Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID DOMINGO 1 s 7 s 2007 ABC Carlos Pazos en el Reina Sofía: trozos de vida convertidos en souvenirs Inclasificable... y contradictorio: posee el premio Nacional de Artes Plásticas, pero su obra apenas está en colecciones públicas NATIVIDAD PULIDO MADRID. Ha querido la casualidad que este verano coincidan en el Reina Sofía dos exposiciones plagadas de juegos e ironías por todos sus rincones. Ya era hora de que llegara a este museo un poco de buen humor. Que falta le hacía. Luis Gordillo y Carlos Pazos son, en opinión de Manuel Borja- Villel, director del Macba y comisario de la muestra de Pazos, los dos locos más locos del arte español actual. A pesar de las evidentes diferencias entre sus trabajos y de que tienen actitudes bien distintas, también hay coincidencias: ambos beben del pop y del surrealismo, y los títulos de sus obras son de lo más divertido. Si el primero ha inundado de pop la sala A 1 con un montaje espectacular, el segundo ha llenado la tercera planta del CARS con sus obras y con millares de objetos que colecciona obsesivamente. Más que una exposición al uso parece un bazar o mercadillo dominguero: encontramos objetos imposibles, jarrones de lo más kitsch, y cientos de Mickey Mouse, que parecen reproducirse a millares. Nos cuenta que los guarda en la habitación de su casa en Colliure y que los colecciona desde principios de los 80. Borja- Villel le ha comprado un pequeño Mickey vestido de torero, que le regala. Ya lo tenía, advierte Pazos, pero de otro color. Y no duda en incorporarlo a la muestra. Pazos ya apuntaba maneras desde pequeño. En una vitrina se exponen unos frágiles muñecos que tenía cuando era niño. No jugaba con ellos, los coleccionaba. Creador inclasificable donde los haya, a caballo entre la mitomanía y el descreimiento, es, según Ana Martínez de Aguilar, directora del Reina Sofía, un personaje literario que a Proust le hubiera encantado crear La exposición Carlos Pazos. No me digas nada coproducida por el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona y el Museo Reina Sofía, ya se vio en el centro catalán y ahora desembarca en Madrid (hasta el 8 de octubre) con nuevas incorporaciones, como la instalación Nicasso Retrato de Carlos Pazos a la manera de los maestros antiguos Milonga o Tempestad para náufragos III Son más de tres centenares de piezas (collages, dibujos, fotografías, vídeos, esculturas, instalaciones, objetos o una película reciente, Mnemocine. Película recortable que cierra el recorrido) que revisan 30 años de trabajo. Para mí, mi obra son mis souvenirs de los recuerdos. Yo vivo, corto en trocitos mi vida y los convierto en souvenirs afirma Pazos, quien afirma, con el buen humor que le caracteriza, que ya su madre decía que era raro. Medio en broma, lanzó el guante a Martínez de Aguilar: Me gustaría que esta estancia temporal en el museo fuese permanente La directora del CARS lo recogió. Para Borja- Villel, Carlos Pazos es un misterio inclasificable, lleno de contradicciones, como ser premio Nacional de Artes Plásticas 2004 y estar presente en muy pocas colecciones públicas españolas Entre ser y estar, él elige estar, pero sin la s Adora ser expuesto añade el comisario. Y es que ya lo dice Pazos en uno de sus trabajos: Voy a hacer de mí una estrella Advierte Borja- Villel en él reminiscencias de artistas como Rauschenberg, Duchamp o Warhol. Destaca las máscaras y alter egos que construye, su afán por acumular obsesivamente, su humor e ironía, así como una melancolía no nostálgica y lo que tiene de resistencia y crítica. Algunas de las obras expuestas- -como Strip- tease. Du vrai! y Aladdin Jesus -ya las vimos este año en ARCO. Un misterio inclasificable Carlos Pazos, en el Reina Sofía SIGEFREDO El CARS reúne más de 300 piezas: collages, dibujos, fotos, vídeos, esculturas, objetos, instalaciones y un filme El artista colecciona figuras de Mickey Mouse compulsivamente ABC