Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL JUICIO QUEDA VISTO PARA SENTENCIA MARTES 3 s 7 s 2007 ABC Endika Zulueta se refiere al mayor atentado sufrido por España como cuando a Serhane el Tunecino le dio el clak Argumenta la nulidad de las conversaciones telefónicas y medioambientales realizadas por la Policía italiana en que en España el procedimiento empleado no es legal Admite que su defendido mantuvo durante el tiempo que vivió en España contactos con el jefe espiritual de la célula islamista y con el procesado El Morabit conversaciones de Rabei, así como intervenir sus comunicaciones telemáticas. Además, Zulueta rechazó de plano las traducciones de la Digos, servicio antiterrorista italiano. Agentes de este unidad comparecieron en el plenario y ratificaron que Rabei confesó que el proyecto de Madrid era suyo y que los autores pertenecían a su grupo El abogado sostuvo en su alegato de defensa que estas traducción estaban mal hechas y puso como contrapunto las realizadas por los traductores españoles de los ministerios de Justicia e Interior, que no apoyaron los aspectos más polémicos de la traducción italiana. En este sentido, el abogado recordó que la Justicia belga, cuando juzgó a Mourad Chabarou, compinche de Rabei, no estuvo conforme con la traducción italiana y que sólo confió en la realizada por sus nacionales. Las mismas conversaciones que ayer rechazó Zulueta se presentaron en Bélgica en el juicio que terminó en condena para el interlocutor de Rabei. El abogado quiso quitar todo tipo de valor a la confesión de su defendido de que era el hilo conductor del 11- M y para ello puso como ejemplo que sería lo mismo que alguien diga por teléfono: Que sepas que yo maté a Kennedy Además de pedir la absolución de su defendido por falta de pruebas, Zulutea afirmó que tanto él como el resto de las defensas, muchos del turno de oficio, nos hemos dejado la piel en este asunto Trashorras hace el nudo de la corbata al Almallah en el interior de la pecera POOL La defensa de El Egipcio afirma que la Policía ha falseado los hechos El letrado presenta a uno de los tres ideólogos de la matanza como un inmigrante que vino a España a vender pañuelos de papel en el top manta D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. Endika Zulueta se subió al escenario y en la obra teatral Doce hombres sin piedad montó su guión de defensa de Rabei Osman el Sayed, para quien la Fiscalía pide 38.962 años de prisión por considerarle uno de los tres principales instigadores del 11- M. Esgrimió que la obra es un alegato sobre la duda para poner sobre las mismas tablas a su cliente. Dijo, por ello, que se ha creado el personaje de Rabei y que para tal fin se han falseado los hechos. Se construyó el perfil de un terrorista que, además de estar en la prisión de alta seguridad de Abu Mazen y en Afganistán, es miembro de la Yihad islámica vinculada con Al Qaida Para Zulueta, nada de esto es cierto y en contraposición creó a su propio Rabei Osman: Un inimigrante que de Egipto se marchó a Alemania a buscar trabajo y que en España estuvo vendiendo pañuelos de papel en un top manta Luego se fue a Francia (donde trabajó de pintor) y de ahí a Milán para poder resolver un asunto pendiente con su novia. Cuando lo detuvieron tenía en su poder 1,63 euros, ¿Es este el perfil de un hombre de Al Qaida? se preguntó. Pese al abultado archivo que sobre El Egipcio tienen las policías de España, Francia e Italia, el letrado afirmó en el juicio que no se ha conseguido probar nada contra su cliente. En la vista oral se han dedicado más tiempo a hablar de su personalidad que de los hechos sentenció. A continuación puso su empeño en rebatir la principal prueba de cargo que hay contra Rabei Osman: las conversaciones grabadas por la Policía italiana en las que se confesó el hilo conductor del 11- M y que ha servido para que en España la Fiscalía le considere uno de los ideólogos de la matanza y para que en Italia esté condenado a diez años de cárcel por pertenencia a organización terrorista. Precisamente, esta condena fue ayer esgrimida por Endika Zulueta para argumentar que su defendido no podrá ser condenado en nuestro país por este delito al haberlo hecho ya la justicia italiana. Sobre las grabaciones telefónicas y mediambientales a las que fue sometido el Egipcio durante su estancia en Milán, el abogado Zulueta pidió no sólo su nulidad como prueba, sino que fueran destruidas. Basó estas peticiones en que en España no es legal el procedimiento empleado por las autoridades italianas para escuchar las El letrado tacha a Serhane el Tunecino de dadivoso Para Endika Zulueta, su cliente Rabei Osman es un inmigrante y Serhane el Tunecino autor material de la matanza y uno de los siete suicidas de Leganés, un dadivoso De esta forma el letrado pretendió justificar los vínculos que su cliente mantuvo durante su estancia en España con el jefe espiritual de la célula islamista. El letrado admitió que ambos tenían contactos, pero puntualizó que cuando a El Tunecino le dio el clak (así se refirió Endika Zulueta a la preparación del atentado más importante que España ha sufrido en su historia) Rabei Osman ya no estaba en nuestro país, pues se había marchado a Francia y luego a Italia. Además de ser dadivoso el letrado recordó de El Tunecino que era administrador del comedor de la mezquita de la M- 30 y que daba clases de español en la de Estrecho. Nada más. También admitió que su cliente conocía a Fouad el Morabit y que tras mencionar en una conversación telefónica el nombre del procesado fue cuando Rabei dijo la expresión fue mi grupo Zulueta matizó que el mensaje de bienvenida a Italia que el 1 de febrero de 2004 recibió el móvil de su cliente, no fue porque regresara de España, sino porque ese día colocó en el aparato la tarjeta española que tenía.