Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 TOROS www. abc. es toros DOMINGO 1- -7- -2007 ABC Otras plazas Feliz fin de fiesta: tarta, ranas y orejas BURGOS Plaza de toros del Plantío. Sábado, 30 de junio de 2007. Lleno. Cuatro toros de Joaquín Barral y dos de La Palmosilla (3 y 5 manejables y justos de fuerza. Jesulín de Ubrique, de rioja y oro. Estocada corta y caída. Aviso (oreja) En el cuarto, media en los sótanos, pinchazo hondo y descabello. Aviso (oreja) Manuel Díaz El Cordobés de blanco y oro. Estocada corta (oreja) En el quinto, pinchazo y estocada desprendida (dos orejas) Francisco Rivera Ordóñez, de azul añil y oro. Pinchazo y estocada desprendida (silencio) El sexto se echó y fue apuntillado (silencio) Jesulín y El Cordobés salieron a hombros. La Muela (Zaragoza) El Juli corta dos orejas mano a mano con Salvador Vega Cuatro toros de Capea, bien presentados, mansos con pocas fuerzas; destacó el quinto. El Juli, silencio, oreja y oreja tras aviso. Salvador Vega, ovación tras aviso, silencio tras dos avisos, y silencio tras aviso. La plaza registró poco más de media entrada, según informa Efe. Soria Antonio Ferrera sale a hombros Cuatro toros de la ganadería de Martín Lorca, uno de José Luis Pereda y otro, que resultó ser el mejor de la tarde, con la divisa de El Torero. Javier Conde, bronca y oreja. Salvador Cortés, oreja y silencio. Antonio Ferrera, oreja y oreja. Media plaza. Zamora Hermoso y Callejón, por la puerta grande Toros de Castillejo de Huebra, reglamentariamente despuntados. Joao Moura, ovación y ovación. Pablo Hermoso de Mendoza, oreja y oreja. José Miguel Callejón, oreja y dos orejas. En Toulouse (Francia) Juan Bautista, oreja y oreja. Sebastián Castella, ovación y oreja. Julien Miletto, ovación y dos orejas. Toros de Margé. Al 6 le dieron la vuelta al ruedo en el arrastre. ROSARIO PÉREZ BURGOS. Una marea de gente se arremolinaba por los aledaños de la plaza. Toreaban los ases del corazón: Jesulín de Ubrique, Manuel Díaz El Cordobés y Francisco Rivera Ordóñez. Una monada de cartel según escuché por los alrededores del Hotel Puerta de Burgos, cuartel general del toreo durante esta feria y por donde pulularon decenas de admiradoras. Toda España los conoce, todos quieren un autógrafo, todas persiguen la fotografía. Son ídolos de masas, gusten más o menos al aficionado purista. Con esta terna ocurre como con los programas rosas, que uno pregunta y nadie reconoce verlos, pero luego las audiencias marcan lo contrario. Los tres espadas de la revistas del cuore también registran elevados índices de share Las empresas lo saben, con lo que rara es la feria en la que no figura este cartel llamado me- El Cordobés arrasó en su cumpleaños en Burgos, salto de la rana incluido diático. Martín Lorca no se ha quedado atrás y montó como colofón del ciclo el festejo de ayer. Y la jugada ha sido maestra, porque la plaza se llenó hasta los topes, con el mérito añadido de ser fuera de abono. Los toreros ofrecieron su espectáculo, el que les caracteriza, ayudados de las bondades de la corrida de Joaquín Barral, remendada con dos de La Palmosilla. Redondo broche, porque la clientela se divirtió de lo lindo. La tarde amaneció de esta guisa: de fondo, las notas de Feliz en tu día En las rayas, frente a la puerta de caballos, una tarta. A su vera, miembros de peñas y El Cordobés, que agarra el cuchillo cual estoque y entra a matar al pastel. El público corea: ¡Felicidades, Manolo! Y arranca el paseíllo seriamente Lo cierto es que a este Díaz le adoran por estos lares