Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA AL QAIDA GOLPEA DE NUEVO A ESPAÑA SIETE TURISTAS ASESINADOS EN YEMEN MARTES 3 s 7 s 2007 ABC Viaje a la realidad La agencia de viajes Banoa, contratada por los españoles asesinados en Yemen, está especializada en viajes de aventura a destinos alternativos. Su premisa es conocer la realidad cotidiana Una realidad que ha mostrado su cara más descarnada S. E. MADRID. La agencia Banoa, empresa con la que realizaban su viaje los españoles fallecidos en el atentado de Yemen, es especialista en viajes de aventura, con una duración de entre tres y cuatro semanas, y en los que se potencian destinos y rutas alternativos. Con sedes en Bilbao y Barcelona, Banoa se encuentra en funcionamiento desde 1991, cuando comenzó a explotar el campo de ese turismo menos masificado. Sus propuestas van desde los viajes a medida, según las exigencias de los clientes, hasta rutas organizadas de trekking y expediciones de alta montaña, con destinos fuera de los circuitos convencionales de Asia, América, África y Oceanía. Concretamente, Banoa ofrece en la actualidad tres circuitos con destino Yemen: La Arabia desconocida Henna, incienso y qat y Los árabes del Índico un combinado con la isla de Soqotra. La única ruta que contaba con salidas en la actualidad- -desde el 30 de junio al 4 de agosto- -era la de La Arabia desconocida ofertada por la empresa como un viaje de 25 días de duración. Según explica Banoa en su web, sus expediciones no dependen de la presencia de infraestructura hotelera en la zona, y llegan a utilizar alojamientos básicos en caso necesario, con la combinación de diferentes medios de transporte locales para aportar al viaje riqueza de puntos de vista La premisa con la que publicita sus viajes insiste en que no sólo se centran en recorrer una serie de lugares sino también en conocer la realidad cotidiana de las personas que viven en aquellos sitios donde se realizan las expediciones. El operador de viajes también resalta la presencia de guías especializados en todos los destinos vacacionales, encargados de la programación de las visitas y la orientación de los turistas ante cualquier imprevisto. Según el sitio web de la agencia Banoa, son estos guías quienes con sus informaciones recogidas día a día sobre el terreno permiten estar al corriente del verdadero estado de carreteras, vías férreas y otros transportes para comprobar la viabilidad de estos viajes Por otra parte, las agencias de viajes lamentaron ayer el atentado de Yemen, pero no todas reaccionaron igual. La agencia Años Luz anunció que tras conocer el ataque había decidido cancelar el viaje que tenía previsto para agosto. Sin embargo, la agencia Tuareg mantendrá los siete viajes previstos para este verano, ya que, según un portavoz, llevamos muchos años viajando al Yemen y no hemos tenido nunca problemas. Esto, además, ha sido un atentado, que te puede pasar igual en Yemen que en Glasgow Moratinos dio explicaciones del atentado JULIÁN DE DOMINGO Algunas agencias suspenderán los viajes previstos a Yemen, pero otras, como Tuareg, los mantienen Viaje de 2.000 euros Las agencias también previeron consecuencias distintas. Mientras que el director general de la Asociación de Mayoristas de Viajes Españolas (Amave) Ruperto Donat, descartó que el atentado afecte a otros destinos árabes de cara a estas vacaciones de verano, el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes (Feavv) Jesús Martínez Millán, consideró que este tipo de ataques hace daño a esos destinos. Representantes de otros touroperadores consultados por Europa Press coincidieron en destacar que Yemen es un destino bastante famoso al que los viajeros españoles suelen acercarse con viajes organizados aunque en este momento no había otros grupos de españoles en ese país. Sólo Catai Tours traslada entre 400 y 450 españoles a Yemen cada año y un viaje de unas tres semanas cuesta unos 2.000 euros. Dieciocho españoles han muerto desde 1994 en atentados contra turistas La matanza de ayer es la que más vidas se ha cobrado en el extranjero S. E. MADRID. Dieciocho españoles han muerto desde 1994 en el extranjero víctimas de atentados contra turistas, incluidos los siete fallecidos ayer en Yemen, según informa la agencia Efe. Las siete víctimas de ayer formaban parte de un grupo de turistas españoles que acababa de visitar el Palacio de la Reina de Saba en la provincia de Mareb, a unos 190 kilómetros de la capital yemení, Sanáa, cuando ocurrió la explosión, causada aparentemente por un coche bomba, según fuentes policiales yemeníes. Hasta ahora, este es el atentado registrado en el extranjero en el que más turistas españoles han perdido la vida. Pero en los últimos trece años ha habido otros ataques en el exterior que también han costado la vida a turistas españoles. El 2 de abril de 1994, el español Javier Castro González falleció en Turquía al estallar una bomba- -reivindicada por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán- -mientras paseaba por el Gran Bazar de Estambul. La explosión también causó heridas a otros tres turistas españoles. Meses más tarde (el 24 de agosto) dos turistas españoles, Antonia García Cuevas y Salvador Torras Turrell, murieron en el vestíbulo de un hotel de Marraquech cuando tres miembros de la red integrista islámica Kelkal comenzaron a disparar indiscriminadamente. Dos días después, el 26 agosto, moría el niño español Pablo Usán Ambrosio mientras que sus padres y una guía resultaron heridos tras ser tiroteado el autobús en el que viajaban en Egipto. La Yamá Islamiya se responsabilizó del atentado. Oficina de la agencia de viajes Banoa en Barcelona, que ayer permaneció cerrada ELENA CARRERAS Muerte en Omagh Cuatro años más tarde, el 15 de agosto 1998, un coche bomba, atribuido al IRA- auténtico, que estalló en la zona comercial de Omagh, en el Ulster, mató a dos españoles, Fernando Blasco Baselga, de 12 años, y la monitora Rocío Abad Ramos, de 23, e hirió a otros doce. El último atentado en el extranjero, hasta el de ayer en Yemen, se produjo en 2003. El 16 de mayo de ese año, cinco explosiones causaron la muerte de 45 personas en Casablanca (Marruecos) Entre ellas cuatro españoles. Dos empresarios: Manuel Albiach Tutusaus, originario de Tarragona, y Francisco Abad Lazo, de Almería, y el camionero navarro Domingo Mateo, que se encontraban en la Casa de España cuando se produjo el ataque. La cuarta víctima, fallecida el 23 de mayo, fue el vicepresidente de la Casa de Cataluña en Marruecos, Joan Alié Maciá.