Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 3 de Julio de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.438. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte SECUESTRADOS l heroísmo de Ortega Lara es excepcional. Aceptó que el Estado no cediera para salvarle. Y aun pensó en dejar pistas para la detención de sus secuestradores, cuando, al límite de su resistencia, pensó en el suicidio. En otros muchos casos, los familiares de los secuestrados ruegan al Estado que negocie. Es el drama diario de Colombia. Lo hemos escuchado nuevamente en la semana de otro terrible asesinato de once secuestrados por las FARC. Es humanamente comprensible. Y políticamente endiablado para los líderes democráticos. Y no sólo porque ni siquiera en esos casos pueden negociar sin graves costes para el sistema democrático. Comprendo la indignación de Álvaro Uribe con los mediadores españoles, suizos y franceses que dan consejos humanitarios a Colombia. También porque el concepto de secuestrado tiene otra significación menos comprensible humanamente. Muchos ciudadanos que están en sus casas son menos libres que Ortega Lara en su zulo. Viven secuestrados por el miedo. Y quieren políticas para calmar su miedo. Hace tiempo que se entregaron a los secuestradores de Ortega Lara como aquél nunca lo hizo. O a las FARC, o a cualquiera que esgrima una pistola. Y muchos de los políticos que les hablan de paz y seguridad son, en realidad, los líderes de su miedo. El debate sobre el terrorismo quizá sea en el fondo un debate sobre emociones y no sobre ideologías o políticas antiterroristas. El debate entre líderes que se ponen al frente del miedo y líderes que se ponen al frente de la rebelión. Y no siempre se imponen los segundos. El miedo, me temo, gana más batallas que la libertad. E Una de las mujeres asesinadas por Volker Eckert, que fue hallada en Hostalric (Gerona) el pasado noviembre ABC El estrangulador estrangulado Volker Eckert apareció ayer en su celda de Bayreuth al cabo de una cuerda. El obsesivo camionero alemán fue regando de prostitutas asesinadas las autopistas de España y de otros países europeos RAMIRO VILLAPADIERNA l transportista que recogía a muchachas en su cabina y las estrangulaba, antes de tomarles fotos y arrojarlas de su vehículo, amaneció ayer colgado de una cuerda en su celda de Bayreuth, al día siguiente de su 48 cumpleaños. No había indicación de que planeara quitarse la vida se sorprende su abogado, que lo visitó aún el viernes. Tampoco sus vecinos de Hof vieron nunca indicio de que aquel conductor, que iba y venía sobre ruedas en la movida zona fronteriza, asesinara en el trasiego a las cinco prostitutas, de cuyas muertes se inculpó, al ser detenido en noviembre, en una operación conjunta con la policía catalana. Ni se sospechaba que con 15 años hubiera matado ya a una compañera de clase, en 1974, en la Alemania oriental, caso en el que se quiso ver suicidio y sobre el que se echó tierra al uso del Este. No era un solitario, era más bien el típico tío soltero afable decía un familiar perplejo. Hay quien mantiene escrupulosamente al margen su vida privada del quehacer público y la buena vecindad, aunque Volker Eckert no pudo sustraerse a introducir su aparente desviación privada en su cabina, situada tras su asiento laboral rodante. En su tráiler la policía encontró algún jirón de ropa, un mechón o fotos de las víctimas en estado exánime: fetiches de un tarado. Arrestado en noviembre en un aparcamiento de Colonia, Eckert sorprendería al fiscal al confesarse pronto autor de la muerte de tres prostitutas del Este en la Costa Brava y otras dos en Francia, desde 2001. Al poco reveló que había estrangulado también con una cuerda a aquella escolar olvidada de 1974, mientras la violaba, un modus operandi que fijaría de por vida. La fiscalía fue en principio cauta dada cierta tradición de falsas autoinculpaciones, aunque el órgano de coordinación judicial de la UE lo requirió en relación con otras 13 prostitutas muertas. Resultó que el estrangulador rodante ya había sido condenado en 1988, en Karl Marx Stadt (RDA) a 12 años por violaciones y otras violencias graves contra mujeres, pero se le había incluido inopinadamente en una amnistía tras la reunificación. Entonces se trasladó a Hof, un turbio duty free fronterizo donde todo está en venta y donde nadie lo conocía. Contra el presunto asesino había abiertas investigaciones, además de en España, en Italia, donde 40 asesinatos de prostitutas permanecen sin esclarecer, y en el Reino Unido. Pero la confesión del primer crimen juvenil en Alemania iba a dificultar su reclamación en el extranjero. Quedaba aún pendiente de juicio y extradición a España, pero como sus víctimas, al final sólo ha pendido de una cuerda. E