Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 s 7 s 2007 ETA rompe la tregua s Las víctimas ESPAÑA 33 Trienio negro para las víctimas El funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado durante 532 días por ETA, recibió ayer a los padres y la hermana del concejal popular Miguel Ángel Blanco, asesinado en 1997 SERGIO CORRAL BURGOS. Cuando José Antonio Ortega Lara, que sufriera el secuestro más largo llevado a cabo por la banda terrorista ETA- -532 días- -recordó a Miguel Ángel Blanco como una buena persona que representa el sacrificio y la lealtad a los principios y valores que recoge nuestro Ordenamiento Jurídico Consuelo, madre de Miguel Ángel, rompió a llorar. Era el momento más emotivo del encuentro que, propiciado por la Fundación Miguel Ángel Blanco, protagonizaron la familia del concejal asesinado, el funcionario de prisiones burgalés y ciudadanos anónimos que, superando el centenar, arroparon ayer en Burgos a la familia Blanco- Garrido. Durante unos minutos, y gracias a este encuentro entre la familia del edil popular y José Antonio Ortega Lara, que personificaba la presentación en Burgos de la campaña Diez años sin Miguel Ángel Blanco. Retorno a Ermua. 1997- 2007 todos los allí presentes recordaron aquellos días de julio en los que la sociedad española pasó de la mayor de las alegrías, con la liberalización por parte de la Guardia Civil de Ortega Lara, a la más profunda tristeza, con el secuestro y posterior asesinato de un joven concejal Ermua de 29 años de edad. Mientras tanto, Miguel y Consuelo, sus padres, arropados por el alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio, y el presidente de la Diputación Provincial, Vicente Orden Vigara, miraban al cielo, como si de un gesto de complicidad con su hijo Miguel Ángel se Ortega Lara entregó un ramo de flores a la hermana de Miguel Ángel Blanco, Mari Mar tratara. Junto a ellos, Ortega Lara, quien apeló a la obligación moral y jurídica de honrar su memoria, defender su dignidad y luchar por que se le haga justicia a él y a todos los que murieron, ya que ellos ya no pueden hacerlo ción Miguel Ángel Blanco un esfuerzo más para insuflarnos de valor y esperanza a los que todavía, ignorantes de nosotros, no nos hemos enterado de la calamitosa situación a la que hemos llegado tras este trienio negro que nos ha tocado vivir a las víctimas, en alusión a las negociaciones que el Gobierno ha mantenido con la banda terrorista ETA. EFE Un esfuerzo más José Antonio Ortega Lara pidió a los miembros de la Funda- Finalmente, dos ramos de flores que José Antonio entregó a Mari Mar y Consuelo, sirvieron para simbolizar el cariño de todo un pueblo, el de Burgos, a una familia que el próximo 10 de julio se volverá a concentrar en la Plaza Mayor de Ermua coincidiendo con el décimo aniversario del secuestro y asesinato de su hijo Miguel Ángel.