Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es SÁBADO 30- -6- -2007 ABC María Teresa Fernández de la Vega y Jesús Caldera, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de ayer Zapatero da por rota la tregua con Rajoy ante su último gran duelo preelectoral De la Vega tacha de ruin y desleal el comportamiento del PP ante el terrorismo en vísperas del debate de la Nación GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. La frágil tregua entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, forzada por el anuncio del regreso de ETA a la actividad terrorista, no ha llegado a cumplir tres semanas. En vísperas del último gran duelo parlamentario entre ambos líderes, que en la práctica supondrá el arranque- -el martes- -de la campaña para las elecciones generales del próximo año, el Gobierno dio ayer oficialmente por concluido el breve paréntesis sin hostilidades, que, a juicio de La Moncloa, hizo saltar por los aires el líder de la oposición con su intervención del miércoles en el Pleno del Congreso a propósito de la muerte en el Líbano de seis miembros de las Fuerzas Armadas españolas. Aquel día, colaboradores del presidente del Gobierno censuraban en privado a Mariano Rajoy, que ya había explicitado su propósito de llevar al debate sobre el estado de la Nación el fracaso del proceso de paz en el País Vasco, por estar haciendo la oposición de los cementerios Pero ayer la censura se hizo a micrófono abierto, desde la mesa de la portavoz del Consejo de Ministros y por boca de la número dos del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, en unos términos que vienen a confirmar los pronósticos de que el último gran debate parlamentario de la legislatura será duro, agrio y, seguramente, hasta desagradable De la Vega tachó de ruin y desleal el comportamiento de Rajoy ante la muerte de los militares españoles por su intento de culpar al Gobierno, pero, dado que lo ocurrido en el Líbano se ha calificado de atentado terrorista la andanada de la portavoz se hacia extensiva a la globalidad del pacto de no agresión en materia de lucha contra el terrorismo que habían suscrito Zapatero y Rajoy el pasado día 11. El Gobierno observa con preocupación la escalada de agresión verbal y el incumplimiento de la palabra dada por el señor Rajoy y los principales dirigentes del PP, que parecen haber olvidado demasiado pronto su compromiso dijo la portavoz al comentar el propósito del líder de la oposición de abordar la lucha contra el terrorismo en el debate de la próxima semana. La propia De la Vega subrayó el contraste de esta declaración con la que había hecho hace sólo una semana, cuando elogió la actitud del presidente del PP, y abundó en la idea de que no se trata de adhesiones inquebrantables ni cheques en blanco, pero sí de actuar con lealtad y buena voluntad Concluido el descanso la portavoz del Gobierno- -secundada por José Blanco y Diego López Garrido- -hizo fuego a discreción, sin dudar en el uso de bombas racimo desde el caso Bono hasta el regreso a España de Rodrigo Rato. Sobre este último anuncio, que el jueves convulsionó el parqué político español, De la Vega comenzó con una declaración equidistante, limitándose a señalar que se trata de una Escalada de agresión verbal Blanco y López Garrido complementan la ofensiva Cuando empezaba a cundir la imagen de un Gobierno a la defensiva y aferrado a la táctica del cerrojazo Moncloa y Ferraz salieron ayer al unísono al contragolpe Si la portavoz del Gobierno tachó de ruin el comportamiento del líder de la oposición a propósito del terrorismo- -incluida la muerte de seis militares en el Líbano- el número dos del PSOE, José Blanco, calificó de miserable su actitud en el caso Bono que motivó la condena a tres policías por la detención de dos militantes del PP que presuntamente agredieron al entonces ministro de Defensa durante una manifestación contra el terrorismo. También el portavoz parlamentario, Diego López Garrido, exigió de la cúpula del PP que pida perdón por la campaña de calumnias que hicieron ignominiosamente a raíz de aquellos sucesos, una vez que el Tribunal Supremo ha revocado la condena de los agentes.