Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍA www. abc. es economia LUNES 2- -7- -2007 ABC La política medioambiental catalana provoca un éxodo de 1.200 pymes a regiones limítrofes La rigidez normativa las lleva a invertir en otras comunidades como Aragón para desarrollar sus nuevos proyectos E. ARMORA BARCELONA. La normativa medioambiental asfixia a las pequeñas y medianas empresas en Cataluña. Muchas de estas compañías optan por crecer fuera de su comunidad para eludir la presión de la legislación y las numerosas trabas administrativas. Según datos facilitados a ABC por la patronal de pequeñas y medianas empresas (Pimec) aproximadamente el 6 de las cerca de 20.000 pymes industriales que operan en Cataluña, -un total de 1.200- -se han visto obligadas a ejecutar sus planes de expansión en otras comunidades autónomas donde la normativa en esta materia es más laxa. Los pequeños y medianos empresarios eligen otros territorios donde poder desarrollar sus proyectos sin tener que soportar la presión de esta normativa, mucho mayor que la vigente en el resto de comunidades y en la Unión Europea según indicó a ABC Vicenç Moreno, responsable de la Comisión de Medio Ambiente de Pimec. La Franja de Poniente- -por su proximidad con Cataluña- -y el extrarradio de Zaragoza son algunos de los enclaves que han recibido el grueso de estas deslocalizaciones internas. Los problemas de la pyme catalana en relación con el cumplimiento medioambiental tiene su origen en unas exigencias más estrictas por parte de las autoridades autonómicas que lo legislado por las directivas europeas. La ley 3 98 de la Intervención Integral de la Administración Ambiental exige en el resto de España y en la UE que sólo las grandes empresas con potencial contaminante se adapten obligatoriamente a la normativa medioambiental. No obstante, en Cataluña la exigencia se extiende sin distinción a todas las pymes. Según denuncia Pimec, la directiva europea afecta exclusivamente a las empresas del denominado Anexo 1 -las de mayores dimensiones y con un gran impacto ambiental- mientras que en Cataluña esa misma norma afecta por igual a todas las compañías, sea cual sea su tamaño y su potencial contaminante. No es lógico que se coloque a todas en el mismo saco, El presidente de la Generalitat, José Montilla, junto al ministro de Industria, Joan Clos, en una imagen de archivo CHEMA BARROSO LAS PYMES EN EL SECTOR INDUSTRIAL CATALÁN 1999 Empresas 2004 99,5 99,5 Ocupación 71,6 71,8 Valor añadido bruto 57,9 57,6 cuando sólo un 2 estarían incluidas en el Anexo que establece la normativa europea precisó el responsable de Medio Ambiente de Pimec. La patronal ha reclamado a la administración catalana la necesidad de que equipare su normativa medioambiental a la europea y el desarrollo de una política específica para pymes Hasta que eso suceda, la Generalitat ha anunciado que dará facilidades a las empresas pa- Prórrogas sucesivas ra que se adapten de manera no traumática a las exigencias medioambientales. El gobierno catalán trabaja también en la modificación de la citada normativa, ahora en el Parlament. Antes de que se modifique la ley, la Generalitat se ha comprometido a conceder todas las prórrogas necesarias para que las pequeñas y medianas empresas catalanas puedan superar sin problemas esta etapa legal transitoria. Se calcula que en esta situación se encuentran cerca de 18.000 La inseguridad jurídica frena la inversión extranjera La excesiva burocracia no es el único problema con el que se topan las empresas a la hora de desarrollar sus planes de expansión en Cataluña. Otro condicionante negativo que se suma al farragoso papeleo y a la rigidez normativa es el anquilosamiento judicial. Este handicap ha hecho que en los últimos años se pierdan importantes oportunidades de inversión que vienen de fuera según el presidente de la patronal Fepime, Eusebi Cima. Las necesidades del mercado no están en consonancia con la respuesta en tiempo de la judicatura indicó el lider patronal. La causa de este retraso crónico en la resolución de los casos, que puede prologarse hasta siete años, es, según Fepime, la falta de recursos humanos y logísticos Los empresarios llevan años denunciando esta situación, especialmente las pymes, en las que el impacto de estos interminables contenciosos es ABC mucho mayor denuncia Cima. Al margen de que muchas pequeñas y medianas empresas no tienen recursos suficientes para afrontar procesos tan largos Además, nos consta que muchas compañías que pensaban apostar por Cataluña se han echado atrás por esto, aunque es un problema que afecta a toda España y la situación es extrapolable A la inseguridad jurídica debe añadirse, según Eusebi Cima, la inestabilidad jurídica, que cambien las reglas del juego de repente sin previo aviso