Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 3 s 7 s 2007 ABC AD LIBITUM DEL PASADO LOS FANTASMAS POR OTRA PARTE LA VENTA DE LA COPA AMÉRICA IENTRAS la III Guerra Mundial, cruenta, islámica y fantasmal, multiplica sus frentes y la intensidad de sus ataques a lo que antes conocíamos como mundo occidental desmiente la posibilidad de una alianza de civilizaciones en España reforzamos el ánimo y los modos guerracivilistas. ¿Nunca será posible la paz, la convivencia amable y generosa, entre todos los españoles, incluidos quienes quieren dejar de serlo? Aunque sólo sea porque ocupa el turno del poder, le corresponde la máxima responsabilidad como motor del enfrentamiento perpetuo que padecemos a José Luis Rodríguez Zapatero y, a partir de hoy y mientras duM. MARTÍN re el debate sobre el estaFERRAND do de la Nación, asistiremos al ya cansino y poco edificante espectáculo de un presidente con cara de no haber roto nunca un plato, dispuesto a no atender las razones del jefe de la oposición, que, por no ser menos, también ejerce de sordo táctico. En el volumen octavo de la magnífica Historia de España que, editada por Crítica Marcial Pons, han dirigido Josep Fontana y Ramón Villares, cuenta Julián Casanova- -autor de La Iglesia de Franco -que el 30 de septiembre de 1936, en vísperas de que Francisco Franco fuera investido con los poderes más absolutos a los que un gobernante podía aspirar en la tierra el obispo catalán Enrique Pla y Deniel publicó una pastoral- Las dos ciudades -en la que definía la Guerra Civil como el enfrentamiento entre dos concepciones de la vida, dos sentimientos Suena demasiado vigente, setenta años después y con una Constitución por medio, como para estar tranquilos. Seguimos en cruzada por la religión, por la patria y por la civilización Es posible que resulte inexorable, durante generaciones, el estigma de una guerra fratricida como sombra permanente entre los herederos de quienes la protagonizaron; pero algo habrá que hacer para acortar el ciclo. No nos podemos permitir, y no debiéramos consentir desde nuestra condición ciudadana, la dramática vigencia del sesgado diagnóstico del, posteriormente, cardenal Pla y Deniel. El PSOE y el PP- -Zapatero y Rajoy- -tendrían que hacer lo imposible para reducir su pugna a la disputa por la titularidad del Gobierno y la consecuente administración del Estado desde supuestos distintos y alternativos. Carece de sentido perpetuar el choque entre dos Españas que, además, sólo son dos desde los intereses partitocráticos y electoreros. La reaparición de los fantasmas del pasado en el campo de la memoria histórica es, como tantos otros fenómenos propiciados por el nieto de su abuelo, una provocación nacionalmente suicida a la que Rajoy no debe contribuir y que, en puridad, debieran abortar por coherencia y experiencia los más notables militantes socialistas, hoy resignados y durmientes. Justamente los marginados por Zapatero para mejor acometer su ajuste personal de cuentas con la Historia. M L pringadillos de la vela, y haya pasado a movilizar en cada OS lectores de ABC han podido disfrutar de las que, edición miles de millones de dólares, miles de personas y sin duda, han sido las mejores crónicas periodístimillones de televidentes, no significa necesariamente que cas de las sucesivas regatas de la Copa América. Pela Copa América vaya a peor. dro Sardina, entreverando su condición de experto y de peLa Copa América ha fijado decididamente rumbo a conriodista, ha ofrecido un relato cargado de pasión, en el que vertirse en una plataforma publicitaria del estilo de otros los lectores expertos encontraban elementos técnicos para grandes eventos deportivos internacionales. Al fin y al cavalorar críticamente el desarrollo de cada ceñida y de cabo, si hay empresas que anualmente fabrican millones de da empopada, pero como el cronista utilizaba un lenguaje coches, o de teléfonos, o de ordenadores, o de que lo de compromiso divulgador, los no iniciados tamque sea, resulta del todo lógico que esas compabién podíamos entender los diferentes lances de la ñías busquen plataformas publicitarias al nivel de competición. Pasión, solvencia, divulgación: los sus necesidades. Salvo el caso de algunos esforzaelementos del mejor periodismo. dos patrocinadores españoles que estaban allí por Pero al cronista Sardina se le torcía el gesto razones de compromiso, todos los equipos estaban cuando hablaba de los acompañamientos sociales esponsorizados por empresas multinacionales, a la competición propiamente dicha. No he hablacon aspiraciones a implantarse o a consolidarse do con él en estos días, que bastante trabajo tendrá, como marcas de nivel y referencia global. A estos pero al leer alguna de sus columnas de opinión reJOSÉ M efectos, los equipos con nombre y apoyo económisultaba sencillo imaginar su gesto torcido y su voz GARCÍA- HOZ co de países como China o Suráfrica tenían el mistronante, propios del perpetuamente joven viejo lomo objetivo comercial de las marcas, ser reconocidos munbo de mar: esmóquines por aquí, top models por allá, polítidialmente, aunque sus motivaciones fueran políticas. cos por acullá... ¡Señores, que esto es una competición deHoy es la Copa América y mañana aparecerá otro evenportiva, no una pasarela socio- política! ¡Mantengan al pijeto con pretensiones de convertirnos a todos en apasionarío fuera! dos de un deporte que no conocíamos. La demanda de nuePobre Pedro y pobres de los que como él creen que la Covos soportes publicitarios está ahí y existen gestores despapa América es una competición deportiva. Cuentan todos bilados capaces de convertir un evento deportivo de larga ellos con mi respeto y admiración, pero me veo en el penotradición elitista en un espectáculo de seguimiento masiso trance de comunicarles que aquel espíritu de competivo. Lo hizo Bernie Ecclestone en la Fórmula- 1 y parece que ción entre sportsmen de la mar naufragó definitivamente el dueño del Alinghi, Ernesto Bertarelli, está en camino. en algún punto entre Newport (R. I) y Auckland (Nueva ZeInsisto: lejos de mi intención está denunciar algo que landa) Lo de Valencia no ha sido propiamente una compeno me parece perjudicial, sino dar testimonio de la evolutición deportiva, sino otra cosa, no sé si mejor o peor, pero ción del sector delmarketing, tan importante para dar salidistinta. Tampoco los Juegos Olímpicos ni el Campeonato da a las producciones masivas del sector industrial y de Mundial de Fútbol son lo que eran: hace tiempo que estas servicios. Hace sólo cincuenta años, el negocio de los bancompeticiones deportivas punteras se convirtieron en una cos consistía en captar dinero en depósitos y prestarlo en pieza más del engranaje económico. créditos. Ahora el sector bancario es más importante, pero Una advertencia inmediata: como el engranaje econóaquella vieja actividad de tomar y prestar representa una mico mundial no es una máquina de hacer el mal, ser pieparte cada vez más pequeña del negocio. Evidentemente, za del mismo tampoco incluye connotaciones perversas o muchas actividades económicas han dejado de ser lo que corruptas. Cada quien puede juzgar la transformación coeran, pero esa evolución resulta necesariamente negativa, mo le parezca oportuno, pero el hecho de que la competiaunque a los románticos como Pedro Sardina les duela. ción por ganar la Jarra de las Cien Guineas haya dejado de josemaria garcia- hoz. com ser un asunto privado, reservado a unos pocos miles de -Advertid a los de Gara de que no desvelen aún las frases pactadas con ETA que contiene este nuevo discurso de Zapatero.