Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA ETA rompe la tregua s La Guardia Civil aborta la entrada de un comando MARTES 3 s 7 s 2007 ABC Cae un comando etarra en la frontera francesa con 165 kilos de explosivos en una furgoneta Uno de los tres detenidos es José Antonio Areníbar, huido en 2004 y que apareció en los papeles de Susper PABLO MUÑOZ JAVIER PAGOLA MADRID. La Policía francesa, en una operación cuyo origen está en los datos aportados por el Servicio de Información de la Guardia Civil, detuvo a media tarde de ayer en la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port, situada a unos quince kilómetros de la frontera con Navarra, a tres etarras cuando se iba a realizar una entrega de material, en concreto 165 kilos de material explosivo que iban a bordo de una furgoneta. La operación, según ha revelado la investigación, ha permitido abortar un atentado inminente de la banda. Fuentes consultadas por ABC explicaron que desde hace algunas semanas la Guardia Civil tenía datos que apuntaban a que ETA había ordenado a uno de sus comandos cruzar la frontera para perpetrar un atentado en España. El abandono días atrás en Ayamonte (Huelva) por parte de unos terroristas de un vehículo cargado con 130 kilos de explosivos, en el que además se encontró un ordenador y otras pistas de interés para las Fuerzas de Seguridad, había supuesto un golpe a la banda que, según las informaciones de que se dispone, quiere atacar cuanto antes para certificar así la ruptura del alto el fuego, anunciado el pasado 5 de junio. Ante esta situación, los responsables de la lucha contra el terrorismo habían ordenado aumentar los controles en los distintos pasos fronterizos con Francia y aumentar las vigilancias en las zonas próximas para evitar el paso de comandos. No hace mucho, además, los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil habían detectado el robo de dos furgonetas Citroën Berlingo blancas. Las características de estos delitos hicieron saltar las alarmas, ya que había indicios de que podían haber sido sustraídas por etarras. Y ya se sabe para qué utiliza la banda este tipo de vehículos, como quedó demostrado en el atentado de la T- 4 perpetrado el pasado 30 de diciembre en Madrid y en el que murieron dos ecuatorianos. En aquella ocasión, no obstante, los asesinos utilizaron una Renault Traffic. Había otro dato que hizo que los investigadores centraran su atención en la frontera franco- navarra, en concreto la más de un rollo de cordón detonante, un fusil de asalto G- 3, tres pistolas, tres detonadores y dos bombonas de gas. El vehículo tenía las matrículas dobladas y en su interior se localizaron un detector de emisiones de ondas, herramientas y material de bricolaje. Hasta la zona se desplazaron expertos en desactivación de artefactos para hacerse cargo de la furgoneta. Al cierre de esta edición no habían trascendido las identidades de dos de los tres etarras detenidos. El tercero fue identificado como José Antonio Areníba, un viejo conocido de los servicios antiterroristas. Las fuentes consultadas por ABC precisaron que este individuo apareció en la documentación intervenida a Ibon Fernández Iradi, alias Susper jefe de los comandos de ETA hasta su detención en Francia diciembre de 2003. A primeros de 2004 Areníbar, temiendo ser detenido, cruzó la muga (frontera) y hasta ahora no se habían tenido nuevas noticias sobre él. Fuentes de la lucha antiterrorista prefirieron mantener cierta cautela sobre la importancia que este individuo puede tener en el aparato militar de la banda, aunque sí destacaron que las entregas de material sólo se confía a pistoleros de máxima confianza de los jefes de ETA. Los otros dos terroristas son, al parecer, jóvenes con poca experiencia. De lo que no existen dudas es de que ETA iba a perpetrar un atentado inminente con coche bomba en España. La hipótesis más probable es que en esta ocasión el artefacto iba a ser activado con cordón detonante, la misma técnica que la empleada en el intento de asesinato del ex presidente del Gobierno José María Aznar. Los jefes de la banda han dado orden expresa a sus pistoleros de cometer atentados con víctimas, según Vasco Press. Con las tres detenciones de ayer, son siete los etarras detenidos desde el fin de la tregua, el 5 de junio. Apenas dos días más tarde fueron capturados en un apartamento de Bagneres de Bigorre los pistoleros Alaitz Areitio Azpiri, Aitor Lorente Bilbao e Igor Igartua Echeverria, en una operación de la Policía Judicial francesa y la Comisaría General de Información de la Policía española. Además, en Canadá fue dete- Máxima confianza Controles en la frontera Detención del etarra Aitor Lorente durante la primera operación contra ETA tras la ruptura de la tregua AP aparición en esa zona de varias bombonas de gas manipuladas para confeccionar artefactos explosivos, que de inmediato se atribuyeron a la banda asesina. La Guardia Civil puso en conocimiento de la Renseignement Généraux francesa los datos operativos de que disponía y ambos Cuerpos pusieron en marcha un dispositivo conjunto, que finalmente dio ayer sus frutos. Pasadas las siete de la tarde de ayer, agentes de la Policía francesa detectaban en Saint Jean Pied de Port a tres etarras cuando mantenían una cita. Uno de ellos había llegado a la zona, próxima a un camping, a bordo de una furgoneta Citroën Berlingo- -ésta fue localizada sólo unas horas antes, por la mañana, y desde entonces fue sometida a estrecha vigilancia por los investigadores- precisamente de las mismas características que las robadas días atrás. Este vehículo iba a ser entregado a los otros dos presuntos miembros de la banda terrorista. Los policías franceses decidieron entonces proceder a la detención de los sospechosos, que no opusieron resistencia ante la contundencia de la acción policial y a pesar de que uno de los criminales tenía un fusil que sujetaba con las piernas. Pronto se confirmaron sus sospechas, ya que en el interior de la furgoneta encontraron 165 kilos de material explosivo. Entre ese material hay 140 kilos de clorato potásico, 16 de azufre y 9 de pentrita, ade- La Guardia Civil sabía que ETA quería introducir un comando y detectó el robo de dos Citroën Berlingo; una es la intervenida Los terroristas, detenidos a 15 kilómetros de la frontera con Navarra, iban a atentar de forma inminente También se les ha intervenido un fusil de asalto y tres pistolas