Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 2 s 7 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 El Festival de Aix estrena su nuevo teatro con un aplaudido Wagner La valquiria levantó el telón de la sexagésima edición del certamen francés JUAN ANTONIO LLORENTE AIX- EN- PROVENCE. Si el pasado año, con la presencia de la Filarmónica de Berlín al completo, el Festival de Aix se situaba en un nivel espacial, cuando la convocatoria musical más importante del sureste francés alcanza su sexagésima temporada entra en el planetario con la puesta en funcionamiento del esperado nuevo teatro, cuya gestación comenzó en 2001. Una odisea comparable a la de Kubrick que ha llegado a su final tras una carrera de obstáculos que comenzó con los descubrimientos arqueológicos en las excavaciones previas del solar donde se sitúa el edificio en el que el arquitecto italiano Vittorio Gregotti ha invertido dos años y medio, y que se ha convertido en eje simbólico entre la ciudad y la montaña de Sainte Victoire. De ahí la satisfacción que mostraba Stéphane Lissner, artífice de la doble hazaña- -puesta en marcha el proyecto y compromiso con la orquesta berlinesa- de nuevo protagonista del festival del que se desligó en 2006 para entregarse a la Scala de Milán. La prestigiosa agrupación sinfónica, con su titular Simon Rattle, volvió a ser la estrella del programa inaugural, esta vez con La valquiria segunda parte de la tetralogía wagneriana. La producción de Stéphane Braunschweig volvió a sorprender por su ascetismo, que Una imagen del montaje de La valquiria que abrió el Festival de Aix mantiene un hilo conductor con la primera jornada del ciclo- El oro del Rhin en las omnipresentes sillas rojas, única nota de color del montaje, que sólo encuentra un punto de expresión en la gran escalera gris hasta el Walhalla, que las valquirias van sembrando con los héroes muertos. Los 1.366 espectadores que presenciaron en directo el acontecimiento y la multitud que lo hizo en diferido a través de las tres pantallas gigantes instaladas en el exterior del teatro se entusiasmaron con la propuesta vocal, encabezada por el bajo- barítono Sir Willard White, que dio prestancia de nuevo- -con una soberbia interpretación actoral- -a Wotan. Con él, un acertado reparto, del que destacan dos sopranos: la holandesa Eva- Maria Westbroeck, en una electrizante Siegliende, y llamada a ser referente en Bayreuth; y la sue- ABC ca Eva Johanssohn, que ya lo es, esforzada en su cometido como Brunnhilde. Por su parte, Robert Gambil dibujó un buen Siegmund, mientras que el bajo ruso Michail Petrenko puso firmeza y elegancia como Hunding, del mismo modo que la finlandesa Lili Paasikivi añadió el punto de refinamiento como la celosa Fricka. Más información sobre el festival: http: www. festival- aix. com