Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 1 s 7 s 2007 ABC AD LIBITUM EN EL FRENTE SIN NOVEDAD PROVERBIOS MORALES LIZARZA ADAS las muchas limitaciones, desde el rencor a la falta de imaginación, que envuelven a José Luis Rodríguez Zapatero y empequeñecen su dimensión política y vistas las fronteras, de la pereza a las ataduras, que acotan las posibilidades de acción y decisión de Mariano Rajoy podremos decir, con rigor, pena y permiso de Erich María Remarque lo que reza en el rótulo de esta columnilla. Parecía que, tras años de tempestad y proceso de paz habíamos alcanzado la calma, ya que no el entendimiento mínimo, de un consentimiento mutuo entre los dos rectores de los dos únicos partidos de ámbito nacional. M. MARTÍN Pura apariencia. FERRAND La inmediatez del Debate que viene y la proximidad de unas elecciones legislativas, en las que tanto el PSOE como el PP se juegan la continuidad de sus estructuras y cuadros vigentes, redobla el ruido al que se creen obligados ambos contendientes. A los dos, en el supuesto de que fueran capaces de elegir, les conviene más la propaganda vocinglera que el sereno raciocinio. Esta guerra incruenta, pero total, que se traen los dos grandes gallos presentes en el corral español tiene inmovilizada la Nación. Aquí no pasa nada de cuanto debiera ocurrir y una rara función subsidiaria de la inercia oculta la gravedad y el riesgo de un Gobierno al que definirle como inútil es tratarle con conmiseración. Mejor sería, para ponerle fin a la contienda hueca y entrar de lleno en lo macizo y fundamental que, como sugiere uno de los personajes de Sin novedad en el frente, nuestros dos grandes generales partitocráticos, en calzón de baño y provistos de una recia estaca, saltaran a la arena y se castigaran mutuamente el lomo hasta la extenuación de uno de ellos. El otro, ya sin la carga del enfrentamiento continuo, y muchas veces gratuito, podría dedicarse a las enjundiosas cuestiones que nos propone su- ¿olvidado? -programa electoral. Nuestra guerra, la que se traen sin tregua Zapatero y Rajoy, cursa con engaños continuados y entrecruzados. En eso, si nos atenemos a lo ya visto, el socialista lleva todas las de ganar. Tanto él como sus títeres docentes de mayor confianza- -De la Vega, Blanco y López Garrido- -no cesan en el embuste y sospecho que tan acostumbrados están a él que si les preguntáramos la hora nos responderían con diez minutos de más o de menos para no perder forma ni entrenamiento. El Debate del martes, la última gran batalla previa a las vacaciones en esta guerra sin novedades, tendrá, como viene siendo con aceptación de las partes, más ruido que nueces y, ya con aromas de propaganda electoral, cerrará un curso estéril en un ambiente en el que empiezan a flotar inquietudes y temores sobre la marcha de la economía nacional. Ni el Estado ni la Nación españoles gozan de buena salud y la Patria reposa entre los cascotes de la memoria histórica. Verdaderamente, no hay novedad. D S la invocación a la voluntad de la mayoría. Lizarza nos reALVANDO las distancias, quienes impugnan el cuerda que- -como sabíamos muy bien todos en julio de derecho de Regina Otaola a tomar posesión del 1997- -nunca debe sacrificarse la libertad existente a cargo de alcaldesa en Lizarza siguen la misma lóuna paz posible, pero añade otra enseñanza que deberíagica que aplicó el ayuntamiento de Ermua al arrogarse mos retener en adelante: si la democracia no sirve para en exclusiva el uso del nombre de su pueblo. Se trata en preservar la libertad bajo la ley, se convierte en un insambos casos de una concepción totalitaria de la demotrumento para destruir la ley y la libertad, en pura tiracracia (o de democracia totalitaria a secas) La democranía del número, en dictadura arbitraria de la mayoría, cia se desliza al totalitarismo cuando se salta la ley apecomo nos ha recordado la valerosa Regina Otaolando a la voluntad de la mayoría. la. Un demócrata, afirma Rodríguez, nunca se A Regina Otaola le asiste la ley. Otra cosa es equivoca frente a los terroristas. Falso: un deque su posición no sea nada fácil- -de hecho, es mócrata se equivoca cuando, frente al terrorissencillamente infernal- -y que Lizarza se conmo, busca atajos por encima o al margen de la vierta, tras la constitución del primer ayuntaley, aunque tenga el aval de una mayoría parlamiento guipuzcoano del PP, en algo bastante pamentaria. recido a Tombstone, Arizona, en tiempos de Lizarza es, precisamente, la nueva oportuniWyatt Earp. Pero no hay otra opción. Regina y dad que se nos ofrece para enderezar el rumbo su equipo monocolor tendrán que gobernar una JON de la democracia, para evitar su deriva estúpida población de mayoría filoterrorista y tendrán JUARISTI hacia el totalitarismo y orientarla hacia la deque hacerlo bajo una fuerte protección policial. fensa de las libertades. Hoy, diez años después de la Éste es el tipo de paradoja que encanta a los abertzales, gran insurrección democrática provocada por el asesiporque les permite hablar de ocupación militar españonato de Miguel Ángel Blanco, el espíritu de Ermua es esla y de otras sandeces por el estilo. Lo importante, sin píritu de Lizarza o no es nada. Las situaciones parecen embargo, es que los demás no nos engañemos. Sin Regimuy diferentes: no lo son en el fondo. Entonces, en la Erna Otaola, Lizarza caería tras un teloncillo de acero. Lo mua de 1997, había una mayoría de vecinos clamando de menos es que le haya votado una minoría de vecinos, por la libertad contra una minoría de terroristas y asoporque esa minoría y sus siete concejales son, hoy por ciados. Ahora, en Lizarza, es una mayoría de liberticihoy, la única garantía posible de supervivencia de la lidas la que invoca la voluntad general contra una minobertad en Lizarza. ría de luchadores por la libertad de todos. Pero, tanto enLa democracia liberal española ganó en Ermua su tonces como en el presente, está claro quiénes represenprimera batalla civil contra el terrorismo hace exactatan la causa de los ciudadanos. En 1997, el alcalde de Ermente diez años. Afirmar que el destino de las libertamua; hoy, en 2007, la inminente alcaldesa de Lizarza. des políticas se juega ahora en Lizarza no es una hipérAnte Regina Otaola y sus concejales se abre una bole. De Ermua sacamos una lección importante: al teperspectiva ardua y desabrida, y es fundamental que serrorismo se le puede derrotar si le plantamos cara unipan que no están solos, que ellos, como Germán López dos. A lo largo de esta última década muchos han ido olen Ondárroa o Nico Gutiérrez en Miravalles, son la vanvidando esa lección. Primero, los nacionalistas vascos guardia de una nación cívica que estará constantemendemocráticos, que pactaron en secreto con ETA; deste a su lado. En julio de 1997 toda España fue Ermua. pués, los socialistas, con sus oscuras negociaciones emDiez años después, la patria de los españoles libres se prendidas contra la mitad de la nación. En ambos casos, llama Lizarza. el pretexto fue la paz, que los socialistas reforzaron con -Tú verás lo que haces, Mariano. Yo sólo te recuerdo que Rodrigo no quería que yo enviase tropas a Irak.