Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 35 Los presos de Guantánamo serán oídos antes de que Bush deje el poder El Supremo rectifica y se compromete a escuchar las apelaciones de los 375 reclusos A. G. NUEVA YORK. Sorpresa mayúscula en el ámbito político y judicial norteamericano. Euforia entre los 375 desdichados que llevan más de cinco años en prisión en la base de Guantánamo y entre sus abogados, que el pasado mes de abril vieron rechazada- -y no por primera, sino por segunda vez- -su petición de que el Tribunal Supremo oyera las apelaciones de sus defendidos. En un inesperado giro, el alto tribunal dijo digo ayer, donde antes decía Diego: no sólo ahora permite apelar, sino que se compromete a oír las apelaciones en su próximo período de sesiones, es decir, antes de diciembre. Esto es más de lo que pedían los mismos letrados, que se conformaban con que el Supremo restituyera el derecho de habeas corpus hurtado a los presos de Guantánamo. Un tema que ha galvanizado a los tres poderes, judicial, ejecutivo y legislativo, hasta un punto que le habría hecho estallar la cabeza a Montesquieu. Con un desparpajo que sigue asombrando en Europa, los oficiales del Departamento de Justicia de la Casa Blanca siguen insistiendo en que no pueden hacer con propiedad su trabajo si tienen que aplicar extravagancias como el habeas corpus o la convención de Ginebra a prisioneros de guerra De nada ha servido que pasen los años, trasciendan los feos métodos de tortura utilizados en Guantánamo y Abu Ghraib y autorizados, según parece, por Dick Cheney, y encima no se haya adelantado un milímetro en la lucha contra el terror. Ni se ha detenido a Osama bin Laden ni a ningún líder terrorista significativo, ni se evitaron las matanzas de Madrid ni de Londres, ni dejan de seguir encontrándose espeluznantes artefactos asesinos. Un fracaso en toda regla, se mire por donde se mire. Hace sólo unos años, quién se habría imaginado que todo un héroe de guerra como Colin Powell acabaría dejando el Pentágono de Bush, convirtiéndose en asesor internacional del precandidato demócrata Barak Obama- -a cuya inmaculada inexperiencia le conviene mucho el baño de madurez pragmática de Powell- -y declarando públicamente que, si de él dependiera, cerraría Guantánamo no mañana, sino esta misma tarde Hasta ahora, el Tribunal Supremo americano había ignorado todo esto. Y de repente, cambia. A simple vista, podría parecer un revés enorme para Bush: por primera vez su singular política de detenciones tendrá que rendir cuentas ante la justicia federal ordinaria. Lo más curioso es que este revés aparente para Bush sucede cuando todo indicaba que el Tribunal Supremo estaba dividido, pero básicamente bajo su control. ¿Qué ha pasado aquí? Una segunda lectura más sibilina sugiere si no será precisamente esto, lo que los republicanos quieren. Si no habrán constatado que Guantánamo es una bomba electoral presta a estallar en la cara del futuro candidato republicano. Y, si es así, mejor llamar a los artificieros para que la desactiven cuanto antes. La idea puede ser hacer caer todo el desgaste posible del lado de Bush, que inevitablemente deja la Casa Blanca el 20 de enero del 2009, y ahorrarle malos tragos dialécticos a su sucesor republicano. Hillary Clinton y Barack Obama firman autógrafos en la Universidad Howard de Washington REUTERS El 60 de los hispanos apoyan a Hillary Clinton para presidenta Giuliani, el republicano mejor situado, se lleva el 46 de las preferencias s Dos de cada tres votarían ahora a los demócratas ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Hillary Rodham Clinton se perfila en estos momentos como la precandidata presidencial americana con más posibilidades de llevarse el voto hispano. Un 63 de estos votantes la señalan como favorita, seguida por el republicano Rudolph Giuliani (46 y los demócratas Barak Obama y John Edwards (33 George W. Bush ganó en el año 2000 con un 35 del voto hispano, y llegó al 40 en el 2004. Hoy, un 63 dicen que desaprueban a Bush y un 42 se proclaman demócratas. Del 39 que prefieren considerarse independientes, un 58 están dispuestos a votar a los demócratas ahora mismo. La tradicional ventaja republicana para captar voto hispano tenía poco que ver con cuestiones sociales y más con razones morales: muchas familias latinas, numerosas y católicas, se sentían más cómodas con los valores conservadores de toda la vida. Pero el progresivo arraigo de la inmigración ha dado pie a una generación más integrada, menos conforme con la guerra de Irak (de la cual es carne de cañón preferente) y más consciente de la discriminación que sufre. Bush ha tratado de frenar la sangría de votos aprobando una reforma de la ley de inmigración que supondría una amnistía para muchísimos hispanos ilegales. Por ahora, no hay manera. Este asunto se vota a cara de perro y territorialmente, cada congresista y senador hace lo que le conviene y no atiende a Washington. Más fortuna está teniendo Bush ahora mismo para controlar al poder judicial. Magistrados conservadores ganaron una reñida votación (cinco a cuatro) en el Tribunal Supremo para vetar el uso de la discriminación positiva a favor de las minorías raciales en las escuelas. El tema no es tan sencillo como parece en Estados Unidos. Los colegios se financian con los impuestos de cada vecindario. A los padres no les gusta nada que les cierren la puerta de su escuela favorita en las narices, por consideraciones de reequilibrio racial. Ha habido descontento de padres negros, tanto como de padres blancos. Pero, en plena precampaña electoral, los candidatos demócratas lo tienen claro. Sin la discriminación positiva, yo no estaría hoy aquí afirmó el único candidato de color, el senador Barak Obama, en un debate celebrado este jueves por la noche. Hillary, cuyo perfil más tradicional ya le ha arrebatado el voto latino, no se mostró para nada tentada a regalarle el de los negros. Recordó los avances de su marido, cuando era presidente, en la igualdad racial, y se mostró dispuesta a ir más allá aún Bin Laden Tras ocho años, la ONU zanja oficialmente la búsqueda de armas de destrucción en Irak ABC NUEVA YORK. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer el cierre del programa de Naciones Unidas que buscaba armas de destrucción masiva en Irak, ya que no se ha encontrado ningún indicio de que exista tal armamento. La decisión fue de 14 votos a favor y la sola abstención de Rusia, anunció el embajador de Bélgica ante la ONU, Johan Verbeke, que preside el Consejo por este mes. El programa, conocido con la sigla Unmovic, fue creado en 1999 mediante la resolución 1284 del Consejo de Seguridad para verificar que Irak no tuviera armas de destrucción masiva y que cumpliera con sus obligaciones de no adquirir armamento de este tipo. Demetrius Perricos, presidente ejecutivo de la Unmovic, dijo ante el Consejo que esa resolución cierra un ciclo de muchos años de verificación Por otra parte, el Frente de la Concordia, principal bloque suní del parlamento iraquí, pidió ayer a sus seis ministros que abandonasen el gobierno, debido a una orden de detención contra uno de ellos. Un tribunal iraquí emitió recientemente una orden de detención contra el ministro de Cultura, Assaad Kamal al- Hachemi, suní, acusado de actividades terroristas Ayer, cinco soldados estadounidenses murieron y siete resultaron heridos en el sur de Bagdad. El ataque comenzó con la explosión de una bomba al paso de la patrulla.