Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 30- -6- -2007 ABC Juan Cierco EN EL NOMBRE DE URI O El escritor David Grossman, en una imagen de archivo JULIÁN DE DOMINGO La literatura israelí es una literatura de disidencia David Grossman s Escritor El autor israelí ha obtenido el premio Gabarrón de las Letras por su lenguaje innovador y su contribución para tratar de solucionar el conflicto palestino- israelí HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. David Grossman nació en Jerusalén en 1954 y su obra literaria se ha traducido a numerosas lenguas. Es más conocido como novelista, aunque también ha escrito un puñado de libros para el público infantil. La vida familiar de Grossman sufrió un serio revés el verano pasado, cuando su hijo Uri, militar, murió en la guerra del Líbano dos días antes de que terminara el conflicto. Grossman se había manifestado al principio a favor de esa guerra, aunque dos días antes de la muerte de su hijo cuestionó su sentido. -Recibir un galardón tan importante me hace muy feliz y al mismo tiempo me hace sentir orgulloso, puesto que sé que el premio se ha concedido a escritores muy relevantes en el panorama internacional. Defensor de la paz El Jurado, presidido por Mercedes Monmany, e integrado por José Miguel Santiago Castelo, Ángel Sánchez Harguindey, Josep Manuel Silva Alcalde y Rosa Pereda, destacó de Grossman su lenguaje innovador y su papel de convencido defensor de la paz Además, subrayó su afán por buscar todas las vías posibles de entendimiento para solucionar el conflicto palestino- israelí que desgarra desde hace décadas a su tierra -Es una pregunta difícil de responder. Puedo decir que trato como puedo de no hacer daño a nadie y de reducir al máximo la animosidad. Intento entender a los demás y ver la realidad también a través de sus ojos. ¿Cree que Israel está preparado para la paz? -Estamos viviendo una situación realmente extraña. La mayoría de la gente, tanto israelíes como palestinos, estamos exhaustos de todo lo que ocurre. Sin embargo, y esto es lo más preocupante, los políticos no traducen en hechos el deseo de paz de la gente. El problema son los políticos, no la gente. ¿Qué significado tiene la literatura en una zona de conflicto permanente como Oriente Próximo? -Para mí, la experiencia literaria es la única manera posible de conocer la realidad del mundo. ¿En qué consiste la experiencia literaria en su caso? ¿Cuál es su reacción a la concesión de este premio? -La literatura israelí se ha caracterizado muy a menudo porque los escritores han actuado como disidentes, criticando y poniendo en cuestión la opinión que prevalecía en la sociedad. La realidad es horrible y la literatura ayuda a vivir en un contexto tan difícil como éste, máxime cuando existe el peligro de caer en la desesperación. También es significativo que tanto en el proceso de escribir como en el de leer hay mucha libertad. -El pasado verano uno de sus hi- do con esta experiencia un año después? jos murió en combate en la guerra del Líbano. ¿Cómo está lidian- -Prefiero no hablar mucho de este tema. Para nosotros es algo íntimo que la familia trata de superar como puede. A diario luchamos con ese recuerdo. Yo, a través de la escritura, y mi mujer, que es psicóloga, a través de su profesión. Soy optimista por naturaleza, aunque en estas circunstancias sea difícil ser optimista. Lo más importante es no caer en la desesperación. ¿Cuál es el significado de la vi- ¿Cree que es posible que la paz llegue pronto a la región? -Sí, creo que es posible que ocurra rápido. Definitivamente, soy optimista. Creo que hay muchas posibilidades de que israelíes y palestinos vivamos como buenos amigos. -Desde hace cuatro años me ocupo de una novela que aborda la realidad en Israel y la violencia en la vida cotidiana de una familia. Más información en: http: www. fc- gabarron. es ¿En qué está trabajando en estos momentos? da para usted y sus actitudes ante la vida? nce meses desde que murió Uri. En el frente del sur del Líbano. En otra guerra que no sirvió para nada en ese Oriente Próximo siempre en guerra. Diez sacas de aceitunas en una aldea palestina, recogidas en Cisjordania bajo la atenta mirada del fusil de los colonos judíos. Nueve meses de embarazo para el parto de una Iniciativa de Ginebra con la que anduvo comprometido y que no aportó la cosecha esperada. Ocho kilómetros, desde su casa en las afueras de Jerusalén hasta Belén, que recorrió a pie junto a decenas de activistas por la paz para exigir el final del asedio israelí a la basílica de la Natividad. Siete libros de referencia, que describen su visión de Israel, de Palestina, de sus hijos, de sus padres (Presencias ausentes; La sonrisa del cordero; El viento amarillo; Tú serás mi cuchillo; Llévame contigo; La miel de león; El libro de la gramática interna) Seis vocablos para una sola filosofía: Por la palabra, contra la violencia Cinco años tenía Yonatan, su hijo mayor, cuando era el único que entendía a Uri, el pequeño, de dos, que sólo hablaba con la última sílaba. David escribió un cuento infantil con ese pretexto. Una delicia. Cuatro miembros de una familia unida, comprometida, valiente... rota, partida, destrozada con la muerte de un soldado en el campo de batalla. Tres veces santa, oh Jerusalén, la ciudad en la que viven los Grossman, de la que nunca se irán, que casi todo lo simboliza, que casi nada resuelve. Dos días. De ira. De angustia. De maldita anticipación. Dos días antes de la muerte de Uri, David Grossman, Amos Oz- -bienvenidos a la semana española de las letras hebreas- -y Abraham B. Yeho. shua clamaron por la paz. Dos días después de la muerte de Uri terminó la guerra. Uno. Un premio, pocas veces tan justo, tan honesto, tan apropiado. Un premiado, David Grossman. Lehayim