Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 AGENDA Tribuna Abierta MARTES 3 s 7 s 2007 ABC Ignacio GómezAcebo Jurista NERÓN L País era una Democracia muy relativa, en cuanto a reparto y control del Poder. No se elegía a personas sino a listas cerradas. Si una opción (para colmo el sistema de adjudicación era viciado e injusto) obtenía la mayoría absoluta podía cambiar a su antojo las Leyes y deformar a su gusto la realidad jurídica. Se apropiaba (si no se refrenaba por aquello de la moral o del buen hacer) de todos los nombramientos, fueran del Poder Ejecutivo o el Judicial, el Económico o el de cualquier otra índole. El Presidente que se encaramaba al cargo nombraba seis mil puestos y así entre Diputados, Senadores, los elegidos por él y los que obligaba a los otros Poderes a nombrar, se convertía en el Dictador durante el período de la legislatura. El nuevo Nerón era un descabalado. Altisonante, aunque en general sobre generalidades sin mucho contenido. Rencoroso y sectario dentro de querer aparecer generoso y suave. Analista sin esquema global ni panorámica histórica, y previsor de menos movimientos anticipados que lo que él creía o sus corifeos le adjudicaban. Henchido de orgullo se lanzó a llevar al País por derroteros que, en general, sólo podían acabar en situaciones peores. Quiso, lleno de mezquindad, volver a lanzar a la mitad de los ciudadanos contra el otro medio, tratando de desvirtuar con sus rencorosos recuerdos la Paz y Colaboración que con tanto esfuerzo se habían logrado. En el mundo Internacional había ido de mal en peor. En el concierto de las Naciones cada vez contaba menos, porque había alineado al País en un campo donde no pertenecía. Desconociendo el tremendo error de Legislaturas anteriores (y que desde luego no era culpa suya) de adjudicar la Educación a aquellos que, en el fondo o en la superficie, odiaban la unidad del País; había creído que con tal de gobernar no importaba entregarles, o por medio de alianzas espúreas o de simples E No tendría ni el consuelo de su propio eco inexistente al ser absorbido por los cortinones. Cuando por fin se esfumara, después de un corto período de dudoso recuerdo, desaparecería sin dejar rastro en la noche de los tiempos Judicatura, poniendo un insignificante corifeo al frente de la Acusación Pública nombrando a un desagradable y sectario personaje al frente de la Justicia Empezaron las dudas entre sus seguidores. Probablemente el primero en darse cuenta fue su hasta entonces fiel Tigelino que se ocupaba del tejemaneje del interior del tinglado y por ello estaba al tanto de muchas cosas. Aunque imperfecta, la Democracia obligaba de cuando en cuando a celebrar elecciones y se acercaba ominosamente el momento. os Barones de su entorno todavía no se atrevían a decir en público lo que ya muchos de ellos pensaban en privado. Si descargaba con fuerza alguno de los nubarrones que asomaban en el horizonte tendrían que actuar de urgencia ante la casi seguridad de perder las elecciones. Por el contrario, nadie se atrevería a moverse porque además, entre el voto cautivo y la propaganda, se pensaba que podrían de nuevo ganar y nadie en su sano juicio osaría arriesgarse a perder el favor del Jefe Sin embargo, era seguro que llegaría un momento, o porque había perdido unas elecciones o por haber estallado una de las muchas posibles crisis, su Partido acabaría descartándole. Fuera el que fuera el momento, el escenario acabaría por ser el mismo. ¡Pobre Nerón! Descontado como futuro, sería poco a poco abandonado por todos, obligados a arrimar su sardina a un ascua más caliente. Vagaría por Palacio como un fantasma, recitando (en prosa y sin lira) discursos cada vez más delirantes y alejados de la realidad. No tendría ni el consuelo de su propio eco inexistente al ser absorbido por los cortinones. Cuando por fin se esfumara, después de un corto período de dudoso recuerdo, desaparecería sin dejar rastro en la noche de los tiempos. Eso es lo menos cruel que habría de pasarle porque, al fin y al cabo, es el mismo destino de casi todos nosotros. L concesiones, más cotas de poder. No es de extrañar que la Unidad Nacional estuviera cada vez más en entredicho. En cuanto a la Economía gozó de tres cosas a favor: a herencia de una situación muy sana, fruto de legislaturas anteriores que supieron aprovechar coyunturas favorables con muy buena administración. La entrada masiva de emigrantes que se encargaban de todos aquellos trabajos que, por penosos, los ciudadanos nacionales ya no querían acometer; se aseguraba así mano de obra barata para las más bajas tareas. El ansia justificada de que mejoraran las infraestructuras y se paliara, al menos en algo, el problema de la vivienda era tan acuciante que a la mayoría de los ciudadanos no les importaba endeudarse masivamente para intentar resolverlo, creando por ello una muy considerable demanda. Sus expertos económicos lo eran, pero también aparecían como tímidos y pusilánimes. Para no inquietar al Jefe no osaron enfrentarse a problemas que habrían de agravarse L con el tiempo. La Investigación no estaba a la altura que en aquel entorno demandaba y a la viabilidad sostenida de una Sociedad avanzada. Paralela a la pérdida de competitividad se producía la deslocalización o lo que es lo mismo: en un mundo Global, las Multinacionales preferían trasladar sus fabricaciones a otras partes. Por ello dependía cada vez más del Extranjero con un endeudamiento y una vulnerabilidad que aumentaba todos los días y... uando por una coyuntura internacional crecieron en demasía los intereses de las deudas, acabó llegando la crisis. Las elucubraciones de su ensoñación sobre el imposible de conseguir con palabras y convencimiento que cesaran en su empeño los que en loco intento de desmembración les había llevado a matar, le explotó, como no podía ser de otro modo, en la cara. Quiso rectificar... pero el mal estaba hecho. Había pisoteado todo, torciendo de modo lamentable el estado derecho, desacreditando la C Santiago Tena Escritor IDEAS NTERRAR con letras todo rastro, no cantar en voz alta las penas, cantar velando, velar en dos sentidos, velar- cuidar de con laspalabras no herir, y velar esconder para decir solo las palabrasjustas, para que los versos no canten alto, hablar de cosas de haceveinte años, de hace quince años, no E empeorar lo que nadie creería, noescribir, escribir, no dejarse llevar por el sentimiento, no sabernada, estar solo, mantenerse solo, que nadie nunca entienda nada, nosaber nunca nada, confundir todo, esto que siento aquí que quede aquí, yo no tengo nombre, yo soy solo palabra, no existir, ser solosentimien- to, escribir tan largo que la gente se canse, agotar al lector, agotar la inteligencia, escribir de todo menos de lo que a uno le importa, no creerse inteligente, no creerse más inteligente que el devenir, creer en todo y no creer en nada, desorientar a quien lea, prescindir del sentido, no contar nunca que tienes ganas de llorar, no tener nunca ganas de llorar, no creer nunca en nada, no pensar nunca en nada, nunca decirle a na- die lo que ha de hacer, confiar en el destino, prescindir de escrúpulos en todos los sentidos, ser exacto, ser inexacto, no escribir, no pensar, no existir, ser solo palabra, ser, no ser, no decirle nunca nada a nadie, no corregir nunca, nunca pensar que tienes razón, nunca pensar en general, no creer nada en general, no idealizar en general. Lo ideal es la consciencia de que nada es ideal, y amor.