Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Francia LUNES 2 s 7 s 2007 ABC Kimi Raikkonen confirmó el regreso de Ferrari con su segundo triunfo en la temporada, ayer, en el circuito de Magny- Cours EPA El triste consuelo del mal menor La estrategia decide la victoria de Raikkonen sobre Massa y relega a Alonso al séptimo puesto s Hamilton, con tres paradas, no se metió en líos y completó el podio J. M. CORTIZAS ENVIADO ESPECIAL MAGNY- COURS. Ni Alonso canta tan mal como para provocar una tormenta- -no se lo perdonarían en casa- ni Ron Dennis podría ganarse la vida sintonizando una bola de cristal. Eran los únicos argumentos- -la lluvia y una estrategia efectiva- -que podían rescatar a Alonso ayer en Magny- Cours del ostracismo clasificatorio. Ni lo uno- -por poco- ni lo otro- -de lejos- Aunque el ovetense dejó las mejores y únicas perlas del programa, pese a que de nuevo pilotó con las entrañas a flor de piel, el séptimo puesto fue la única recompensa que se embolsó en Francia. A partir de ello, todos es matizable e interpretable. Él mismo se resignaba al dar como bueno el resultado desde el prisma desolador de la calificación vivida el sábado. El doblete de Ferrari fue noticiable, pero menos. Mientras la escudería italiana no dé un par de pasos más adelante, las miradas seguirán buscando invariablemente lo que pase en McLaren. Para los de Maranello, la carrera fue pulcra hasta lo sublime. Massa hizo el trabajo sucio de guiar al grupo 46 vueltas para que Raikkonen le robara la cartera en la segunda parada en boxes Tras ellos, en lontananza, sin siquiera intentar dejarse notar, Lewis Hamilton hizo lo justo y necesario para garantizar el tercer puesto con el que sigue sin bajarse del cajón en las ocho carreras ya disputadas, amén de apuntalar su liderato ampliando a 14 puntos la ventaja sobre Alonso. El trío que posó en la foto de honor fue ajeno a la carrera. Volvió la F- 1 a las andadas de la estrategia, despreciando el prestigio que supone ganar por arrestos, por dar cuenta de rivales o soportar estoicamente sus andanadas. El premio gordo estaba reservado para el más cuco, que ayer no vestía precisamente con los colores de McLaren- Mercedes. Dijo Dennis el sábado que se buscaría una estrategia imaginativa Sin duda lo fue, aunque distante de la efectividad. Los cálculos no desembocaron en una buena elección. De hecho se tradujeron en un baile de dos puestos: los que Alonso sudó con sangre en la pista para superar a Fisichella y Heidfeld- -a la asturiana, con exceso de raza y mucha mala uva en las meninges- -para volver a perderlos tras la segunda parada en boxes. De ser quinto por méritos individuales a caer a la séptima plaza por razones de estado, lo que en McLaren son de equipo. No hubo desigualdades, vaya por delante, ya que Hamilton también tuvo que tragar una ración no deseada. No ha habido explicación para su tercer paso por el pit lane a todas luces innecesario. Tampoco encajó en el guión la premura con que Alonso hizo su segundo repostaje, ni el tiempo empleado y el desproporcionado combustible cargado. Esos segundos de más varado se tradujeron en la renta en la que se ampararon Heidfeld y Fisichella para lograr lo que no osaron ni intentar en la pista, sobrepasar al bicampeón. La paliza que se dio el español quedó minimizada por los dos tristes puntos que alimentaron su casillero. Aunque pueden ser de esas limosnas que acaban por hacerle a uno rico. Por lo demás, algo a lo que los aficionados también se están resignando. La ausencia de historia, de episodios pausibles o impactantes. No fueron más allá de una pequeña montonera en la salida en la que Kovalainen convirtió un trompo en un embudo en mitad del pelotón. O la prisa con la que Albers arrancó después de repostar, llevándose a lomos de su Spyker la manguera del surtidor. Habrá que ponerle señales, como en las gasolineras comerciales. Otro apunte incluirá a Massa en la nómina de los torpes o desafortunados- -para los limpios de mente- -al convertirse en el único piloto, y repetidor para más inri que no ha sido capaz de defender una pole hasta cruzar bajo la bandera a cuadros. Unas gotas de aderezo de la aportación estelar de los BMW con el retornado Kubica como cabeza de cartel. Y a otra cosa, mariposa. Ahora, cuatro días para que Alonso piense en la visita a lo que ha pasado de ser su segunda casa a territorio comanche, la base de McLaren, el lugar donde Hamilton ya es idolatra- Pole sin premio Pulcro Ferrari Alonso cayó del quinto al séptimo puesto por una mala estrategia de su equipo en boxes en la segunda parada