Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1- -7- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 93 El mapa español de secuestro de CO 2 La Península tiene potencial para almacenar al menos 50 gigatoneladas de CO 2 y, según el Instituto Geológico y Minero, las cuencas geológicas del Ebro, Duero, Tajo y Guadalquivir son las más idóneas por sus formaciones areniscosas y calcáreas POR ARACELI ACOSTA MADRID. El futuro en la mitigación del calentamiento global está en la captura y almacenamiento de dióxido de carbono (CO 2) principal gas de efecto invernadero. Así lo dijo el Informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) presentado en mayo en Bangkok, aunque la realidad es que las tecnologías para ello ya están aquí. En España ya se está trabajando en varias plantas piloto de captura de dióxido de carbono, pero cuando se pase de la fase de demostración a la comercial, ¿dónde se almacenará ese CO 2 capturado? En esto trabaja desde hace un año y medio, en el marco del proyecto europeo Geocapacity, un equipo del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) Miguel Ángel Zapatero, coordinador general de almacenamiento de CO 2 del IGME, explicó a ABC que están elaborando un mapa del potencial teórico de almacenamiento geológico que podría haber en nuestro país. Las primeras estimaciones se refieren a que la España peninsular podría almacenar al menos entre 45- 50 gigatoneladas de CO 2. Esto sin contar la plataforma continental, algo que se estudiará más adelante dijo Zapatero. El CO 2 puede almacenarse en yacimientos ya agotados de petróleo y gas- -formaciones geológicas gigantes y selladas pues han contenido esos fluidos durante millones de años- en capas de carbón inexplotables y en formaciones salinas profundas, con una capacidad de almacenamiento muy grande. Éstas están en todas las cuencas sedimentarias terrestres y marítimas, y no sólo en algunos lugares, como los yacimientos, y es ALMACENAMIENTO GEOLÓGICO DE CO 2 Potencial en España Zona sin potencial por ser suelo granítico y metamórfico y no tener porosidad Zona con potencial por ser formaciones areniscas y calcáreas con porosidad y permeabilidad. Recubierta de arcillas Cuencas geológicas con gran potencial de almacenamiento Río Guadalquivir Río Ebro Río Duero Río Tajo Opciones de secuestro geológico 2 2 0 m. 1 3 3 CO 2 ALMACENADO CO 2 INYECTADO 1.000 m. 1 2 Petróleo o gas producido 1 2 3 Yacimientos de petróleo y gas agotados Formaciones salinas profundas (marítimas y terrestres) Capas de carbón inexplotadas También se puede utilizar para la recuperación mejorada de petróleo y gas, y de metano en capas de carbón 2 2.000 m. precisamente donde nuestro país tiene ese gran potencial. España tiene posibilidades de contar con almacenamientos propios sin tener que recurrir a los yacimientos agotados del Mar del Norte asegura este doctor ingeniero de Minas. Así, Zapatero avanza que hay un tercio de la Península Ibérica que queda descartado por tratarse de suelos graníticos y metamórficos que no tienen porosidad para poder almacenar este gas. Se trata de un área que iría desde Galicia hasta el Macizo Ibérico y bordeando el Duero llegaría hasta Salamanca y Extremadura. El resto de la Península tiene mayor po- Suelos sin porosidad tencial de almacenamiento, si bien hay cuencas geológicas más favorables que otras. Sin querer entrar en emplazamientos concretos, pues eso dependerá también de la proximidad de los focos emisores de CO 2 Zapatero explica que las más favorables son las cuencas, en su contexto geológico, del Ebro, el Duero, el Tajo y el Guadalquivir Se trata de grandes áreas geológicas y su idoneidad radica en que tienen un gran recubrimiento de arcillas, un sello impermeable que impide cualquier fuga dice el investigador. Bajo ese recubrimiento lo que hay son formaciones areniscosas y calcáreas con porosidad y permeabilidad. El dióxido de carbono, una vez capturado en la chimenea de la planta en cuestión, se inyectaría a partir de los 800 metros de profundidad y hasta 2.500 metros. Si bien lo ideal es hacerlo lo más cerca posible de los 1.000 metros para no encarecer el proceso El CO 2, una vez comprimido y llevado a unas condiciones de casi puro, se introduce a través de unos pozos de inyección. A una profundidad de más de 800 a 1.000 m, el CO 2 se vuelve hipercrítico y adquiere una densidad de líquido. Isabel Suárez, técnico del IGME, explica que una tonelada de CO 2 en condiciones naturales de 0 grados y 1 bar de presión ocupa 503 m 3, mientras que en el subsuelo, en condiciones de 35 grados y 100 bares, ocupa 1,39 m 3. Por tanto, dice Zapatero, esta densidad brinda la posibilidad de utilizar de forma eficiente el espacio de almacenamiento subterráneo, pues ocupa 500 veces menos en el subsuelo que en superficie, además de mejorar la seguridad del almacenamiento Una cuestión, la de la seguridad, en la que Zapatero insiste mucho. Así, se ponen pozos de monitorización, de control, que detectan si hay una fuga. No obstante, matiza, se trata de buscar simplemente formaciones y estructuras iguales que las que la naturaleza ha desarro (Pasa a la página siguiente)