Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL MARTES 3 s 7 s 2007 ABC Miriam Leiva Periodista EL GOBIERNO DE CUBA ANTE LA UNIÓN EUROPEA AS autoridades de Cuba han procurado aprovechar dos coyunturas para modificar las posiciones de la comunidad internacional hacia sus flagrantes violaciones de derechos humanos, sin haber cambiado absolutamente nada en el sistema: la política de diálogo a ultranza auspiciada por el gobierno de España, y las expectativas por el traspaso provisional del poderes del presidente Fidel Castro. Los desplantes y la congelación de las autoridades cubanas a los países miembros de la UE y otros de la zona debido a las sanciones impuestas en junio de 2003 por la represión de 75 opositores pacíficos y el fusilamiento de tres jóvenes negros por delitos comunes sin hechos de sangre, los llevaron a buscar salida al impasse mediante el diálogo. La sagacidad del presidente cubano logró el efecto deseado, ayudado por el nuevo gobierno de España. Las sanciones fueron suspendidas en 2005 y vertiginosamente el ministro Moratinos se lanzó a convencer sólo brindando promesas de futuros resultados para los nativos, particularmente los herederos de los indios lacerados, esos presos de conciencia y políticos pacíficos en las cárceles. Desde algunos años antes, en Cuba se contaba irónicamente que el Cacique Hatuey murió en la hoguera por problemas personales. l compromiso español consistía en la eliminación definitiva por la UE de las sanciones de 2003 y de la Posición Común adoptada en 1996. Pero el totalitarismo menosprecia hasta a sus más eficientes aliados y no da nada a cambio. Luego de la visita en abril a Cuba, el señor Moratinos mintió sobre la excarcelación de presos que en realidad habían cumplido sus injustas condenas y sobre las supuestas loas de la oposición interna a sus gestiones, cuando había ofendido a la disidencia. Como su gran amigo Pérez Roque, la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba felicitó al ministro por su acierto y valentía. Apenas el Encuentro del Diálogo de Derechos Humanos en mayo produjo un escueto comunicado, con la cobarde expresión de que otro Difícil resultó alcanzar consenso, ya que se evidenciaban dos tendencias fundamentalmente opuestas: mantener e incrementar las sanciones, y eliminar todo. Las conclusiones del Consejo sobre Cuba, con sólo cinco puntos constituye el resultado de un ejercicio de depurada redacción y gran contenido. L beración incondicional de todos los prisioneros políticos, como una prioridad fundamental en su política hacia Cuba; se llama al gobierno cubano a conceder libertad de información. Más adelante se expresa la solidaridad y el apoyo a todos aquellos pacíficamente comprometidos con la libertad, la democracia y el respeto de los derechos humanos universales; se continuará promoviendo el diálogo con la sociedad civil y se ofrecerá a todos los sectores de la sociedad apoyo práctico para un cambio pacífico en Cuba y hacia los defensores de los derechos humanos. Se reconoce el derecho de los cubanos a decidir independientemente sobre su futuro, y se manifiesta la disposición a contribuir positivamente al futuro desarrollo de todos los sectores de la sociedad cubana, incluso mediante mecanismos de cooperación. Lo novedoso de las conclusiones se encuentra en que mientras mantiene su diálogo intenso con la sociedad civil y la oposición pacífica, la UE estaría dispuesta a reanudar un diálogo político abarcador y abierto con las autoridades cubanas sobre todos los asuntos de interés mutuo... Esto incluiría las esferas política, de derechos humanos, económica, científica y cultural. En ese contexto, la UE subrayaría sus puntos de vista sobre democracia, derechos humanos universales y libertades fundamentales. Para ello, se invitará una delegación cubana a Bruselas. unque el señor. Moratinos nuevamente se congratuló por sus éxitos ahora basado en que triunfó la posición de diálogo la respuesta desde la Plaza de la Revolución fue: o quitan todo o no se mueve nada. Lamentablemente, las expectativas creadas con la primera transferencia temporal del poder en 48 años de Fidel Castro a una dirigencia colectiva encabezada por su hermano Raúl Castro que constituye una nueva situación expresadas en las conclusiones del Consejo, parece que continuarán sin cambio ni reformas en perjuicio de todos los cubanos, muy descontentos, sin esperanzas y abocados a mayor represión. El pacto Zapatero- Fidel Castro, ejecutado por Moratinos- Pérez Roque, no ha rendido los beneficios concertados, gracias a las posturas de países en la UE resistentes a prestarse a las presiones, las ingenuidades o los intereses mezquinos. A la paloma con rama de olivo de la Unión Europea pretenden asesinarla. A E tema tratado fue el relativo a los sistemas penitenciarios en todos sus aspectos, tanto institucionales como humanos Los españoles simulaban que se incluía a los presos y complacía a los anfitriones al no mencionarlos. No puede decirse que el mecanismo bilateral de consultas políticas sea una solución salomónica. Acaso es un conciliábulo político para agradar a los supuestos y desconocidos futuros herederos. Pero como no se puede jugar con todas las partes, las declaraciones de Moratinos durante la visita de Condoleezza Rice a comienzos de junio sobre la convergencia de propósitos hacia Cuba, no así de los métodos, provocaron insultos al ministro desde la prensa del gobierno cubano. n tanto, los embajadores de la Unión Europea acreditados en La Habana y las cancillerías produjeron los informes y las recomendaciones pertinentes para definir la política de la UE. Difícil resultó alcanzar consenso, ya que se evidenciaban dos tendencias fundamentalmente opuestas: mantener e incrementar las sanciones y eliminar todo. Las conclusiones del Consejo sobre Cuba, con sólo cinco puntos, constituye el resultado de un ejercicio de depurada redacción y gran contenido. Las sanciones y la Posición Común no se mencionan. Por tanto, continúan suspendidas las primeras y en efecto la segunda. Se deplora la situación de derechos humanos; se urge a la li- E