Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA DOMINGO 1 s 7 s 2007 ABC El congreso de Ciutadans reprueba por tres votos la gestión de Rivera Á. M. BARCELONA. La asamblea general de Ciutadans -Partido de la Ciudadanía (C s) acordó ayer reprobar el informe de gestión de la ejecutiva y el informe del consejo general del partido, que preside Albert Rivera. Los 500 delegados convocados al congreso de C s, que se celebra en un hotel de L Hospitalet de Llobregat, rechazaron el informe de la ejecutiva por 166 votos en contra, 163 votos a favor y 70 abstenciones. El estrecho margen de las votaciones refleja la división interna de Ciutadans que afronta un cónclave decisivo para conocer su futuro como una fuerza política catalana o bien como un partido estatal. La asamblea general de C s votará hoy al presidente de esta formación antinacionalista entre las dos candidaturas- -la continuista de Rivera y la renovadora del catedrático y ex miembro del PSOE Luis Bouza Brey- -que tienen posibilidades de salir elegidas, aunque al parecer no serán las únicas. Carretero hace oficial su alternativa a la cúpula de ERC apoyado por 855 militantes Heribert Barrera acudió a la presentación de la plataforma crítica Reagrupament. cat, que pide la salida de Carod y Puigcercós MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. De realidad virtual a realidad física. Reagrupament. cat es ya, oficialmente, alternativa a la actual dirección de ERC. La corriente crítica encabezada por el ex consejero de la Generalitat Joan Carretero se presentó ayer formalmente en un acto celebrado en el Auditorium de Barcelona, tras lograr el apoyo de 855 militantes republicanos y 2.000 simpatizantes a través de una página web. La supeditación al PSOE que, a juicio de este colectivo, ejercen los actuales líderes de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira y Joan Puigcercós, provocó hace cinco meses la irrupción de esta plataforma, cuyo objetivo no puede ser más claro: superar el desarmamiento ideológico del partido y sin ninguna duda, un relevo en la dirección del partido aseguró Carretero durante su intervención, seguida por medio millar de asistentes, entre ellos el histórico dirigente republicano y ex presidente del Parlamento catalán Heribert Barrera y Rafael Niubó, hombre de confianza de Carod y actual secretario general del vicepresidente de la Generalitat. En los últimos días, asistimos estupefactos a maniobras dignas del mejor contorsionismo político continuó Carretero, en alusión a la reciente conferencia supuestamente rupturista de Puigcercós, que calificó de lifting La puesta de largo de Reagrupament. cat se produce en un momento de declive de ERC, donde se ha acentuado la pugna entre rivales. El propio Puigcercós comienza a postularse como presidente en lugar de Carod. El ex consejero formalizó ayer su corriente en ERC ELENA CARRERAS MANGAS POR HOMBRO En España, la democracia no funciona bien porque las políticas particulares han empezado a coordinarse en detrimento claro de los intereses de todos dila a los republicanos casi nunca las ha velado con demasiado empeño, ni lleva visos de corregir su empecatada tendencia a la pasividad. En Atenas había que gratificar a los ciudadanos con tres óbolos para que acudieran a la asamblea; en la España de hoy mismo, a un español tomado al azar le sobran los dedos de una mano cuando se le pide que enumere ministros, o bosteza de aburrimiento si se le habla del déficit, de las garantías constitucionales, o de otras cosas por el estilo. El tercer motivo ha sido agudamente descrito por los economistas especializados en la acción colectiva. Nuestro cerebro, maravillosamente capacitado para distinguir las notas musicales o los matices cromáticos, se difracta y como aturde apenas llega el momento de relacionar los intereses generales, con los particulares. Somos proclives a creer que los primeros pueden promocionarse sin nuestro concurso personal, de donde resulta una fuerte inclinación a pasarle el marrón al prójimo. Lo revelan las encuestas: un porcentaje asombroso de