Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 s 7 s 2007 ESPAÑA 37 Un policía y un atracador, heridos en un tiroteo tras un asalto a un banco gallego Otro asaltante consiguió escapar tras encañonar al propietario de un coche- -Un hombre con problemas financieros se quita la vida de un tiro en otra sucursal ABC SANTIAGO. La localidad coruñesa de El Burgo (Culleredo) registró a las ocho y media de la mañana de ayer un tiroteo entre la Policía y los dos presuntos atracadores de la sucursal de Caixanova emplazada en la Plaza de Europa. En el altercado, resultó herido leve uno de los agentes y, grave, uno de los asaltantes. Ambos fueron trasladados al Hospital Juan Canalejo de La Coruña. El otro asaltante consiguió darse a la fuga Testigos presenciales comentaron que logró escapar por el puente principal de El Burgo, en el término municipal de Culleredo, con el arma en la mano y que amenazó a un conductor obligándole a dejar su vehículo, un Ford, para escapar en él. Al cierre de esta edición, todavía continuaba su búsqueda. El alcalde de Culleredo (La Coruña) Julio Sacristán, agradeció ayer a los vecinos de la localidad su sangre fría por seguir a los atracadores y llamar a la Policía a pesar de que estaban disparando A lo largo de todo el itinerario que siguieron los atracadores, los vecinos fueron llamando a la Policía para dar todos los datos apuntó el alcalde en declaraciones a Europa Press y añadió que gracias a ellos se pudo abortar una operación que podría haber sido grave Por otra parte, Sacristán tranquilizó a la población al asegurar que tanto la Policía como la Guardia Civil están haciendo todo lo posible por encontrar al atracador que se fugó, al que ya tienen completamente identificado Mientras, en Vigo, un hombre falleció al dispararse después de irrumpir en las oficinas centrales del Banco de Galicia. Al parecer, se trataba de un cliente habitual con problemas financieros, según confirmaron a Europa Press fuentes bancarias. La centralita de la Policía Nacional recibió una llamada desde la sucursal alrededor de la una de la tarde en la que se alertaba de la presencia de un hombre que estaba molestando a la clientela y causando alboroto en una sucursal del Banco de Galicia, situada en la confluencia de las calles Velázquez Moreno y Policarpo Sanz. Posteriormente, la Policía Nacional recibió otra llamada en la que se avisó de que el mismo individuo había sacado una escopeta de caza y se había disparado ante empleados y clientes, sin que hubiese resultado herido nadie más por el disparo realizado con la escopeta. Fuentes de la investigación indicaron que el hombre fallecido acudió al banco en actitud amenazante lo que generó cierto nerviosismo entre la clientela. En la entrada del edificio central se encuentra un guardia de seguridad pero no hay detector de metales. Al lugar de los hechos acudió una ambulancia del 061 cuyo personal médico no pudo hacer nada por salvar la vida del hombre. Uno de los presentes en la sucursal sufrió una crisis nerviosa. Ya pasadas las tres de la tarde, el juez ordenó el levantamiento del cadáver después de que los efectivos de la Policía Científica y Judicial desplazados al lugar de los hechos recogieran todas las pruebas que estimaron oportunas. Muere desangrado al cortarse la femoral cuando sacrificaba un cordero EFE CUENCA. Un trabajador de nacionalidad rumana murió ayer por un corte que se produjo en la vena femoral, a la altura de la ingle, cuando sacrificaba a un cordero en la fábrica de Incarlopsa de Tarancón, en Cuenca. El herido fue trasladado en un helicóptero hasta el Hospital General de Ciudad Real. Sin embargo, los esfuerzos resultaron inútiles ya que a su llegada el hombre fallecía en el centro médico como consecuencia de la abundante pérdida de sangre que sufrió desde el accidente hasta su ingreso. Llamada fatal El fallecido se disparó ante empleados y clientes de la entidad bancaria utilizando una escopeta de caza El marroquí, de 32 años, sale del furgón para entrar al juicio, que se celebró en la Audiencia Provincial de Pontevedra M. MUÑIZ El acusado de violar en Villagarcía a una mujer de 92 años dice que aun borracho, no es un animal ANA MARTÍNEZ PONTEVEDRA. Estoy aquí, pero yo no he hecho nada Vestido con chaqueta de piel, camisa negra a rayas y pantalón vaquero, Abdelghafour Lourtassi, acusado de robar y violar por vía vaginal y bucal a una anciana de 92 años el 26 de febrero de 2006 en Villagarcía de Arosa, se declaró inocente en la vista oral, pese a asegurar que no recordaba nada por su considerable estado de embriaguez. Estaba borracho, pero no soy un animal para entrar en casa de una señora mayor y hacerle eso El marroquí, de 32 años, afirmó que ni conocía a la víctima (que sufrió un desgarro de dos centímetros del que tardó diez días en curarse, y un síndrome de estrés agudo) ni sabía cuál era su domicilio. La anciana no pudo comparecer en la vista oral, ya que sufrió un derrame cerebral, quedó hemipléjica y está en una residencia. Este hecho obligó al tribunal a visionar y escuchar un CD con su testimonio, grabado al día siguiente de la presunta agresión sexual, ya en previsión de que su avanzada edad le impidiese ir al juicio. Llamó al timbre, entró, estaba agresivo, y si yo levantaba la voz se ponía histérico; le di una bolsita que guardaba en el sujetador con 1.100 euros para calmarlo pero no le llegó, y abusó de mí Con esta lucidez relató la damnificada hace un año lo acontecido. El procesado no se inmutó cuando los peritos confirmaron que en la vivienda de la mujer había restos biológicos suyos. No sé como ha sido, si yo no he estado allí dijo. El mismo tono que empleó cuando se le habló de la sangre de la nonagenaria hallada en sus calzoncillos. Alegó que pertenecía a unos pollos que había manipulado en la empresa en la que trabajaba. Al matarlos me salpiqué también en el pantalón y en la pierna se explicó a través de una intérprete. No obstante, el ADN se convirtió en una prueba irrefutable. El Ministerio Fiscal pide 15 años por la agresión sexual, cinco años más por allanamiento de morada, y una indemnización de 18.000 euros por los daños morales. Muerte en la sucursal