Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL JUICIO QUEDA VISTO PARA SENTENCIA MARTES 3 s 7 s 2007 ABC El abogado de Zougam pide la nulidad de las pruebas que llevaron a la célula David Copperfield pasó por la Kangoo como precursor de un laboratorio mágico que se contamina afirmó el letrado D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. José Luis Abascal, defensor de la teoría dela conspiración, fue el último de los letrados en intervenir. Sus palabras, que se prolongaron durante cuatro horas y media, fueron para amparar las hipótesis de los agujeros negros y, de paso, ocuparse de la defensa de Jamal Zougam, procesado que se enfrenta a una petición de cárcel de 38.950 años por parte de la Fiscalía, que lo considera autor de la colocación de las bombas en los trenes. Como ya hizo con el procesado Basel Ghalyoum, Abascal puso ayer en segundo lugar la defensa de Jamal Zougam, de quien dijo que era el sospechoso oficial, el chivo expiatorio y la cabeza de turco El primer puesto lo reservó para hablar de la Kangoo y de la mochila de Vallecas. Sobre la furgoneta dijo que las pruebas halladas en su interior, entre ellas un resto de cartucho de dinamita Goma 2 ECO, son inválidas para esta causa al no existir la certeza de que lo encontrado fuera lo abandonado por los terroristas. Destacó, en este sentido, que la Policía no hizo una inspección ocular en el lugar en el que se halló el vehículo, por lo que nadie sabe lo que salió de Alcalá de Henares y nadie sabe lo que llegó a Canillas. Tampoco se sabe quién impidió la inspección en el interior de la furgoneta. De esta forma, Abascal se echó en brazos de los que creen que en la Kangoo se llenó con pruebas falsas. Así, tras recordar que los guías- caninos no detectaron explosivos en su inspección, mantuvo que todo lo relativo a la furgoneta es pura confusión. David Copperfield pasó por la Kangoo como precursor de un laboratorio mágico que se contamina con restos de otros explosivos dijo el abogado a modo de gracia. Pidió la nulidad de las pruebas derivadas del vehículo y lo mismo solicitó sobre la mochila de Vallecas, ya que esta última, además de ser el punto de origen de la investigación del 11- M, fue también el primera prueba que llevó a la Policía al locutorio que Jamal Zougam tenía en la calle Tribulete. De hecho, la tarjeta del móvil que iba a activar el explosivo de esta bomba salió del negocio del procesado. Por ello, José Luis Abascal se esforzó en descalificar la validez de la mochila de Vallecas y dijo que no es lógico que saliera de los trenes. Recordó, en este sentido, que los vagones se revisaron tres o cuatro veces en busca de otros posibles explosivos y que esta bolsa en concreto apareció en el andén a cuatro o cinco metros del tren. Esto le llevó a decir que parecía que alguien la había dejado allí a propósito. La mochila se hallaba inmaculada Tras afirmar que estuvo fuera de la custodia policial, Abascal dijo que basaba estas afirmaciones en declaraciones de varios agentes de la Policía, sobre todo en la de un veterano del que que dijo desconocer el por qué no fue llamado a declarar en el juicio. El letrado también cuestionó las investigaciones que se hicieron sobre la tarjeta encontrada en la mochila de Vallecas, hasta el punto de poner en duda que las indagaciones se hicieran con el correspondiente mandamiento judicial. Por ello, Abascal acusó a los tedax, a la Policía Científica, al ex comisario de la Morena y al jefe de la Ucao, Enrique García Castaño, de haber infringido la ley en el tratamiento y custodia de esta tarjeta. El tercer caballo de batalla de Abascal fueron los testimonios de los cuatro testigos que dijeron haber reconocido a Zougam en los trenes. En este apartado el letrado acusó al Ministerio Fiscal de realizar un fantástico ejercicio funambulista acusatorio al mantener que todos identificaron a su cliente en los trenes de Santa Eugenia, El Pozo y Vallecas. El abogado se esforzó en poner de relieve contradicciones de unos testigos con otros y afirmó que muchas veces no creemos lo que vemos, sino que vemos lo que creemos En su opinión, los testimonios de los cuatro testigos son mentira, sospechosos, sorprendentes e irregulares Afirmó que los etarras que fueron identificados en las primeras horas de los atentados no fueron investigados con la misma intensidad que mi cliente En definitiva, Abascal arremetió contra la investigación judicial y policial, y botón de muestra de los agujeros negros que defiende fue su pregunta: ¿Por qué no se ha investigado la pista búlgara? Inmaculada Los abogados defensores posan en la entrada del pabellón de la Casa de Campo FRANCISCO SECO