Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA ETA rompe la tregua s Psicosis terrorista DOMINGO 1 s 7 s 2007 ABC Miles de personas fueron desalojadas ayer del aeropuerto de Ibiza después de que se recibiera una amenaza de bomba hecha en nombre de ETA REUTERS La sombra de la T- 4 planea sobre Ibiza En plena llegada de miles de turistas, el aeropuerto de Ibiza vivió ayer horas de angustia y caos por un falso aviso de bomba hecho en nombre de ETA. Tuvo que ser cerrado y viajeros y trabajadores recordaron la T- 4 POR IRENE LUJÁN IBIZA. Eran las doce y media del mediodía cuando el pánico y el desconcierto comenzaron a cundir en el aeropuerto. A esas horas, guardias civiles, policías, vigilantes de seguridad y trabajadores de las compañías aéreas comenzaron a recorrer las colas de facturación y los pasillos del recinto para ordenar a todos que salieran de allí de inmediato. Paralelamente, las sirenas de las Fuerzas de Seguridad comenzaban a oírse en la zona y el temor a un atentado comenzaba a correr de boca en boca. En apenas cinco minutos el edificio estaba desalojado. El despliegue policial estaba más que justificado, ya que poco antes un individuo había llamado al diario Gara y a otro rotativo balear en nombre de ETA para anunciar que una bomba iba a estallar en 40 minutos. Había serios motivos para la alarma, pues la banda ha demostrado ya muchas veces que tiene predilección por los aeropuertos, como se demostró por última vez en diciembre pasado con el atentado mortal de Madrid. Miles de personas cargadas con maletas esperaban acontecimientos en el exterior del recinto, mientras decenas de agentes rastreaban palmo a palmo las instalaciones. Los extranjeros apenas comprendían lo que sucedía; los españoles, no tenían dudas. Como medida de seguridad se cerró el aeropuerto y numerosos aviones tuvieron que desviar su ruta. El día, ya de por sí difícil al coincidir con el comienzo de las instalaciones, se complicaba definitivamente. La tensión creció aún más cuando por la megafonía del aeropuerto la Guardia Civil alertaba a las más de 12.000 personas que se encontraban en el exterior que desalojaran también el aparcamiento ante la posible existencia de un artefacto bomba. Para entonces, los turistas reflejaban ya el miedo en el rostro, a medida que los turoperadores les traducían los distintos avisos. Una vez evacuado todo el aeropuerto, los servicios del Ib- salud, Cruz Roja y voluntarios del Gobierno balear comenzaron a repartir agua e intentaron calmar los ánimos, algo complicado sobre todo cuando a las tres de la tarde los afectados veían cómo los servicios sanitarios instalaban un hospital de campaña. Según Ramón Rovira, coordinador del Ib- Salud, durante la mañana se atendió a una veintena de personas con lipotimias y cuatro ataques de ansiedad. Mientras eso sucedía en el exterior, la situación en el interior era delicada. A las dos y cuarto se oyó una pequeña detonación, que en un principio se atribuyó a un artefacto explosivo. No fue así, sino que la Policía había explosionado una caja de zapatos situada debajo de una papelera y levantó las sospechas. Algo parecido ocurrió a las tres y veinte, cuando los expertos en explosivos actuaron sobre una mochila encontrada en el aparcamiento, que podía esconder un artefacto. De nuevo se trataba de una falsa alarma. A las cuatro menos diez, tras una reunión del gabinete de crisis del Gobierno balear y las Fuerzas de Seguridad, que que descartaron la presencia de bombas, se reabrieron las instalaciones. Empezaba otro calvario para los viajeros afectados, que se agolparon en las colas de facturación y ventanillas de información, muchas de ellas cerradas. Finalmente, el espacio aéreo se reabrió a las cuatro y cinco, auunque tuvieron que pasar casi otras tres horas para que despegara el primer avión de las compañías Iberia y Air Europa. Pero anoche la normalidad aún no se había recuperado y los restrasos eran frecuentes. Más de 12.000 viajeros y 32 vuelos se vieron afectados. El caos en el primer fin de semana del verano ibicenco. Los etarras de Huelva tenían quince imanes para fabricar bombas- lapa EP MADRID. Los etarras que abandonaron un coche con 115 kilos de explosivos el pasado día 21 en una carretera próxima a Ayamonte (Huelva) llevaban en el vehículo una quincena de imanes y un radio mando para fabricar bombas- lapa de activación a distancia, así como dos móviles, uno de ellos adquirido hace unos meses en Sevilla, lo que indica la presencia del comando en Andalucía desde esas fechas. En el maletero del coche, los guardias civiles encontraron además 100 kilos de nitrato amónico, 15 de polvo de aluminio, diez temporizadores y ocho detonadores. Además, según fuentes de la lucha antiterrorista, en el coche se hallaron una quincena de imanes, utilizados por ETA para adherir bombas- lapa a los bajos de los vehículos de las personas a las que quieren asesinar. El hecho de que no hubiera dispositivos de mercurio, utilizados para que las bombas- lapas se activen con el movimiento del vehículo, y sí un radio mando, indica que los terroristas contaban con la posibilidad de activar esos artefactos a distancia. Además, con ese material, los terroristas podrían haber optado entre más posibilidades, desde fabricar un gran artefacto a hacer otros más pequeños, en cualquier caso con temporizador para poder elegir la hora de hacerlos estallar.