y ya es habitual que celebre su cumpleaños en El Plantío. Y aunque roce los cuarenta sigue con las facultades de un chaval, vistos los brincos que da. Con el jabonero quinto armó la mundial. Sus muletazos no pasarán a la historia, pero sí permanecerán inmortalizados en imágenes esos cabezazos al bendito toro como si estuviese en un combate de boxeo y... ¡el salto de la rana! Qué algarabía, qué alboroto, qué torería. El Cordobés croaba y la plaza bramaba. La guinda fueron esos besitos que casi plantó al de La Palmosilla en los morros. Las dos orejas fueron harina de otro costal, que no es precisamente el de la ortodoxia. Al deslucido segundo, al que arrebató otro trofeo, le dio fiesta discreta. FÉLIX ORDÓÑEZ Jesulín había manifestado en la prensa local que estaba fuerte como un toro después de sufrir una recaída en su lesión de espalda. Y la verdad es que parece tener cuerda para rato, porque en ambas faenas oyó un aviso antes de entrar a matar. Buscaba agradar y se hartó de torear, tanto al primero- -con clase y poca fuerza- -como al buen cuarto. Hizo el toreo más serio, pero donde causó sensación fue en los desplantes. Rivera, muy precavido en su primero- -que no fue ningún barrabás- salió espoleado en el sexto. Banderilleó y se esforzó con la muleta, pero el toro se echó aburrido de tanto banderazo antes de entrar a matar y hubo de ser apuntillado. La gente se quedó con las ganas de sacarlo a hombros con sus compañeros. Otra vez será. Chaves y Sánchez Vara, a hombros con una encastada victorinada JAVIER LÓPEZ HERNANZ SEGOVIA. La encastada corrida que Victorino Martín envió a Segovia propició el triunfo de López Chaves y Sánchez Vara. Aunque en igualdad de trofeos, resultó más rotundo el éxito de Vara. Los dos abandonaron la plaza a hombros con el mayoral de Victorino. Sánchez Vara aprovechó la buena condición del tercero, que fue premiado- -un poco excesivamente- -con la vuelta al ruedo en el arrastre. Faena bien confeccionada, con pasajes vibrantes sobre ambas manos, aunque se le hubiera agradecido más ajuste. Estuvo mejor aún frente al sexto. Levantó pasiones con el capote- -lo recibió a portagayola- se mostró espectacular en banderillas y muy templado con la muleta. Toreó con largura y profundidad, con la mano muy baja. Mató bien, pero el presidente, cicatero, le negó la segunda oreja. López Chaves estuvo hecho un léon frente al listo segundo. Decidido, firme y valeroso, lo empapó en la muleta, para enjaretarle varias series ligadas de mucho mérito. Logró la oreja y otra del encastado quinto, que le puso en apuros por la izquierda, por donde sufrió un par de achuchones sin consecuencias. Resolvió con oficio una papeleta complicada. Esplá pasó un quinario con el peligroso primero. Muleteó sobre las piernas. Otra cosa no cabía. El público no acabó de verlo. En el cuarto se resarció y se embolsó un trofeo en una faena en la que predominó el adorno sobre el toreo fundamental. SEGOVIA Plaza de toros de Segovia. Más de media entrada. Toros de Victorino Martín, de correcta presentación; encastados; peligroso el 1 al 3 le dieron la vuelta al ruedo. Esplá, de grosella y pasamanería rosa. Media atravesada, dos pinchazos y estocada (silencio) En el cuarto, pinchazo, estocada caída (oreja) López Chaves, de verde botella y oro. Estocada (oreja) En el quinto, pinchazo, otro hondo y descabello (oreja) Sánchez Vara, de gris perla y oro. Estocada corta y estocada desprendida (oreja) En el sexto, estocada y descabello (oreja con petición) Salieron a hombros Chaves, Vara y el mayoral.