Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 s 7 s 2007 Empresa ECONOMÍAyNEGOCIOS 55 Sacyr y la francesa Eiffage, condenadas a entenderse a pesar del laberinto legal La española ha mordido presa y Luis del Rivero es un empresario que no se rinde fácilmente M. J. P. MADRID. La aventura francesa de Sacyr y su participación en Eiffage no para de darle disgustos alpresidentedel grupo español, Luis del Rivero. Primero fue el rechazo absoluto de Eiffage a que Sacyr entrara en su consejo de administración, a pesar de que el grupo español es su principalaccionista con una participación del 33 del capital. Luego fue el episodio de la última junta de accionistas de Eiffage, en la que la dirección del grupo francés negó el derecho al voto a casi un 18 del capital por entender que actuaba en concertación con Sacyr. Y, ahora, la autoridad bursátil francesa (AMF) en la que Sacyr y el resto de accionistas españoles confiaban para que resolviera la tropelía de la última junta de Eiffage, en lugar de dar la razón a la parte española se ha alineado sin fisuras con la parte francesa, ha anulado la opa lanzada por Sacyr sobre Eiffage y obliga al grupo español a reformularla pagando en efectivo al menos 127,3 euros por cada acción. Estima la AMF que al menos seis accionistas actuaron en concertación con Sacyr, por lo que el grupo español sobrepasó de facto el límite desde el que debe lanzar una opa sobre el 100 de Eiffage en efectivo y al último precio pagado por sus acciones y considera que Portman Golf fue uno de los accionistas concertados con Sacyr. Como quiera que esta sociedad compró a un precio de 127,3 euros por acción las acciones de Eiffage, éste debería ser el precio mínimo al que Sacyr debería lanzar su opa, en lugar de la que había propuesto por canje de acciones. No obstante, este precio puede servir sólo como referencia, ya que la AMF no aclara este extremo y dentro de sus atribuciones se incluye la de exigir un determinado precio si llega a presentarse la opa por parte española. De inmediato, Sacyr y otro de los accionistas españoles de Eiffage, Rayet, presentaron un recurso de urgencia ante la Corte Suprema, que fue desestimado en apenas unas horas. Y en estas estábamos cuando ha trascendido esta misma semana, tal y como publicó ABC el pasado viernes, que el Senado francés, a través de su presidente de la Comisión de Finanzas, Philippe Marini, sugirió, por carta, a su CNMV que impidiera la opa de Sacyr. Por tanto, el presidente de Eiffage, Jean Francois Roverato, puede considerarse el ganador de la batalla, pero la guerra parece que no va a parar aquí. Luis del Rivero es de los que no se arredra y Sacyr ha pasado a considerar la fusión con Eiffage como una cuestión ineludible Por su parte, Rayet está más que molesta con la AMF y los tribunales franceses pues considera suficientemente probado que no ha actuado en concertación con Sacyr, por lo que tampoco parece que vaya a decaer en su lucha para que se anule la junta de Eiffage en la que no pudo votar. De hecho, las denuncias ante el tribunal de comercio de Nanterre (París) siguen su curso. A la lucha se ha sumado en los últimos días una denuncia de la Aemec, asociación de accionistas minoritarios, ante los tribunales franceses representando a casi un 10 del capital de Eiffage, otro grupo de españoles al que también se le negó el derecho al voto. En su lucha, la Aemec cuenta con el respaldo de una asociación francesa de accionistas minoritarios que entiende que la dirección de Eiffage nunca pudo privar de su derecho a votar a ningún accionista de la sociedad. Es más, la denuncia de la Aemec contraataca a Eiffage con sus mismos argumentos y plantea la existencia de una concertación evidente entre accionistas franceses, en particular de las sociedades de inversión a través de las que los directivos y el resto de trabajadores de la compañía tienen en su poder parte del capital de la francesa. ¿Cuáles serán los siguientes hitos en esta guerra? De momento, tanto Sacyr como Rayet Luis del Rivero, presidente de Sacyr, considera una cuestión ineludible la fusión con Eiffage recurrirán a los tribunales la decisión de la AMF y, a corto plazo, el tribunal de comercio de Nanterre debería pronunciarse sobre la nulidad o validez de los acuerdos de la junta de accionistas. Su veredicto se había aplazado hasta conocer la decisión de la AMF, por lo que pocos dudan que tras la decisión del supervisor bursátil francés, el tribunal se alineará con la parte francesa y estimará que Eiffage tenía suficientes argumentos para tomar la decisión que tomó. Los más avezados sugieren que la sentencia tendrá matices, pero que el fondo también será contrario a los intereses de los accionistas españoles. Para más adelante, REUTERS Las diferencias parecen irreconciliables, pero ambas partes dejan abierta la puerta a una solución negociada La Cámara España- EE. UU. ficha a Antonio Camuñas ABC MADRID. La Asamblea Anual de la Cámara de Comercio España- Estados Unidos, celebrada en Nueva York, ha ratificado el nombramiento de Antonio Camuñas como su nuevo representante en España, con el encargo de potenciar la presencia de la Institución en territorio español y desarrollar actividades que contribuyan a la mejora de las relaciones económicas entre ambos países. La Cámara es la principal organización dedicada al desarrollo de las relaciones empresariales entre los dos países, y tiene su sede principal en el Empire State Building, en Nueva York. Camuñas está ligado a esta Cámara de Comercio desde hace varias décadas, y dirigió la institución en los años ochenta. Es presidente del Grupo de Consultoría Global Strategies. queda por conocer el siguiente movimiento de Sacyr. Está obligada a lanzar una opa en metálico y 12.200 millones de euros parecen a primera vista un precio excesivo por controlar la tercera constructora francesa. De esta cantidad, 7.800 millones irían destinados a la opa sobre Eiffage y otros 4.400 a otra sobre la concesionaria de autopistas APRR, de la que Eiffage es el accionista de control. Muchos consideran que APRR es en realidad el objetivo y que cuando la parte francesa hablaba de que Sacyr quería trocear Eiffage expresaba su temor a que APRR fuera desgajada del grupo para integrarse en la filial de concesiones de Sacyr, Itinere, que esta semana se fusionó con Europistas. Desde las dos partes, aparentemente, las diferencias son irreconciliables, pero no deja de sorprender que debajo de los ataques cruzados se deje siempre la coletilla de una solución negociada. Desde luego, a Sacyr le interesa negociar y el presidente de Eiffage, a punto de jubilarse, no le haría ascos a adoptar una posición semejante a la del presidente de Endesa, Manuel Pizarro, quien ha batallado para que sus accionistas obtuvieran el máximo precio posible por sus acciones ante la evidencia de que la eléctrica iba a cambiar de manos. De hecho, ya ha dicho que no es contrario a un cambio en el control de Eiffage, pero no a cualquier precio Diferencias más importantes han logrado salvarse. Recuerden el caso de Metrovacesa y la guerra entre los accionistas. ¿Por qué no va a resolverse ésta? ¿Diferencias irreconciliables?