Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30- -6- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 85 Un cambio para recuperar un estilo El Madrid despide a Capello y ficha a Schuster para volver a jugar como toda la vida: al ataque POR ENRIQUE ORTEGO MADRID. Cuestión de estilo. Y el Real Madrid siempre ha tenido el suyo. Como comenta Vicente del Bosque, sereno y puntual en sus reflexiones, no es cuestión de que te guste más un sistema de juego que otro, un entrenador que otro, es una forma de vivir, de expresarse a lo largo de la historia. Desde que la memoria tuvo uso de razón casi todos los equipos del Real Madrid han jugado de una forma característica. Ha podido cambiar el dibujo táctico, pero no el estilo. Es una cuestión de tradición. Por eso el madridismo nunca aceptó la forma de jugar del equipo la temporada pasada con Fabio Capello en el banquillo. Hasta llegar al subidón final del título, tan inesperado como valioso, el Bernabéu se aburrió tanto como sufrió. Más allá del fondo (resultados) los hizo por las formas. Por natura el Madrid, como el Barça o el Milán, siempre tiene que ser protagonista. Mandar en el partido. Tener el balón. Jugar al ataque. Es una constante vital en su historia. Y con este cambio en el banquillo lo que se pretende es eso. Ramón Calderón es consciente de que se la juega porque además es una decisión suya, pero la apuesta por recuperar un estilo, el de toda la vida, se antoja la decisión más coherente que ha tomado desde que es presidente. La razón primordial del adiós a Capello. El principio del fin. El equipo ha jugado mal hasta cuando ganaba. Ha estado casi siempre a merced de los contrarios, no ha querido el balón y ha jugado al contragolpe, como un equipo menor. El Bernabéu nunca asimiló el doble medio centro Diarra- Emerson ni entendió bien la insistencia en Cannavaro. Si bien es verdad que Capello siempre ha tenido en el campo cuatro hombres de perfil ofensivo, los dos de las bandas y los dos delanteros, se desgastaban demasiado en defender y cerrar espacios. 1 Mal juego hasta en el triunfo Impensables en un hombre de la experiencia y personalidad de Capello muchas de las decisiones que ha tomado. No supo nunca llevar a Cassano, a quien conocía como un hijo. Primero le castigó, luego le perdonó y finalmente le dejó hacer lo que le dio la gana. A Helguera le mandó a entrenarse con los juveniles, le quitó el dorsal 6 y de la noche a la mañana pasó a ser insustituible durante media temporada... hasta que un día dejó de contar. La decisión de anunciar públicamente que Beckham no volvería a jugar, sin consultar al director deportivo ni al presidente, no corresponde nunca a un entrenador. Puede pensarlo, pero no decirlo. Es una decisión de club porque Beckham era patrimonio del Real Madrid. 2 Erroresymarchaatrás A Schuster se le exige un cambio de concepto futbolístico. Si Ramón Calderón se fijó en él ya cuando era candidato fue porque le deslumbró su pasado como jugador y le ilusiona su futuro como técnico. Cabe pensar que si en el Xerez, el Levante y el Getafe apostó por un protagonismo en el juego, en el Real Madrid se da casi por sentado. Tácticamente el dibujo en el que se han movido sus equipos es parecido al de Capello (4- 4- 2) pero la disposición sobre el terreno y, sobre todo, el desarrollo es distinto. En el centro del campo compagina un medio defensivo con un canalizador clásico del juego y sus hombres de las bandas no suelen bajar nunca del medio campo... Y, sobre todo, el bloque se planta en el campo 15- 20 metros más adelantado. 1 Unequi po protagonista Su carrera como entrenador está por hacerse. Bernardo tiene hambre, mucha hambre. La misma que demostró como jugador. Continúa pensando en grande. Siempre jugó para ganar títulos y en el Real Madrid es lo que se le va a exigir. Conoce el club y como jugador de calidad que fue considera ésta la mejor cualidad que debe tener un futbolista. No ha perdido su fuerte personalidad alemana, pero barnizada después de muchos años en España. 2 Ambi ción, piensa en grande 3 Fal Desde el principio no supo digerir las críticas- -duras, es cierto- y se encerró en su pequeño círculo. Dedicó una peineta al Bernabéu cuando ganó al Zaragoza y se negó a dar entrevistas, sólo habló en conferencias de Prensa. Sus mensajes finales disgustaron al presidente, que al fin y al cabo le mantuvo hasta final de temporada. ta de tacto y terquedad Capello ganó partidos, pero no respeto REUTERS Schuster y su estilo ofensivo son el futuro AP Por su edad (47 años) está mucho más cercano a los jugadores que Capello. Muchas veces ha dicho que no puede remediar sentirse futbolista. No ha perdido su sentido de la rebeldía, pero se ha asentado y amoldado a lo que se espera de un técnico. Su relación con la Prensa es mucho más fluida que en su etapa de jugador, lo que ha influido en que la imagen que se proyecta de él también sea más positiva. 3 Máscercanoalj ugador