Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 s 6 s 2007 LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LOS INFORMES DE LAS DEFENSAS ESPAÑA 21 Ben Sellam admite que fue mediador durante la fuga de Mohamed Afallah Facilitó al padre del huido un móvil para que se despidiera de su hijo, suicida en Irak N. VILLANUEVA D. MARTÍNEZ MADRID. Larbi Ben Sellam, también apodado El Mensajero fue intermediario entre Mohamed Afallah (que se fugó de España tras la explosión de Leganés) y el padre de éste (que continuaba viviendo en Madrid) días antes de que el huido se suicidara en un atentado en Irak. La labor de Ben Sellam (que residía en Santa Coloma de Gramanet) consistió en hacer llegar al padre del terrorista un teléfono móvil para despedirse de su hijo antes de quitarse la vida. Así lo reconoció ayer el abogado defensor de el Mensajero Julio Sánchez, que basó su petición de absolución en las declaraciones del testigo Kamal Ahbar, un preso para el que varias acusaciones han solicitado deducción de testimonio por mentir ante el Tribunal. El letrado sostuvo su defensa en tres pilares: desmontar la acusación de pertenencia a organización terrorista (en relación con la célula de Maymouni) negar que fuera el mensajero de Rabei Osman, como dijo el testigo protegido Cartagena y que no realizaba labores de captación y adoctrinamiento ni facilitó la huida de yihadistas. En cuanto al primero de los apartados, el abogado señaló que ni los informes policiales ni la declaración judicial de Zeimi Pardo han acreditado que su cliente formara parte del grupo de Mustapha Maymouni (preso en Marruecos por los atentados de Casablanca y antecesor de Serhane El Tunecino ni que fuera un alto operativo del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) En su opinión, la acusación de la fiscal en este sentido queda coja No sólo criticó al Ministerio Público, sino también al juez Del Olmo, porque durante la instrucción se ha dejado dirigir por los informes policiales, que son meros atestados que si no se contrastan no sirven como prueba. Casi lo mismo argumentó sobre la presunta labor de mensajero que se atribuye a su cliente. que supuestamente distribuía cintas de adoctrinamiento de El Egipcio entre futuros discípulos Ni Cartagena, ni Rabei ni el joven Yahia hablaron de que Larbi realizara esta función La defensa de Granados intenta desmontar las declaraciones de El Gitanillo D. M. N. V. MADRID. El abogado defensor de Iván Granados, el único acusado de la red asturiana que reconoció durante el juicio que Trashorras le propuso hacer un viaje a Madrid con explosivos, se empleó a fondo para desmontar las declaraciones de Gabriel Montoya El Gitanillo principal prueba de cargo contra su cliente y hasta ahora único condenado por haber trasladado dinamita a Madrid. Durante la exposición del informe relativo a su cliente, Miguel García Pajuelo aseguró que las declaraciones de Montoya son un auténtico maremagnum de contradicciones y, además, están guiadas por la Policía. Reconoció que los únicos hechos ciertos que atañen a Granados son que acompañó a Trashorras al mirador de Mina Conchita porque éste había quedado con alguien que le iba a dar unos DvDs de caza y que el minero le propuso hacer un viaje a Madrid con explosivos y que él lo rechazó. No ha quedado acreditado, sin embargo, que Iván Granados hiciera labores de vigilancia mientras Trashorras sustraía explosivos. Lo único que se sabe, sostuvo, es que su cliente se negó a hacer el viaje a Madrid, con lo que difícilmente se le puede acusar de cooperación necesaria por omisión. Por su parte, el letrado de Slimane Aoun, Cristóbal Gil, negó que su cliente haya falsificado documentos ni para Jamal Ahmidan El Chino ni para sí mismo, pues es complicado hacerlo sin dos dedos de la mano derecha Sostuvo que al procesado