Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE ducen atracones recurrentes de comida que se intentan compensar con vómitos o laxantes. Curiosamente la paciente bulímica sufre más que la anoréxica y es más fácil que acuda a consulta, que confiese los sítomas o que se deje sorprender por alguna persona del entorno familiar o de amigos. Al aceptar su sufrimiento acepta también la atención médica y psicológica Una aceptación que no es tan fácil en las jóvenes que padecen anorexia y que a pesar de su desnutrición evidente pueden seguir insistiendo en su empeño por adelgazar. Aunque anorexia y bulimia son dos trastornos diferentes, los síntomas de ambos pueden solaparse en un mismo paciente e incluso de uno se puede pasar a otro. En los dos se considera que hay antecedentes parecidos, genéticos (antecedentes en la familia de trastornos de alimentación, depresión, etc) y de personalidad. Y en la base puede haber cosas parecidas, como una mala autoimagen, deseo de adelgazar y dar excesiva importancia al peso y a la imagen señala la doctora Josefina Castro, Jefe del Servicio de Psicología y Psiquiatría infanto- juvenil del Hospital Clínico de Barcelona. Para tranquilidad de la mayoría de los padres, la doctora Castro matiza que aunque el 90 por ciento de las adolescentes estén pensando en perder peso, sólo alrededor del 1 por ciento hará una anorexia nerviosa y cerca del 3 por ciento bulimia Y tampoco hay una familia tipo más propensa que otra a que se desarrolle un trastorno de la alimentación, aclara la psiquiatra. ip 0 Desde la Federación Española de Asociaciones de Ayuda y Lucha contra la Anorexia y Buliamia Nerviosa (FEACAB) su presidenta, María del Carmen Galindo, aconseja a los padres que desechen el sentimiento de culpa que que suele ser frencuente y que sin embargo no aparece en otros trastornos, como una úlcera gástrica. Es más útil concentrarse en la búsqueda de soluciones. A las familias les diría que tiene solución; que se informen bien; que apoyen al máximo al especialista que lleva el caso y que busquen el apoyo de una asociación. Porque es bueno que contacten con personas que pasan por lo mismo, eso les va a yudar a comprender la enfermedad y a saber llevarla Una colaboración, la familiar, que es indispensable para un buen pronóstico en el tratamiento, señalan los dos especialistas consultados. En este sentido el doctor Morandé aclara que se trabaja cada vez más con los padres: No hay tratamiento que no incor- pore a la familia. En el Niño Jesús tenemos un grupo una vez por semana y eso ha cambiado el pronóstico radicalmente El tratamiento es fundamentalmente psicológico, señala la doctora Castro. Aunque también haya que hacer en ocasiones un tratamiento biológico para nutrir a la paciente. Sólo por el hecho de estar desnutridas se sienten deprimidas e irritables Con el tratamiento psicológico se persigue rearmar a la familia, para que enfrente el problema. Poner un dique a la enfermedad y darle una salida a esa adolescente que no sea la de enfermar- -explica Morandé- Además el apoyo de los padres es decisivo para que no haya deserciones en el tratamiento, porque suele ser largo. Y aunque la casi totalidad de los padres hacen un esfuerzo muy grande, se ve recompensado, porque se sale adelante en la mayoría de los casos Pero el buen pronóstico no debe hacernos olvidar que si se desatienden los síntomas la mortalidad a los diez años del inicio del trastorno es muy alta, entre el 5 y el 10 por ciento. Y eso a una edad que ronda los 25 o 30 años. Equinácea Protección contra el resfriado La equinácea reduce a la mitad la posibilidad de coger un resfriado y la duración de los síntomas. Lo corrobora un estudio de la Universidad de Connecticut TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO esa planta medicinal de aspecto tan humilde como el de las margaritas acaba de superar el examen de un grupo de investigadores estadounidenses. Los científicos han escrutado todos los estudios publicados hasta la fecha sobre los efectos de la equinácea en las infecciones respiratorias y el veredicto ha sido positivo: la equinácea reduce en un 58 %l as posibilidades de coger un catarro. Y E Búsqueda de soluciones si el resfriado ya está presente, su consumo acorta la duración de los síntomas, aunque el efecto es menor. La eficacia del remedio natural podría ser superior en combinación con la vitamina C, aunque esto aún no se ha podido confirmar. De los 14 estudios revisados, sólo uno demostró que la combinación reducía hasta en un 86 %l as posibilidades de contacio. La revisión de la Universidad de Connecticut se publica en la revista médica The Lancet Infectious Diseases Los indios norteamericanos fueron los primeros en descubrir las propiedades saludables de la equinácea. Recurrían a ella para curar las heridas de las flechas y las picaduras de las serpientes. Con los colonos, la equinácea se introdujo en la farmacopea occidental. A falta de antibióticos, a finales del siglo XIX se recurrió a sus propiedades beneficiosas sobre el sistema inmune para luchar contra la sífilis o la gonorrea. Las tres especies de equinácea más comunes- E. angustifolia E. pallida y E. purpurea -contienen los mismos componentes aunque en diferentes concentraciones. Se cree que tres de ellos, las alcamidas, el ácido chicórico y los polisacáridos podrían potenciar el sistema de defensas, aunque no está claro cómo interactúan entre sí o con otros componentes de la planta. Un misterio El mecanismo de acción de este antibiótico natural es aún un misterio. Los autores de esta revisión reclaman nuevos estudios para arrancarle más secretos a la equinácea y, sobre todo, para conocer la seguridad del consumo a largo plazo, el efecto de las distintas especies de equinácea o las dosis a utilizar antes de recomendarlo en la prevención o tratamiento del resfriado. Los productos que se comercializan con equinácea aconsejan no prolongar su uso durante más de dos meses.