Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 24 ESPAÑA ÚLTIMO DEBATE DE POLÍTICA GENERAL ANTES DE LAS ELECCIONES ZAPATERO FRACASA EN SU PLAN PARA ACABAR CON ETA 1 s 7 s 2007 ABC El Gobierno se reunió más veces con ETA cuando la amenaza terrorista era mayor De las 40 reuniones en diferentes países de Europa, 25 fueron antes del anuncio de la tregua y después del atentado de la T- 4 J. PAGOLA MADRID. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y ETA han mantenido, a lo largo del denominado proceso de paz cerca de 40 reuniones en diferentes países de Europa, de las que sólo 14 se celebraron en momentos en los que estaba en vigor el alto el fuego permanente El resto, unas 25, tuvieron lugar bien antes de que la banda anunciara la tregua, bien después del atentado contra la Terminal 4 de Barajas; es decir, bajo la presión del terror. El marco de negociación se asentó en julio de 2005 con los 13 encuentros que mantuvieron en Ginebra el dirigente de los socialistas vascos Jesús Eguiguren, que representaba a Zapatero, y el jefe etarra José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera Esta serie de entrevistas concluyó con un acuerdo político, en el que se reconocía la existencia de un conflicto. Los mismos interlocutores retomaron el contacto y mantuvieron en noviembre de ese mismo año otras siete reuniones, que sirvieron para ratificar el citado acuerdo. Este incluía el carácter permanente que la banda debía dar al alto el fuego y también el contenido del discurso que leería el presidente del Gobierno para anunciar el inicio oficial, que no real, del proceso de paz Además, el acuerdo hacía referencia a las garantías de impunidad para los miembros de ETA Batasuna. Esto es, cese gradual de las detenciones y cierre de sumarios abiertos. El 22 de marzo de 2006 la banda anunció la tregua, que entraría en vigor dos días después. Incumpliendo sus propios compromisos, los terroristas persistieron en su estrategia de kale borroka y en el envío masivo de cartas exigiendo el impuesto revolucionario Pese a ello, el Gobierno dio por terminado el proceso de verificación y, el 29 de junio, Rodríguez Zapatero anunciaba en sede parlamentaria, pero sólo ante los medios de comunicación, el inicio formal de la negociación con ETA. Unos días antes, el Gobierno y la banda se reunieron en tres ocasiones para ultimar esa declaración institucional, que debería hacer una alusión al derecho a decidir de los vascos En septiembre se reanudaron las conversaciones en las que la banda reprochó a los intermediarios del Gobierno que Zapatero no había cumplido lo pactado, ya que en su intervención había puesto la Constitución como límite para cualquier acuerdo. A su vez, el Ejecutivo reprochó a la banda que siguiera extorsionando a los empresarios y no cesara la violencia callejera. El proceso entró así en un bloqueo del que ya no saldría. En octubre se celebraron otras tres reuniones que no sirvieron más que para certificar la crisis de las negociaciones. El robo de armas en Francia y el mitin terrorista REUNIONES GOBIERNO- ETA DURANTE EL PROCESO DE PAZ 2005 JULIO 13 NOVIEMBRE 2006 JUNIO 7 3 SEPTIEMBRE 3 OCTUBRE 3 Desmentidos El Ejecutivo nunca ha informado de las reuniones mantenidas con ETA. A lo más que ha llegado, a través de Rubalcaba, ha sido a un ni confirmo ni desmiento el encuentro celebrado en diciembre, en vísperas de la T- 4. Algo parecido ocurrió con la reunión ETA- Gobierno de finales de marzo que ABC desveló en mayo. Una cita que se produjo tras los asesinatos en la T- 4 (el proceso quedó liquidado según el Gobierno) y en el que se habló de la salida electoral de Batasuna a través de ANV. El último desmentido fue la noticia, adelantada también por ABC, de que el número 2 de Exteriores, Bernardino León, participó en los contactos con la banda. DICIEMBRE 2007 MARZO 5 2 ABC MAYO 3 de Oyarzun fueron auténticos torpedos contra la mesa de negociación. Los encuentros mantenidos en diciembre tampoco sirvieron para dar oxígeno al moribundo proceso, que días después, el 30, ETA remató con la salvajada de Barajas. Pese a que Rodríguez Zapatero dio por roto el proceso, en- tre marzo y abril un representante del Gobierno volvió a reunirse con la banda. Los encuentros se reanudaron los días 14, 15 y 16 de mayo, pero la exigencia de ETA de que el Gobierno cumpliera ya, y en su totalidad, los compromisos políticos esbozados en julio de 2005 hizo imposible el acuerdo. EL MODELO DE ESTADO, EN MANOS DE LA JUSTICIA A la espera del fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán, Zapatero sacará pecho durante el debate por el proceso de reformas estatutarias J. L. L. MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sacará pecho durante el debate sobre el estado de la Nación por el proceso de reformas estatutarias que su Gabinete ha propiciado en esta legislatura. Precisamente, en el guión que el Ejecutivo envió al Congreso de los Diputados a principios de esta semana para pedir la convocatoria de la sesión de la próxima semana, los socialistas presumen del alto grado de consenso que ha dado lugar a los nuevos Estatutos de Autonomía. La Cámara Baja va a tramitar esta legislatura un total de ocho reformas. El último texto, el de Castilla y León, entró en el Parlamento a finales de año pasado y se une a los enviados por la Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía, Balea- res, Aragón y Canarias. En todas ellas, salvo en la catalana, la reforma englobó un amplio consenso por parte del PSOE y el Partido Popular. La vasca fue una excepción, ya que el denominado Plan Ibarretxe fue devuelto al Parlamento de aquella Comunidad autónoma. Pese a todo, las reformas estatutarias han levantado una amplia polvareda en estos últimos cuatro años. El pacto alcanzado por Zapatero y el líder de CiU, Artur Mas, sobre el texto catalán fue el pistoletazo de salida para una alocada carrera de buena parte de las Autonomías españolas por lograr el máximo techo competencial. No se trata sólo de los numerosos recursos presentados por unas Comunidades contra Máximo techo competencial otras ante el Tribunal Constitucional, sino del debilitamiento de un Estado que, en este proceso, se va dejando por el camino un alto número de competencias. En este punto, el PP llevará, como elemento principal del programa con el que concurrirá a los próximo comicios generales, una reforma constitucional en la que se fijen con claridad meridiana las competencias del Estado y cuáles deben ser las materias que no admiten transferencias. El nuevo Estatuto catalán- -aprobado por algo más del 50 por ciento de los votos en el Congreso- -abrió una importante brecha en las relaciones entre el PSOE y el PP y, ahora, tensa al máximo la colaboración parlamentaria que mantienen los socialistas con las fuerzas políticas catalanas de corte nacionalista e indepen- dentista. CiU, ERC e IC se quejan de que el Ejecutivo de Zapatero no tiene interés en desarrollar el nuevo texto estatutario y denuncian que, al año de su aprobación, no se ha concretado ni un sólo traspaso. A la espera del pronunciamiento del Tribunal Constitucional, la reforma catalana marca el tramo final de estos cuatro años de Zapatero en la Moncloa, ya que el apoyo parlamentario con el que cuenta el Gobierno minoritario del PSOE puede verse afectado por la postura que adopten los nacionalistas e independentistas en este- -para ellos- -eje central de la legislatura. En este contexto, los Presupuestos Generales del Estado corren el riesgo de no ser aprobados por falta de apoyo y la prórroga de los actuales es ya una posibilidad factible.