que conoce su cliente es a Fadual El Akil. Abdelmajid Bouchar y Larbi Ben Sellam sonríen durante una de las sesiones del juicio relación de su cliente con los procesados Basel Ghalyoun y Fouad El Morabit (a quienes conocía de la mezquita de Abu Baker- -Estrecho- y con el hasta hace poco huido Abdelilah Hriz, que se encuentra en prisión en Marruecos y que fue procesado recientemente por el juez Juan del Olmo como autor material del 11- M, al encontrarse restos biológicos en varios escenarios de los atentados. Admitió que Larbi Ben Sellam, por indicación de Hriz, se trasladó a Cataluña, en concreto a Santa Coloma de Gramanet (donde sería detenido) porque los alquileres eran POOL Larbi viajó a Cataluña aconsejado por su amigo Hriz, presunto autor material detenido hace meses Acusación coja dijo el abogado. Respecto a la aparición de sus huellas en un libro hallado entre los escombros del piso de Leganés, la defensa sostuvo que este hecho no es extraño, porque en las mezquitas es muy común el intercambio de libros Julio Sánchez reconoció la más baratos De hecho, se alojaron en una casa aneja a la mezquita para no pagar nada. Fue precisamente en esta localidad donde se diseñó la operación para hacer llegar el teléfono al padre de Mohamed Afallah. En ella también intervino Mohamed Ildrissi, quien entregó en persona el móvil. Pero el padre del fugado puso en conocimiento de la Policía este hecho, lo que permitió no sólo descubrir las intenciones de Afallah, sino también propició la captura de Larbi Ben Sellam. Su abogado dijo que conoció a Afallah por contactos por paleta es decir, por asuntos de albañilería. Germán Yanke MACHADO EN LA SALA D espués de una jornada en la que los abogados de los acusados como ideólogos del 11- M se alejaron de la línea de mi patrocinado es inocente, sólo culpable de malas amistades volvemos a lo mismo. Por- que el jueves, Youssef Belhadj y Hassan El Haski fueron presentados, por decirlo de alguna manera, como sustitutos. Como el manto de Al Qaida está sobre los atentados y los suicidas suicidados y los huidos, huidos, aparecerían ambos en el sumario. Pero no conocen a nadie, ni uno es el Abu Dujana de la reivindicación ni el otro el jefe en España del Grupo Islámico Combatiente Marroquí. Que no conocen a nadie, vamos. Los de ayer- -penúltima sesión ya del juicio- -sí conocían a alguien, vaya sí conocían, pero están sentados tras la cristalera de la Sala sólo por eso, por malas amistades, equivocadas relaciones. Por ejemplo, según su abogado, Iván Granados fue utilizado por Emilio Suárez Trashorras, el malo, ya que el otro es confiado y bondadoso. Pero, para asegurar, dijo que no tenía relación delictiva con Trashorras y, si la tenía, era el socio disidente ¿En qué quedamos? Para remachar, el letrado cita a Machado porque su defendido es bueno en el buen sentido de la palabra. ¿En qué sentido? A Ben Sellam le pasa algo parecido, aunque su letrado no se empeñó en que le dieran una medalla. Pudo ir de aquí para allá o saber quién era fulanito, pero de ahí a ser el mensajero de El Egipcio como decía el ínclito Cartagena, o de preparar yihadistas para Irak, nada de nada. Pedir el reconocimien- to machadiano parecería demasiado ya que también está procesado en la Operación Tigris y en la Operación Nova, es decir, en el envío de terroristas a Irak y la preparación de atentados en España. La transición entre los que no conocen a nadie y los que sí conocen pero se declaran muy inocentes se dio a primera hora de la mañana, cuando al defensor de Slimane Aoun dijo que su cliente era culpable de tener documentación falsa, pero que era suya, no de El Chino ni de su factura. Más vale eso que lo otro, debió pensar. Pero, a estas alturas, basta con sumar las disculpas de unos y otros para hacerse una idea ajustada de lo que ocurrió.