Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4- -7- -2007 La evolución de la sociedad española ESPAÑA 35 Los abortos practicados a las adolescentes se han duplicado En diez años España ha dejado de ser uno de los países con los índices más bajos de interrupciones para ponerse a la cabeza J. F. C. MADRID. Las tasas de aborto entre adolescentes españolas casi se duplicaron en la pasada década, según un estudio del CIS, difundido por Efe, que constata que las interrupciones del embarazo crecieron principalmente entre mujeres activas mientras los índices entre las que carecían de ingresos propios se mantuvieron igual. El estudio Determinantes sociales de la interrupción del embarazo en España elaborado por Margarita Delgado y Laura Barrios, analiza el periodo entre 1991 y 2001, cuando el número total de abortos pasó de 41.910 a 69.857, es decir, se multiplicó por 1,67. Las tasas de abortos entre adolescentes de entre 15 y 19 años fueron las que registraron un mayor incremento, seguido de las jóvenes de entre 20 y 25 años. Entre ambos tramos de edad suman el 40 por ciento de los abortos que se registran en España, una cifra que permaneció estable en el periodo analizado, mientras las mujeres de esa edad aportan a la fecundidad sólo un 15 El número de abortos entre las adolescentes pasó de 5.441 en 1991 a 9.918 en 2001, es decir, se multiplicó por 1,82, la cifra mayor de todos los tramos de edad, seguido del de personas de entre 25 y 29 años (1,69) y el de 20 y 24 años (1,68) Además, la población de adolescentes en ese periodo disminuye entre ambas fechas, por lo que el impacto del aborto es mayor, explican las autoras. El tramo de edad con mayor número de abortos se sitúa entre 20 y 24 años, tanto en 1991 (11.613 abortos registrados) como en 2001 (19.555) En el contexto internacional, el estudio compara los datos de España con Rumanía, Rusia, República Checa, Hungría, EE. UU. Dinamarca, Suecia, Reino Unido, Francia, Finlandia, Alemania y Austria. En el tramo de edad de entre 15 y 19 años, España era en 1990 el país con un porcentaje más bajo de embarazos finalizados en aborto: en torno al 20 por ciento, a gran distancia de su inmediato seguidor, Italia, que se acercaba al 40, o Suecia y Dinamarca con valores superiores al 60 Sin embargo, en 1999, ese porcentaje casi alcanza el 45 por ciento y coloca a España en la media, superando a Reino Unido, Estados Unidos y Rumanía. Una evolución similar han registrado el número de embarazos que concluyeron en aborto entre mujeres de 20 a 24 años, que en 1990 era de un 10 y en 1999 llegaba al 31 por encima de Francia, Finlandia, Reino Unido, Dinamarca y EE. UU. y solo superado por Suecia, Hungría y Rumanía. También ha aumentado la reincidencia, ya que las adolescentes que han abortado dos veces han pasado del 7,1 en 1991 a 8,5 cien en 2001. Respecto a la situación laboral, el estudio refleja que es uno de los determinantes que revela de manera más clara su influencia sobre el aborto Así, en 1991, el 51 de las mujeres que abortaba tenían actividad remunerada, frente al 10 que eran paradas y el 37 %i nactivas. Diez años después, el 57 eran ocupadas, el 13 paradas, el 13 estudiantes y el 12,5 se dedicaban a sus labores. En este sentido, las autoras del estudio se realizan la siguiente pregunta: ¿Cuán fuerte debe ser la asociación negativa entre fecundidad y trabajo en la sociedad española? en la que la conciliación de la vida familiar y laboral es un asunto pendiente Perfil de las que abortan Multiplicación de casos La inmigración, clave del crecimiento de la natalidad medio millón de niños y niñas uno tras otro año. También se rompe el alza en la cifra de defunciones que había comenzado el año pasado. Estos datos iniciales provocan una noticia feliz, y es que en 2006 se produjo el mayor crecimiento vegetativo de los últimos veinte años, aunque la situación sea desigual y algunas comunidades mantengan un signo negativo. La diferencia entre nacimientos (481.102) y defunciones (371.267) fue de 109.835. Eso sí, cinco comunidades se encuentran en números rojos: Galicia, Castilla y León, Asturias, Aragón y Cantabria. Y el saldo positivo correspon- RAGEL de, principalmente, a las regiones con mayor número de habitantes: Andalucía, Comunidad de Madrid y Cataluña. La tasa de natalidad (no como en la nupcialidad y los matrimonios) va de la mano de los nacimientos, y se convierte en la más alta también de los últimos 20 años, acentuando el ascenso vivido desde 1999. Y en el caso de la tasa de mortalidad (defunciones por cada mil habitantes) una situación similar, al ser la más baja desde la década de los ochenta. Predominan las solteras, con estudios de segundo grado, ocupadas, residentes en municipios entre 50.000 y 500.000 habitantes y sin hijos. Ha variado el perfil de la población femenina total respecto a 1991, ya que en esa fecha predominaban las inactivas, que residían en municipios menores de 10.000 habitantes, mientras en 2001 son mayoritarias las ocupadas y que viven en municipios de entre 50.000 y 500.000 habitantes. La situación laboral es uno de los determinantes que más influyen a la hora de decidir abortar El número de abortos practicados entre las mujeres de 15 a 19 años pasó de 5.441 en 1991 a 9.918 en 2001 Más información sobre el Movimiento Natural de la Población en www. ine. es