ciudadanos reclama, simultáneamente, menos impuestos y más prestaciones públicas, o más solidaridad y menos obligaciones. A pesar de todo, las democracias se sostienen- -se sostienen, perdonen la obviedad, mientras se sostienen- -gracias a un cúmulo de circunstancias en que intervienen, en dosis diversas, la suerte, el cacumen de los dirigentes, y el buen sentido de fondo de los gobernados. Las buenas leyes, por supuesto, contribuyen también lo suyo. Pero las leyes no garantizan nada si no se usan bien, así como un buen coche no garantiza que el viaje llegará felizmente a término si no se conduce bien. De suerte que, sumándolo todo, nos encontramos con que sería tonto confundir la democracia con un fenómeno natural, es decir, destinado a seguir su curso con independencia de lo que hagan los hombres. El éxito de cualquier democracia es precario y condicional, y de nosotros depende que el invento dure genera- Álvaro Delgado Gal a democracia no ha funcionado nunca bien, si por tal se entiende hacerlo con arreglo a ciertos rendimientos ideales. Uno de los motivos que convierten en difícil el funcionamiento de la democracia, es que no se sabe, en rigor, qué significa representación popular El concepto está preñado de paradojas- -Condorcet fue el primero en estudiarlas sistemáticamente- y además es inestable: o nos remite a la mayoría mística de Rousseau, y entonces estamos aviados, o se limita a invocar mayorías meramente viables cuyas decisiones es probable que entren en conflicto con los intereses de las minorías. Un segundo motivo, es que el pueblo en armas que tanto encan- L ciones o se disuelva en aire al revolver la esquina. Hago estas reflexiones elementales, a la vista del cuadro poco idílico que se ha desplegado después de los últimos comicios. Que la situación es preocupante, sólo lo puede negar un obstinado o un ciego. En Baleares, el PP se ha quedado a dos dedos de la mayoría absoluta. Si tenemos en cuenta que diez mil de las papeletas depositadas eran del PP, pero llevaban borrado el nombre de esa candidata que manifestó repugnancia por representar al partido al que incomprensiblemente la había convocado Matas, y que sólo veinte mil votos descolgaron a la derecha del poder, cabe concluir que ha sido el PP el que se ha derrotado a sí mismo. Lo normal, sería que el conglomerado que ha entrado en su lugar bajara el perfil y tuviera la sensatez de no gobernar contra lo que es casi una mayoría. Pero no: incluye a independentistas batalladores, y se ha estrenado con medidas demagógicas contra el castellano. Realmente, no se podía haber empezado con el pie más cambiado. En Navarra, con una aritmética no muy distinta de la balear, y en un contexto mucho más peligroso, podría repetirse la jugada. Y en Canarias, también pintan bastos. El PP propuso que se acordara, como regla general, la cesión del mando a la lista más votada. Esto es, en sí mismo, una bobada, ya que estamos en un régimen parlamentario, donde gobierna el que ha conseguido una mayoría en el parlamento. Pero es una bobada explicable, puesto que los populares van a pesar harto menos de los que corresponde a los votos obtenidos. Lo que no es tan comprensible, o mejor, sí lo es por desgracia, es que, contraviniendo su propia doctrina, el PP haya cerrado con los nacionalistas un pacto que desplaza al PSOE de su situación preeminente y que le llevará a empujar el émbolo de la disgregación territorial. De modo que hemos ingresado en un lío fantástico, donde unos hacen disparates, otros no hacen o no pueden hacer lo que dicen que habría de hacerse, y otros aún, muy pocos, crecen a contrapelo de una mayoría abrumadora de ciudadanos e impulsan políticas inviables en el corto plazo. Expuesto sucintamente: se está usando la representación de la peor manera posible; las políticas particulares han empezado a coordinarse en detrimento claro de los intereses de todos; y el pueblo, el buen pueblo, mal informado por agentes que se han salido de su quicio, se dedica, mayormente, a papar moscas. Admitirán que no está la cosa para echar cohetes al aire.