Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL JUICIO QUEDA HOY VISTO PARA SENTENCIA LUNES 2 s 7 s 2007 ABC Un momento del rescate de las víctimas de uno de los trenes en los que hicieron explosión las bombas del atentado del 11 de marzo de 2004 ABC Sólo islamistas, sólo Goma 2 ECO El pasado 4 de marzo, tras las primeras nueve jornadas del juicio del 11- M, en las que declararon todos los procesados, ABC titulaba con las mismas palabras que hoy. Después de 57 sesiones y más de 450 horas de vista, ninguna prueba ha desmentido ese titular N. V. D. M. P. M. MADRID. Javier Gómez Bermúdez, presidente del tribunal del 11- M, pronunciará hoy el visto para sentencia. Atrás quedan cuatro meses y medio de juicio y casi tres años de instrucción. Llega, pues, la auténtica hora de la verdad, que previsiblemente a primeros de octubre se conocerá en forma de sentencia. Ha pasado el tiempo de las conspiraciones, de las medias verdades o de las mentiras a palo seco. La última sesión de la vista oral servirá para que las defensas de dos de los principales acusados, Rabei Osman El Sayed, El Egipcio considerado por la Fiscalía como autor intelectual de la matanza, y Jamal Zougam, presunto autor material, presenten sus informes. Se prevé que tanto Endika Zulueta, letrado del primero, como José Luis Abascal, defensa del segundo, prolonguen su exposición durante varias horas. A continuación, los 28 procesados tendrán derecho a la última palabra. A partir de ese momento, el tribunal comenzará sus deliberaciones. Ha sido un juicio de pruebas y no de declaraciones afirma uno de los abogados que a diario se ha sentado en la sala de la Audiencia Nacional. Y precisamente es el análisis de las primeras el que condenará o absolverá a todos y cada uno de los acusados. En cualquier caso, y al margen de la responsabilidad concreta que cada procesado pueda tener o no, que deberá ser determinada por el tribunal, tanto la investigación policial y judicial como la prueba practicada en el acto del juicio oral, permiten llegar ya a algunas conclusiones relevantes. La primera de ellas es que fue un atentado cometido por una célula islamista como reacción a la política de Aznar en relación con Afganistán e Irak y con el objetivo de cambiar el Gobierno. para tratar de hacer un juicio paralelo sobre quien no está acusado en el proceso: las Fuerzas de Seguridad. Para ello, los que debían acusar no han dudado en llegar a la esquizofrenia procesal y, en ocasiones, han ido más lejos que las propias defensas e, incluso, han citado como testigos a sanguinarios etarras para intentar buscar cobertura a sus tesis. Particularmente significativo fue el testimonio del ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera, quien aseguró que el ex comisario general de Información de la Policía Telesforo Rubio había ordenado manipular un informe para que no recogiera supuestas pruebas sobre la implicación de ETA en la matanza. La fuente del ex director general, el comisario Enrique García Castaño, negó no sólo haberle dado esa información, sino que incluso afirmó que le trasladó lo contrario: que nunca hubo el menor indicio de la participación de la banda. También negaron la acusación el resto de mandos implicados en la elaboración del documento. A Díaz de Mera se le dedujo testimonio por negarse en principio a identificar a su fuente. El segundo caballo de batalla de los que intentaron reventar el juicio fue el de los explosivos. Los que han defendido teorías insólitas buscaba introducir de cualquier forma el titadyne. La ecuación estaba clara: si había titadyne, ETA estaba detrás del atentado. La prueba pericial encargada por el tribunal fue su última arma. La premisa era que todos los análisis realizados hasta ese momento estaban manipulados. Es decir, se acusaba a las Fuerzas de Seguridad de, cuando menos, amparar a los terroristas, convirtiéndolas por tanto en cómplices del asesinato de 192 personas perpetrado con el objetivo de cambiar un gobierno. Daba igual si había pruebas o no; la sentencia contra la Policía y la Guardia Civil estaba dictada de antemano. En esas condiciones, los resultados de la prueba pericial de los explosivos resultó definitiva. Primero se intentó asegurar que había serias discrepancias entre la Policía y la Guardia Civil, lo que pronto se reveló como falso. Luego se trató de dar credibilidad sólo a la versión de los peritos propuestos por las partes, que intentaron convencer de que en uno de los focos estalló titadyne. La prueba era una cromatografía de gases de una de las muestras reco- El bulo del titadyne gidas, supuestamente similar a la de la dinamita habitualmente utilizada por ETA. El problema radicaba en que esa cromatografía era absolutamente distinta a la del titadyne explosionado, tal como aclararon los expertos del Instituto Armado. Nadie lo pudo rebatir. Y había un segundo elemento: en 22 de las 23 muestras analizadas aparecía el ftalato de dibutilo, componente exclusivo de la Goma 2 ECO. Los peritos de las Fuerzas de Seguridad fueron especialmente prudentes y aseguraron que sobre el explosivo detonado sólo se podía decir que se trataba de uno de base nitrada, compatible con el citado tipo de dinamita. Además, todo el explosivo intacto localizado en los distintos escenarios de la matanza era Goma 2 ECO y, según ha quedado demostrado en el juicio, al menos el recuperado en el piso de Leganés procedía de Mina Conchita No hay, por tanto, ni una sola prueba que apunte a la presencia de titadyne. La Fiscalía admite la posibilidad de que también estallara Goma 2 EC, al haberse encontrado cartuchos abandonados en la citada explotación minera asturiana. Pero tampoco hay pruebas definitivas de su presencia. En puridad, por tanto, sólo hay pruebas irrefutables de que los islamistas tenían Goma 2 ECO y no las hay de que tuvieran otro tipo de explosivo. Aunque alguien se empeñe en mantener lo contrario. Goma 2 EC Burdos intentos La segunda, que no hay una sola prueba de que ETA esté implicada en la matanza. La banda no es menos terrorista por ello- -es responsable de más de 800 asesinatos hasta ahora- pero los burdos intentos de relacionarla con el 11- M han resultado inútiles ante la fuerza de las pruebas. Algunas de las partes- -la AVT, la asociación Ayuda a las Víctimas, una acusación particular y algunas defensas- -han utilizado este argumento El juicio quedará hoy visto para sentencia después de que los procesados hagan uso de la última palabra Las últimas defensas en informar serán las de Rabei El Egipcio y Jamal Zougam