Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL www. abc. es internacional LUNES 2- -7- -2007 ABC La Policía captura a cinco personas y apunta a una misma célula en Glasgow y Londres Tres detenidos se suman a los dos autores del atentado del sábado s Explosionado un coche vinculado a los terroristas cerca del hospital donde permanece uno de ellos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. En estado de máxima alerta- -en su nivel de crítico con la previsión de algún otro inminente ataque- las fuerzas de seguridad británicas se apresuraron ayer en su intento de detener a los terroristas implicados en las últimas acciones para impedir que finalmente causen la matanza que de momento no han logrado. Cinco detenciones hasta el momento parecen indicar que los coches bomba de Londres y Glasgow fueron obra de una misma célula de terroristas islámicos con residencia en el Reino Unido, posiblemente con alguna conexión con otros grupos previamente desarticulados. La relación con éstos, singularmente con el núcleo de Dhiren Barot (condenado a 30 años por sus planes de llenar limusinas con bombonas de gas para provocar una masiva explosión) podría haber llevado a su detención tiempo atrás y su puesta en libertad al no existir suficientes pruebas contra ellos. Las imágenes de las 150 cámaras de vigilancia en el área de Haymarket de Londres donde fueron colocados los dos mercedes cargados con 200 litros de gasolina, bombonas de propano y gran cantidad de clavos (no hubo explosión porque probablemente falló la detonación con móviles) habrían dado la pista sobre alguno de esos extremistas ya fichados, lo que explicaría la rápida actuación de ayer. En la madrugada del domingo, coches camuflados de la Policía cortaron el tráfico en la autopista M 6, que conduce a Liverpool, para interceptar el paso de un automóvil sospechoso. Dos ocupantes, un hombre de 26 años y una mujer de 27, fueron detenidos y luego conducidos para su interrogatorio a una comisaría de alta seguridad de Londres. A ellos se sumó después otro hombre de 26 años, detenido en el área de Liverpool. Esas detenciones se añaden a la de los terroristas, presuntamente suicidas, que empotraron el sábado un todoterreno contra la entrada de la terminal del aeropuerto de Glasgow, uno de los cuales se encuentra en estado crítico por las quemaduras sufridas por las potentes llamas producidas en el atentado. Ambos habían intentado aumentar el incendio echando a las llamas parte de los bidones de gasolina que llevaban, pero la rápida actuación de la Policía abortó esa operación. Al no poder hacer explotar las bombonas de gas que al parecer llevaban en el coche, el conductor se roció con gasolina. La Policía procedió ayer al registro de varias viviendas de Liverpool, Staffordshire y Glasgow. En la capital escocesa realizó una explosión controlada de un vehículo estacionado en el hospital Royal Alexandra, donde se encuentra hospitalizado uno de los autores del atentado fallido. Un portavoz policial aseguró que el automóvil estaba relacionado con el atentado, aunque agregó que por ahora no hay indicios de explosivos en su interior En sus primeras y extensas declaraciones tras los intentos de atentado, el primer ministro británico señaló a un claro responsable. La amenaza a la que nos enfrentamos es de Al Qaida y de gente relacionada con Al Qaida. Aunque no quiero comentar detalles de la investigación policial en curso, está claro que en términos generales es gente asociada con Al Qaida afirmó en una entrevista matutina con la BBC. Brown indicó que el Reino Unido no cederá ni se dejará intimidar por la amenaza ni el chantaje terrorista. En una referencia a que la presión de Al Qaida no logrará una inmediata retirada de las tropas británicas de Irak, quiso dejar claro que el terrorismo islamista actúa al margen de la situación que pueda haber en Irak, Afganistán y Oriente Medio. Así, declaró que con independencia de esa agenda inter- Registro de viviendas Las bombonas de gas que anteayer, por fortuna, no estallaron en el atentado de Glasgow AFP El duro arranque de Brown y el elogio de Bush por su firmeza Gordon Brown no ha podido tener peor comienzo. Aunque habitualmente ya de sonrisa difícil, Brown apareció especialmente sombrío y cariacontecido en su primera entrevista en televisión. Tres coches bomba en tres días no es ningún recibimiento agradable en su estreno como primer ministro. Los frustrados atentados han roto su estrategia en este comienzo de legislatura, en el que pensaba centrar toda la atención de los ciudadanos en la imagen de cambio y renovado empuje del Gobierno que desea trasmitir. De hecho, en la entrevista de ayer apenas pudo ocuparse de sus inmediatos proyectos, y la conversación giró sobre todo en torno al terrorismo. De todos modos, si la gestión de la crisis se desarrolla convenientemente, Brown puede salir de ella con un liderazgo robustecido. Por de pronto, el presidente de EE. UU, George Bush, elogió la reacción firme del primer ministro británico ante los atentados fallidos, y dijo que la guerra contra los extremistas continúa