Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4- -7- -2007 Tres de cada diez matrimonios gays tienen al menos un cónyuge extranjero 11 Zaplana y Llamazares coincidieron en que el discurso inicial de Zapatero fue un mitin de polideportivo Mítines a degüello En el debate más pobre de las últimas legislaturas, Zapatero intentó disimular que se ha quedado sin proyecto y se aplicó en los ataques personales. Rajoy se empeñó en dejar evidencia de los compromisos del presidente con ETA Rodríguez Zapatero no quería hablar de ETA, pero a la nación nada le afecta más que lo que el presidente del Gobierno ha negociado con la banda terrorista en su empeño de lograr el final dialogado de la violencia o las esperanzas que ha dejado sembradas entre los terroristas, algo que afecta a la esencia misma de España y del ordenamiento constitucional. Atrapado en sus propios enredos, Rodríguez Zapatero exige silencio sobre lo ocurrido, como si no hubiera pasado nada, como si no fueran a salir las actas de las reuniones y como si todo se pudiera solucionar ahora con la unidad de los demócratas El debate no fue tal ni podía serlo. El presidente del Gobierno sólo quería tratar de lo accesorio y el jefe de la oposición de lo fundamental. Ambos se esforzaron en descalificar al contrario. La legislatura está agotada, para los comicios faltan ocho meses- -si no se adelantan al otoño- Zapatero va de fracaso en fracaso personal desde diciembre- -ETA, elecciones municipales, Líbano, constitución europea... en el PSOE empiezan a darse cuenta de que pueden perder y en el PP por primera vez, de que pue, den ganar. Ayer tocaba desprestigiar todo lo posible al adversario. No se dieron margen para el lucimiento parlamentario. Zapatero dejó para otra ocasión sus frases simplonas del tipo Barrio Sésamo para ensayar los citados monólogos, también televisivos, y ridiculizar el catastrofismo de Rajoy. El jefe de la oposición también se dejó de finas ironías y giros dialécticos para lanzarse contra la maltrecha credibilidad de Zapatero. El presidente del Gobierno fue tildado de cobarde cuando hay una dificultad no hay presidente de inepto era ETA quien le exploraba a usted de desleal y de mentiroso. El presidente del PP fue acusado de hacer oposición al Estado ridiculizado como ministro y denostado como jefe del PP le salen sucesores todos los días Sin programas ni proyectos para seguir adelante, triunfalismo elevado al cubo en el balance de los últimos tres y centrado en el ataque personal a Rajoy, Zapatero logró su objetivo de hablar lo menos posible de ETA y Rajoy hizo lo propio al dejar evidencia del silencio culpable de su oponente. En ese sentido, los partidarios de uno y otro se declararon satisfechos del desarrollo de la sesión. A partir de ahora, todo será campaña. Ayer fueron los primeros mítines, a degüello. tocó (subida de las hipotecas, violencia doméstica, empleo precario, pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores o incremento de las tarifas eléctricas por la opa sobre Endesa) A pocos meses de las elecciones generales, Zapatero intentó por todos los medios vender los logros económicos de su Gabinete y los avances en política social. La guinda del pastel la puso cuando anunció- -como asunto estrella del debate- -que, desde hoy mismo (por ayer) las familias recibirán 2.500 por cada hijo que nazca o sea adoptado. En su réplica, Rajoy trató de desmontar el país irreal de Zapatero con el argumento de que la economía hubiera ido exactamente igual aunque el escaño del presidente del Gobierno hubiese estado vacío, porque el papel de usted ha sido el del ausente Las palabras de Rajoy molestaron a Zapatero, que se empeñó en la descalificación personal del líder del PP. El único récord- -dijo- -que se le reconoce es haber llevado a su partido de la mayoría absoluta a la oposición En España no hay presidente. Usted no da la talla para sumir la responsabilidad del cargo que ocupa replicó Rajoy. Ángel Collado Usted no da la talla FRANCISCO SECO zasen los mismo términos para definir el discurso del presidente del Gobierno: Ha sido un mitin de polideportivo Durante su intervención inicial- -la que tuvo lugar por la mañana- el jefe del Ejecutivo pasó de puntillas por asuntos de la máxima importancia en la actualidad política. Tan sólo unas líneas en su discurso para hablar del papel de las tropas españolas en el exterior, la reforma estatutaria catalana o la ley de la memoria histórica. Otras cuestiones de interés para la ciudadanía ni siquiera las ABC. es Galería de imágenes y la sesión en video en abc. es Como en El club de la comedia uno de esos programas de monólogos que recorren los distintos canales de televisión, Zapatero encadenaba chistes y descalificaciones contra Rajoy para los seguidores más convencidos. El jefe de la oposición había levantado acta de la legislatura agotada para pedir elecciones cuanto antes, sobre todo ante el fracaso del Ejecutivo en la apuesta fundamental del mandato que agota y sobre la que niega cualquier explicación: las negociaciones con ETA. El apóstol del proceso de paz se cerró en banda pese a que Mariano Rajoy empleó todas sus intervenciones en pedir aclaraciones y le acusó directamente de haber traicionado a España, al Estado y a las víctimas de ETA, dirigentes socialistas incluidos, con nombres y apellidos. Al margen de eso, y cifras macroeconómicas aparte, poco más hubo en la sesión parlamentaria, el debate más pobre de contenido de los últimos años. El debate no fue tal ni podía serlo. Zapatero sólo quería hablar de lo secundario y Rajoy de lo fundamental