Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 s 7 s 2007 Los artistas denuncian la copia de sus obras CULTURAyESPECTÁCULOS 91 Fabrizio Plessi demandará a la Expo de Zaragoza por plagio El artista italiano, que presentó a concurso una noria tecnológica y no fue seleccionado, asegura que han utilizado su idea para otro proyecto M. MOREIRA R. PÉREZ VALENCIA ZARAGOZA. Un año después de que Fabrizio Plessi presentara a bombo y platillo el anteproyecto de una noria tecnológica para la Exposición Universal de Zaragoza, el videoartista italiano ha decidido demandar al Consorcio de la Exposición Universal por un delito de plagio. En opinión del veneciano, la noria de un joven artista francés llamado Nicolas Cammoison, que sí participa en el evento, guarda sospechosas similitudes con su videoescultura. La inclusión del escultor veneciano en el catálogo de Expo Zaragoza 2008 guardaba coherencia con el leit motiv del evento: el agua. El creador italiano, un clásico del género junto a Nam June Paik o Bill Viola, ha dedicado más de tres décadas al estudio conceptual del agua, contraponiendo deliberadamente esta fuerza básica de la naturaleza con la expresión más común de la tecnología, la televisión. La forma en que el destino quiso que Plessi conociera este supuesto plagio no está exenta de comicidad. Fue en la pasada edición de ARCO. Me encontré con esta noria, más pequeña que la que yo había diseñado, y sin televisiones, y me hizo gracia que alguien hubiese tenido una idea parecida a la mía. Pero luego me enteré de que esa obra iba a a Zaragoza. Habían robado mi idea, después de que yo les enseñara mis planos y documentos. Tengo pruebas aseguró a ABC. Plessi- -que califica a los responsables como ¡banditi! (bandidos) -alega que en 2005 el entonces asesor de arte de la Expo, Pablo Rico, le propuso hacer una gran pieza con la idea de instalarla en un lugar privilegiado del recinto, delante del pabellón de la arquitecto iraquí Zaha Hadid, en un espacio que posteriormente quedaría como un parque natural para los zaragozanos. A ellos les encantó el proyecto, que iba a tener 50 metros de altura y 30 de anchura afirma el artista, enardecido ante la explicación que le brindaron: Se han atrevido a decirme que yo no he inventado las norias Por su parte, el Consorcio Expozaragoza niega que Plessi haya sido engañado por esta entidad ni plagiado por otro artista. El director de Comunicación, Antonio Silva, explica que el escultor veneciano presentó su proyecto cuando aún no se había abierto el concurso internacional de ideas para seleccionar las obras a instalar en las riberas del Ebro. Ni hubo compromiso alguno ni menos aún contrato alegan. Según esta versión, Plessi simplemente no fue seleccionado por el jurado, formado por expertos de prestigio internacional entre los que se encontraba el director de la Tate Modern de Londres, Vicente Todolí; Lorette Cohen, directora de la Association Jardin Urbain, de Lausana; María Corral, comisaria de arte y ex directora del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; y Teresa Velázquez, directora de conteni- Sin contrato firmado Noria creada por Nicolas Cammoison para la Expo de Zaragoza dos del Matadero de Madrid. El director de Comunicación de Expozaragoza insiste, además, en que tampoco es posible hablar de plagio entre la noria de Plessi y la seleccionada, de Nicolas Camoisson. La de este último es una obra basada en las cenias de la tradición siria que, además, funcionará realmente como noria hidráulica. La de Plessi, por el contra- ABC rio, era un concepto de obra de arte tecnológica. Lo único en común es la noria un invento milenario, así que difícilmente se puede sustentar una acusación de plagio, explica. John Kay acusa a Damien Hirst de robarle una idea EFE LONDRES. John Kay, un artista británico residente en Nueva York, ha acusado a su compatriota Damien Hirst de haberle robado una idea para la calavera incrustada de 8.601 diamantes que éste exhibe en una galería de Londres y que se vende por cerca de 75 millones de euros (unos 100 millones de dólares) Kay afirmó en The Times que lleva desde 1993 haciendo calaveras similares a la de Hirst, del que supuestamente fue amigo entre 1992 y 1994 y con quien expuso conjuntamente en Nueva York. Cuando oí que estaba haciendo esa calavera, sentí como si me hubieran pegado un puñetazo en el estómago. Al ver la imagen en internet, tuve la sensación de que una parte de mí estaba en aquella obra. Fue un auténtico shock afirma Kay. De origen londinense pero residente en Nueva York, Kay creó veinticinco calaveras, inspiradas en las de los mayas, aunque no utilizó diamantes, sino cristal, que, al reflejar la luz, producía una sensación similar a los diamantes. A lo largo de los años ha explorado repetidamente esa idea original, cubriendo calaveras de jabón y cera con diamantes artificiales y cristales de Swarovski. Kay dice que Damien Hirst es muy afable y divertido, pero le cuesta tener ideas. Son precisos años de trabajo hasta desarrollar algo For the love of God de Hirst, eje de la polémica REUTERS