la terminal 4 del aeropuerto de Heathrow tuvo que ser cerrada gran parte de la tarde por la presencia de un paquete sospechoso y se realizaron explosiones controladas frente a una mezquita de Glasgow y una estación del metro de Londres. Cierre de Heathrow AP