Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3 s 7 s 2007 CIENCIAyFUTURO 85 CUADERNO DE BITÁCORA DE LA CAMPAÑA ATOS 1, DESDE EL ÁRTICO La desecación de lagos milenarios del Ártico, señal de alarma del cambio climático JAVIER YANES MADRID. Un exceso de catastrofismo tiende a provocar el efecto contrario al pretendido, y es quizá por ello que tantas voces predicando el apocalipsis del cambio climático hacen virar el clima, pero hacia el escepticismo. Para evitar sesgos, son las fuentes contrastadas las que deben establecer el rasero con el que valorar la información disponible. Y si hoy es incontestable la paulatina desaparición de los glaciares tropicales, no menos irrefutables son los datos que esta semana publican los científicos canadienses John Smol y Marianne Douglas en la revista PNAS El trabajo de estos dos investigadores es el seguimiento más exhaustivo y riguroso que se ha efectuado sobre la ecología del Ártico. Los datos cosechados desde 1983 reflejan la evolución de un conjunto de 40 lagunas del cabo Herschel, en la isla de Ellesmere, vecina a Groenlandia. Esta región polar se caracteriza por la existencia de infinidad de humedales que salpican el paisaje y albergan una rica biodiversidad, pero que son extremadamente sensibles a las variaciones sostenidas de temperatura, ya que su presencia se mantiene gracias al equilibrio entre evaporación y precipitación. Las mediciones recogidas por Smol y Douglas indican que estas charcas han perdurado durante milenios. Y sin embargo, el pasado verano muchas de ellas desaparecieron, arrastrando en su declive a numerosas especies y, lo que es más grave, certificando que no es un fenómeno estacional, sino un adiós definitivo. Los climatólogos destacan el significado de sus hallazgos en el contexto del calentamiento del planeta: ciertos mecanismos de realimentación amplifican las variaciones climáticas en las regiones polares. Las lagunas estudiadas, por su poca profundidad y su amplia extensión, son muy sensibles a alteraciones en la tasa de evaporación, lo que se detecta por el aumento progresivo en la concentración de sales. La conclusión de todo ello es que estos cambios, además de avisarnos de la degradación del ecosistema polar, son la alerta temprana de una tendencia global. Más información sobre la investigación: http: www. pnas. org cgi doi 10.10 73 pnas. 0702777104 Primeros hielos árticos avistados desde el Hespérides en la campaña ATOS 1 C. DUARTE Carlos Duarte, jefe científico del proyecto ATOS, que estudia la respuesta del ecosistema marino al impacto provocado por la pérdida de hielo en el Ártico, relatará para ABC durante la campaña las singladuras del Hespérides y los experimentos realizados to de la pérdida de hielo, como consecuencia del calentamiento climático, sobre el ecosistema ártico. El Ártico se está calentando más rápidamente que el resto del planeta y ha perdido ya un 20 por ciento de su cobertura de hielo. La pérdida de este hielo genera una cascada de efectos de consecuencias globales. Entre éstos está el aumento del flujo de agua de deshielo hacia el Atlántico que puede afectar a la circulación oceánica global, que es uno de los motores del clima, y al aumento del nivel del mar a escala global. Ya en el Ártico la pérdida de hielo está teniendo importantes impactos, situando a gran parte de su fauna (osos polares, morsas, etc. en peligro y alterando profundamente el ecosistema marino. Esta alteración se debe a la exposición de sus aguas a la luz, incluida la dañina luz ultravioleta, al intercambio de sustan- Remontamos la corriente de Groenlandia Groenlandia Circulo Polar Ártico Situación del Hespérides 0 Km 70 500 Reykiavik Islandia N 60 Sequía polar 50 40 20 10 Carlos M. Duarte Prof. Investigación CSIC Jefe de Campaña ATOS Tras casi cuatro años de planificación, zarpamos el 29 de junio de Islandia a bordo del buque de investigación oceanográfica Hespérides de la Armada Española rumbo al Ártico. Tras poco más de 24 horas de navegación encontramos los primeros hielos árticos, acompañados de ballenas en un festival de saltos y acrobacias, al llegar a la corriente de Groenlandia, que transporta al Atlántico las aguas del deshielo del Ártico. Este encuentro con los hielos en fusión es importante porque nos recuerda que nuestro objetivo es investigar el impac- cias, como CO 2 con la atmósfera, y a la descarga abrupta de los contaminantes y sustancias que, provenientes de la atmósfera, se acumularon en los hielos centenarios que ahora se funden. El proyecto ATOS, que es parte de la aportación española al Año Polar Internacional, pretende establecer cuáles pueden ser las respuestas del ecosistema marino a estos impactos, capaces de inducir respuestas positivas y negativas. Con este objetivo navego rumbo Norte junto con un contingente de cerca de 90 compañeros, integrado por la cincuentena larga de miembros de la Armada que componen la dotación del Hespérides, algo más de 30 científicos y técnicos del CSIC y un equipo de TVE. Nuestra navegación nos llevará a superar los 80 N, donde encontraremos el borde de la placa de hielo polar Ártico, siendo ésta la primera expedición científica española en adentrarse en el Océano Polar Ártico. El entusiasmo es palpable en todos nosotros y hemos descargado parte de la adrenalina y las ganas de trabajar con las que hemos embarcado con las primeras maniobras de muestreo, que hemos completado hoy en las frías aguas (1 C) de la corriente de Groenlandia. Las primeras muestras han deparado importantes sorpresas y mantienen a mis compañeros en los laboratorios del Hespérides sin reparar, por la ausencia de noche, en que está a punto de acabar este primer día de muestreo. A bordo del Hespérides, en el Mar de Groenlandia. ABC. es Siga la ruta de navegación y los experimentos del Hespérides en: abc. es sociedad- ciencia ABC C. A.