Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE LUGAR DE LA VIDA Boston Mónica FernándezAceytuno La evolución tecnológica permite un mejor uso del láser como arma contra el vello, incluso el de tono claro Láser a no importa que se haya puesto al sol. Ni que tenga el pelo rubio o moreno. El recién llegado láser Soprano elimina el vello claro y es eficaz en las pieles ligeramente bronceadas. Así que se acabaron las épocas en que sólo se podían depilar con láser las personas de piel blanca con pelo negro. Este láser es la primera máquina capaz de eliminar cualquier tipo de vello y en cutis oscuros, sin producir manchas o quemaduras. ¿La diferencia con los existentes? Los láseres tradicionales atacan la melanina. Con ello destruyen el vello oscuro (si es claro o canoso, al no tener pigmento, no se muere pero, como la melanina también está presente en la piel, no se puede trabajar sobre pieles tostadas (ni siquiera con autobronceador) porque pueden producir quemaduras. Otro inconveniente que tenían hasta ahora los láseres convencionales Disparos sin dolor POR M. BARROSO Y T. DE LA CIERVA FOTO ABC Y que funcionan con disparos de calor sobre un punto concreto de la epidermis, y este calentamiento súbito que produce en la piel, causa dolor, tolerable pero evidente. Por otra parte, en ocasiones, puede dejar la zona irritada, con manchas, costras y pelos chamuscados. El Soprano no tiene como diana el pigmento. Su objetivo es calentar el folículo piloso a suficiente temperatura como para destruirlo, de ahí que no importe el color del pelo. Actúa subiendo progresivamente la temperatura de la zona y por tanto no se tiene sensación de quemadura como sucede con los disparos de los anteriores. Además cuenta con dos fuentes de frío que protegen la piel durante el proceso. ¿Otras ventajas? Permite actuar sobre todos los tipos de cutis, independientemente del fototipo y del bronceado, y sobre cualquier tono de vello, por claro que sea (excepto el canoso) al no emitir en disparos sino una onda continua en movimiento, duele menos y se evitan posibles quemaduras; como trabaja por zonas en lugar de pelo a pelo, se pueden tratar grandes áreas (piernas, espaldas... en la mitad de tiempo; y el espacio entre sesiones se alarga (aproximadamente entre mes y medio- dos meses) En definitiva, que puede uno hacerse su sesión antes de viajar a la playa, y permanecer depilado todo el verano. Número de sesiones y precios aproximados por sesión: axilas, de 3 a 5 sesiones, 90 euros; piernas, de 4 a 6 sesiones, 260 euros; labio superior o entrecejo, 5 sesiones, 70 euros. Clínica Mira Cueto: Concha Espina, 53. Madrid. Tel. 91 563 25 14. Centro Clínico Menorca: Menorca, 12. Madrid. Tel: 902 23 00 23 IML: General Martínez Campos, 33. Madrid. Tel. 91 319 83 80. Más información oston es una ciudad donde la pobreza y la mala educación, que a lo mejor son la misma cosa, han sido desterradas. Las mujeres tienen un aire a Jackie Kennedy, y los hombres a profesor de universidad. Hay algo venerable y sabio en los bostonianos. No hay prisa. La ciudad discurre a un ritmo que es el del paso y el paseo humanos, y excepto los turistas, que son los que peor visten y los que andan más rápido, todo en Boston es lentitud y elegancia. Hay una avenida que recuerda a lo que debió de ser el paseo de la Castellana y que yo no he llegado a ver de esa manera, con sus bulevares ajardinados y sus palacetes intactos, que en la avenida Common son casas de ladrillo, con su reja y su jardincillo y sus escaleras hasta la puerta, igual que las que hay en Londres pero éste es, como es todo en América, un Londres más nuevo y más amplio. Y eso es lo que sorprende: ver tanta casa original junta, una avenida entera en la que no se ha tocado nada y hasta las farolas siguen siendo de gas, por lo que no solo se ve el presente de Boston, sino su pasado, su presente y su futuro, porque cada vez será más difícil que alguien quiera cambiar lo que se está viendo. Por detrás de esta avenida, todo son tiendas que se alojan en las mismas casas, y que puede que sean, por estrechos, los locales menos comerciales que existen, pero de los que más encanto tienen de todos los que yo he visto. Cada cosa que se vende, parece una cosa elegida entre todas las cosas de mundo. La vulgaridad ha sido desterrada, y lo mismo se adquiere un libro en blanco, que unas cajas de cerillas con ilustraciones de corales. El mar, está en Boston por todas partes, y hasta en el barrio de Beacon Hill, donde están las casas más hermosas, se respira y se nota el mar en la piel aunque no se vea. En los muelles, se ofrece la langosta de Maine, pero es en sus pilones de madera, derrumbados por el paso del mar y del tiempo, donde está todo Boston y su historia, pues se arruinan con esa elegancia de la Naturaleza cuando reconquista la obra humana, los troncos que fueron suyos en los bosques de Vermont. B