Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 s 6 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Revel creía en el trabajo, en la razón y la defensa de la libertad Claude Sarraute s Viuda de Jean- François Revel El lunes, la Fundación FAES inaugurará su campus de Navacerrada con un homenaje póstumo al ensayista, intelectual y periodista francés, en el que participarán el ex presidente José María Aznar y los escritores Guy Sorman y Mario Vargas Llosa JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Claude Sarraute, viuda de Jean- François Revel, afirma que asistirá el lunes encantada a los actos de homenaje a su esposo. ¿Su primera reacción... ¡Estoy encantada! Todo es cosa de Mario Vargas Llosa, que era un gran amigo suyo. A él le hubiese hecho muy feliz este tipo de encuentros. Ya recibió muchos homenajes en vida, en Europa, en América... Tenía amigos que iban mucho más allá de los círculos parisinos. -Revel amaba España. -Y mucho. ¡Le encantaban las corridas de toros y los vinos de Jerez! Viajó mucho por América. Pero estaba muy próximo de Italia y de España. De hecho, hablaba muy bien el español y seguía con interés la evolución de España. De joven viajó y trabajó en América. Pero volvió a España en muchas ocasiones. Le encantaban las comidas españolas y habla con respeto inmenso de la historia de España. -Él fue, quizá, el primero en defuera de sí. Aspiraba a la libertad, siempre. La libertad y la defensa de las libertades, contra las tiranías y todas las formas de opresión. A partir de ahí, ¿cómo no denunciar cualquier debilidad ante el terror? -Revel era un sabio en muchas Ensayista, actriz y gran periodista Claude Sarraute (París 1927) es periodista, ensayista, actriz, una de las personalidades más brillantes de la cultura, la escena y el periodismo francés del último medio siglo. Su madre fue Natalie Sarraute, una de las grandes damas de la novela francesa del siglo XX. De formación franco- inglesa, comenzó en el periodismo como corresponsal en París del Sunday Express londinense, para terminar en Le Monde como editorialista y cronista. Son célebres sus comentarios de actualidad, que la condujeron naturalmente a la radio y la televisión. Pasados los 65 años ganó una nueva celebridad en la televisión. Claude Sarraute es autora de una docena de libros de gran éxito: crónicas de la vida cotidiana, en París, a finales del siglo XX. Su primera iniciación como actriz adolescente, la condujo al teatro y al cine después de los 60 años. Todavía está en escena Une vieille maîtresse basada en una obra de Barbey d Aurevilly, de la que se ha hecho una película dirigida por Catherine Breillat, que debe estrenarse dentro de unas semanas. -Era insaciable, leía, leía y leía, recortaba periódicos en varias lenguas, archivaba... trabajaba al mismo tiempo en muchas cosas distintas. Y conseguía poner en orden todo eso, trabajando a todas horas. ¿Cómo conseguía poner en or- disciplinas: la política, la diplomacia, sin duda; pero, también, la gastronomía, la historia del arte, la filosofía, la crítica literaria o el panfleto. nunciar el comportamiento ciego y egoísta de Francia hacia el terrorismo de ETA. -Revel estaba contra todas las tiranías, contra todas las complicidades. Cualquier tipo de hipocresía u opresión le ponía Revel afeó la actitud francesa ante ETA. ¿Cómo no iba a denunciar cualquier debilidad ante el terror? Hablaba muy bien el español y seguía con interés la evolución de España Su intransigencia en defensa de la libertad también le valió muchos amigos ¡No lo sé... Un día cambiamos de asistenta en casa, y me tomé la libertad de decirle a la buena señora: Mire, mi marido trabaja pensando. Mejor que no le hable. Si se lo cruza por el pasillo, y no la mira, no le dé importancia, está pensando La buena señora se lo tomó en serio, y todo iba muy bien. Hasta que un día escuchó unos ruidos muy violentos en el despacho de Revel... fue corriendo, atemorizada, y se encontró a mi marido por el suelo, a cuatro patas, rodeado de sus nietos. -Revel tuvo varias vidas. -Él tuvo hijos de un matrimonio anterior. Y yo también. ¿Qué nos unía? ¡Todo! Cuando viajábamos, Revel se encerraba en la habitación del hotel, compraba todos los periódicos y miraba la televisión, recortaba la prensa y escribía. Mientras tanto, yo me había buscado un guía del lugar y me interesaba por todo. A media tarde, cuando volvía, nos preguntábamos: ¿Entonces? Y nos poníamos a hablar, hasta el alba. -Viajes muy estudiosos por me- -Sí. Una vez fuimos a Nepal. Y estuvimos visitando a su hijo, Matthieu, que, como usted sabe, es monje budista. Nada más llegar, el padre y el hijo se encerraron para hablar de filosofía. Y yo me pasaba el día descubriendo Nepal, una maravilla. den materiales tan diversos? Claude Sarraute, el pasado mes de mayo en el Festival de Cannes AFP Tras la cena, volvíamos a charlar, juntos, y volvíamos a interrogarnos el uno al otro sobre las experiencias y descubrimientos del día. -De aquel viaje surgió un libro fa- -Si, El monje y el filósofo Matthieu intentaba convencer a su padre de lo bien fundado de la inmortalidad y metamorfosis de las almas, desde el punto de vista budista. Revel no estaba muy convencido. Él no tenía una confianza ciega en la vida del más allá. ¿En qué creía Revel? -En el trabajo, en la razón, en la defensa de principios básicos, como la libertad, que él consideraba amenazada y necesitada, siempre, de una defensa práctica, inmediata. -Su exigencia ética le causaría muchos disgustos. moso. -Siempre fue fiel a sus principios. Cuando el propietario de un importante semanario creyó oportuno tomar una decisión que iba contra sus principios, como prescindir de un gran periodista y amigo, Olivier Todd, Revel dimitió automáticamente. -En el terreno político, los pro- -Sin duda. Pero su intransigencia, en defensa de la libertad, también le valió muchos amigos entusiastas, en Europa o en las Américas. ¿Era difícil soportarlo? ¡No. ¡Revel era un encanto! Una curiosidad infinita, con una gran generosidad amistosa. -Le hubiese encantado verla en el blemas podían ser más duros. dio mundo. ¡Pudo verme, poco antes de morir! Por el contrario, le hubiese gustado ver la película que hemos hecho con esa obra. Quiero pensar que le hubiese gustado volver a verme en escena, interpretando el papel de una antigua amante, tantos años después. teatro, interpretando Une vieille maîtresse (Una antigua amante) Más información sobre el homenaje: http: fundacionfaes. org