Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA SE CALIENTA EL DEBATE DEL ESTADO DE LA NACION EL CASO BONO SÁBADO 30 s 6 s 2007 ABC El Gobierno se toma la revancha Justicia cree que el TS descalifica al PP El Ministerio de Justicia, en un insólito comunicado pues se pronuncia sobre una decisión de un tribunal, se congratuló ayer de que el Supremo haya anulado las condenas del caso Bono y consideró que la resolución descalifica así la acusación que formuló el PP contra los agentes. El departamento que dirige Mariano Fernández Bermejo destaca que el Alto Tribunal ha aceptado la tesis de la Abogacía del Estado. Conde- Pumpido, muy contento El fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, trasladó su felicitación a la Fiscalía de Madrid. Fuentes del Ministerio Público informaron de que, tras conocer el fallo del Alto Tribunal, el fiscal general se puso en contacto telefónicamente con el fiscal jefe de Madrid, Manuel María Moix, para felicitarle. A lo largo de todo el proceso judicial la Fiscalía siempre consideró que no había delito. De la Vega sí habla esta vez de un fallo La vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tambiéhn rompió ayer su costumbre de no hablar de las decisiones judiciales al afirmar en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que a veces, el tiempo, en los tribunales, termina colocando las cosas en su sitio Eso sí, expresó como siempre su respeto absoluto a las decisiones de los tribunales Rubalcaba exige disculpas del PP Como De la Vega, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que el Gobierno respeta y acata las decisiones judiciales Eso sí, nada más conocer la de ayer del TS convocó a la Prensa en su Ministerio para aprovecharse del fallo y esgrimirlo como ariete contra el PP. Rubalcaba pidió a los populares que se disculpen con los policías y retiren públicamente la catarata de insultos que han vertido contra el Gobierno. El TS tumba la sentencia que condenó a tres policías por su actuación en el caso Bono La decisión del Alto Tribunal contará con el voto particular discrepante de uno de los magistrados de la Sala NIEVES COLLI MADRID. No hubo detención ilegal, ni falsificación ni coacciones. Esa es la conclusión a la que, tras una deliberación que comenzó el jueves y concluyó ayer, ha llegado la Sala Segunda del Supremo, que revoca así en su integridad la sentencia de la Audiencia de Madrid que en mayo de 2006 condenó a tres policías- -hoy, ninguno de ellos está en activo- -por la detención un año antes de dos militantes del Partido Popular a los que se acusó de haber agredido al entonces ministro de Defensa, José Bono, en el curso de una manifestación convocada por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) Uno de los cinco magistrados del Tribunal (Manuel Marchena) no comparte el criterio de sus compañeros (Juan Saavedra, Enrique Bacigalupo, Luciano Varela y el ponente, Andrés Martínez Arrieta) y ha anunciado la redacción de un voto particular discrepante. Este magistrado defenderá la existencia de dos de los tres delitos, aunque no podrá redactar su voto particular hasta que conozca los términos exactos de la sentencia, algo que tendrá lugar en los próximos días. Fuentes judiciales han explicado que la sentencia, en la que se analizan separadamente cada uno de los tres delitos, estimará en gran medida las tesis defendidas por la Fiscalía. El recurso del Ministerio Público cuestionaba la condena por las coacciones y por la detención ilegal (que consideraba inexistentes) mientras que sobre la falsificación se limitaba a señalar que no lo recurriría porque la Audiencia de Madrid había vulnerado el principio tenciones) se señala que no existen por cuanto la Policía es un Cuerpo jerarquizado. Nada más conocerse el fallo, las reacciones se sucedieron. Como era previsible, los sindicatos policiales- -todos, menos la CEP, que criticó la decisión judicial- salieron en defensa de sus compañeros y desde el PSOE se arremetió contra el PP. Sin embargo, lo que ya no era esperable fue la reacción del Gobierno, que olvidándose de su propia doctrina, según la cual no comenta las decisiones judiciales, aprovechó el fallo para salir en tromba contra el PP. Primero la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega; luego Fernández Bermejo, con un comunicado del Ministerio de Justicia y finalmente Pérez Rubalcaba, con una rueda de prensa en Interior, arremetieron contra los populares. Con mucha más moderación que el Ejecutivo reaccionaron los policías implicados. El ex comisario Rodolfo Ruiz, aseguró hoy que el Supremo ha hecho justicia y subrayó que él ha sido una cabeza de turco Ruiz explicó que siempre ha tenido la conciencia muy tranquila porque, según dijo, ni antes ni después de esos acontecimientos ha hecho nada malo Sólo he cumplido con la Ley y con mi obligación como he hecho siempre, con aciertos y desaciertos, sin distinción de personas, ni de creencias ni de ideologías destacó. Y pidió al PP que no haga calificaciones sobre él porque siempre ha trabajado con la misma honestidad y lealtad con todos los gobiernos. Momento en que Bono fue increpado en la manifestación de la AVT acusatorio al introducir en su sentencia hechos que no constaban en ninguno de los escritos de acusación. Así las cosas, el Supremo acoge la tesis de la vulneración del principio acusatorio en lo que respecta al delito de falsificación. Los tres policías fueron condenados a tres años por haber rehecho el atestado policial con el fin de adaptarlo- -según la dura sentencia de la Audiencia de Madrid, cuyo ponente fue policía antes que magistrado- a las declaraciones públicas que realizó el entonces delegado del Gobierno, Constantino Méndez, quien dimitió tras la condena de los agentes. La Audiencia señalaba que el segundo atestado se hizo para abultar los hechos ocurridos en la manifestación, lo que sirvió para justificar las dos detenciones practicadas. Respecto al delito de detención ilegal por el que fueron condenados dos de los tres policías, el Supremo cree, como sostenía el fiscal, que fue legítima y que la actuación de la Policía tras la manifestación en la que se produjo la supuesta agresión a Bono estuvo amparada por la ley de Enjuiciamiento EFE El Gobierno se olvida de su criterio habitual de no hablar de las decisiones judiciales y sale en tromba contra el PP Criminal, según la cual (art. 492.4) la Policía judicial tendrá obligación de detener a las personas que estime necesario siempre y cuando tenga motivos racionalmente bastantes para creer en la existencia de un hecho que presente los caracteres de delito y los tenga también bastantes para creer que la persona a quien intente detener tuvo participación en él Sobre la tendencias de los dos militantes populares, la sentencia de la Audiencia aseguraba que se llevó a cabo pese a que el visionado del vídeo de la manifestación demostraba que no se había producido agresión alguna. Por último, y en cuanto a las coacciones (imputadas sólo al comisario por haber cesado a un subordinado que se negó a practicar las de- Más moderado que el Gobierno