Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 1 de Julio de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.436. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. Irene Lozano MEJOR PASEN AL ARMARIO L orgullo gay nace cuando la vieja desviación se convierte en elección. La homosexualidad no es motivo de vergüenza, sino una identidad que exige ser reconocida. La exhibición autosatisfecha de lo que antaño fue censurado o perseguido se ha apoderado de quienes vivieron en los márgenes de los siglos. Homosexuales, mujeres, discapacitados, negros, musulmanes, gitanos, todos quieren que su especificidad sea visible; los remeros de la nave de los locos han desembarcado para hacerse notar. Eso es todo. Las minorías se aferran a la intimidación visual propia de los antiguos poderes. Por eso el desfile del orgullo gay se parece a una parada militar. Aquí estoy, estos son mis atributos, éste es mi poderío, dicen ambos. Lo mismo que dice un velo: mi fuerza es el alarde de mi diferencia. Lo malo es que el tiempo de la ostentación ha pasado y mostrarse es una liturgia, tanto para los viejos poderes desposeídos- -el Ejército- -como para los contrapoderes aparentes- -los gays- Un amigo culto me hablaba el otro día de cuando ValleInclán se apostaba con sus barbas de chivo frente al Palacio de Oriente y gritaba: Borbón, baja Allí habitaba el poder y allí llevaba él sus quejas, frente a un soldado de la Guardia Real que le rogaba: No me comprometa, don Ramón, no me comprometa Entonces ejercer el poder implicaba ser percibido como tal. Hoy los que mandan visten de paisano: son como el oficinista de mil euros, porque los trajes de cachemir sólo se distinguen al tacto. Mientras el poder se mete en el armario para erigirse en minoría invisible, todas las demás minorías, es decir, la mayoría, pasean su orgullo en días alternos. Reclaman la visibilidad como si no fuera el símbolo de su derrota. E La joven Octavia Vilas, en su piso del barrio vigués de Coia, con sus dos hijas pequeñas, en su nueva habitación Sin sus hijas por una falsa denuncia La acusaron de enseñar fotos de sus hijas desnudas por internet. La denuncia partió de su ex suegra. Cinco años más tarde, y con dos sentencias absolutorias, la viguesa Octavia Vilas tiene de nuevo a sus pequeñas en casa POR ANA MARTÍNEZ FOTO MIGUEL MUÑIZ Cuando llegaron a mi domicilio a decirme que se me achacaba la comisión de un presunto delito de exhibicionismo y pornografía infantil no me lo podía creer relata esta madre de 31 años, residente en el barrio de Coia, que ahora mismo está en fiestas. Pero, tras una dura lucha, ¡la mía! sólo Dios podrá quitármelas de nuevo sostiene. Mientras narra su penuria, en el salón de su hogar, solloza. En las paredes están colgadas las fotografías de las crías haciendo la primera comunión. Me las he perdido cumpliendo con el sacramento comenta, porque un fin de semana le hicieron la ceremonia en la iglesia, y al siguiente mi ex suegra me dejó hacerles un banquete en un restaurante, eso sí, con ella presente Esta echadora de las cartas del tarot nunca llegó a perder la guardia y custodia, pero, debido a la denuncia interpuesta, la Xunta de Galicia se hizo cargo de la tutela de las chicas, que fueron acogidas legalmente por los abuelos paternos. Durante cinco años, pudo visitarlas los lunes y los jueves, dos horas, y nunca sola. Les decía que le dieran un beso a mamá, y respondían que su madre era la abuela; estaba empeñada en quedárselas indica. En cambio, aclara que ella no es tan mezquina. Y señala el reloj para decir que faltan pocos minutos para que el padre las recoja. Igual es contraproducente, pero no las puedo privar de ver al resto de su familia cuando me lo piden Del que fue su pareja en aquella época (ella ya ha rehecho su vida) habla poco. Al principio me apoyó, sabía que era una mentira, pero después se puso del otro lado y nos separamos definitivamente afirma. Octavia, que hace unos días ha sido de nuevo acusada por la abuela paterna de secuestrar a Yasmina y Andrea, tiene muchas esperanzas puestas en el viaje que el miércoles emprenden a Tenerife. Nos vendrá bien para unirnos más; si fracaso al recuperarlas, muero dice. Ahora van a terapia, a fin de superar el trauma y fijar lazos afectivos. No descarta pedir indemnizaciones por daños y perjuicios (ha estado 15 días en la cárcel) ni escribir un libro con su historia. Será mi testamento, para que al crecer entiendan cuánto las amo apostilla. O ctavia Vilas vive desde hace 24 días con Yasmina y Andrea, sus hijas, dos niñas morenas, altas, guapas y sociables, a las que perdió con 5 y 6 años y acaba de recuperar con 10 y 11 ya cumplidos. La pesadilla de esta joven de Vigo, que el 5 de diciembre de 2002 vio como le arrebataban a las dos menores al ser acusada por su ex suegra de mostrarlas desnudas por internet, ha durado un lustro. Es el tiempo que ha tardado en demostrar su inocencia.