Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN SÁBADO 30 s 6 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro ERC LLAMA A LA GUERRA LINGÜÍSTICA RAS una etapa de fingida moderación con el único fin de apoltronarse en estructuras de poder a las que nunca antes había accedido en democracia, ERC ha decidido retornar a sus orígenes. Los últimos varapalos sufridos por Esquerra en las elecciones catalanas y en las locales del 27- M le han obligado a desempolvar su discurso más agresivo e independentista. Esquerra es consciente de que su identidad se ha diluido en los últimos tiempos, víctima de un pragmatismo artificial que no ha hecho sino transformar su ideario soberanista en un mensaje muy poco creíble. Miles de votantes de Esquerra asumen que durante los tres últimos años su partido ha sido manejado por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en exclusivo beneficio del PSOE y que, en gran medida, sus dirigentes han viciado, si no traicionado, sus principios debido al enorme apego que han demostrado por la comodidad de sus escaños. Jordi Pujol dijo de Zapatero en ABC que no es un político de fiar y en ERC parecen estar asimilando ese mismo mensaje. ERC ha apostado por el radicalismo como medio para no perder más votos y recuperar peso político e influencia, no ya en Cataluña, donde continúa formando parte del tripartito, sino en las Cortes tras las próximas elecciones generales. Son varios los signos que apuntan ya a un desmarque de ERC del PSOE, e incluso del PSC (por ejemplo, en el Ayuntamiento de Barcelona) Esquerra vuelve a ser ese partido pretencioso y propagador demensajes más efectistas que realistas, que sigue presentándose ante sus simpatizantes fingiéndose el único garante de la pureza catalanista. Es una clara señal de que ERC también prepara su campaña para las generales y de que toda su estrategia hasta hoy queda desvirtuada. La propuesta de Joan Puigcercós de nacionalizar a los inmigrantes a través del catalán, y el tono de su apelación a no tener miedo a la guerra lingüística porque peor es la paz de los cementerios son pruebas evidentes de cuál es la apuesta de ERC. Esquerra ha amenazado al PSOE con no apoyar los próximos Presupuestos Generales, si es que llegan a votarse; ha enmendado la ley memoria histórica, que también ahora parece en el aire; y su no al Estatuto se mantiene muy vivo. Con una imagen de aparente autonomía respecto al PSOE, en ERC creen estar anteel escenario idóneo para tomar aire. Incluso, el protagonismo creciente de Puigcercós refleja su interés por demostrar que el liderazgo de Carod está en declive. Carod parece completamente al margen de la estrategia de ERC a nivel nacional y en este escenario surge la ofensiva de Puigcercós, trufada de demagogia ultranacionalista y de imposiciones contrarias a la Constitución para re- movilizar a los suyos. Sin embargo y pese a los deseos de ERC, la realidad es muy distinta. Esquerra no cesa de dar tumbos desde la aprobación del Estatuto y tiene muy complicado convencer a su electorado de las insuficiencias de ese texto sentado junto a José Montilla en la Generalitat. Su electorado está muy radicalizado y no digiere el aburguesamiento de sus líderes. Por eso ERC no es creíble y difícilmente va calar su renovado mensaje. Ni siquiera con exabruptos como los de Puigcercós apelando a la guerra lingüística T LONDRES FRUSTRA OTRO 7- J DE TERROR ONDRES vive momentos de máxima tensión ante la eventualidad de otro macroatentado terrorista. Un coche bomba desactivado, varios vehículos inspeccionados y calles cortadas en pleno centro han provocado un estado de alerta en las zonas más lujosas y emblemáticas de la capital británica. Según Scottland Yard, si hubieran llegado a explotar los artefactos se habría producido una auténtica matanza en lugares próximos a la residencia oficial de la Reina y del primer ministro, así como al Parlamento. Una vez más, los terroristas pretendían sembrar de muerte y destrucción una gran capital occidental. Faltan apenas unos días para el aniversario del 7- J, fecha en la que murieron 56 personas- -incluidos los cuatro terroristas suicidas- -y otras 700 resultaron heridas. Han pasado apenas unas horas desde que Gordon Brown asumió la jefatura del Ejecutivo y desde que se anunció que el futuro de su antecesor, Tony Blair, estará ligado a la situación en Oriente Próximo. Son asuntos confluyentes que hacen pensar que no se trata de una casualidad, sino de un ataque programado con todo lujo de detalles. El terrorismo islamista planta cara a Occidente, utilizando la violencia indiscriminada y masiva para dar cobertura a su mensaje fanático. Seis soldados en Líbano han perdido también la vida a manos, muy posiblemente, de terroristas islamistas. Este islam militante por utilizar el término muy preciso de la comisión norteamericana sobre el 11- S, considera a las democracias como su mayor enemigo porque impugna la legitimidad de la soberanía popular y la libertad individual en nombre de una misión radical e intolerante. Londres es un objetivo muy significado, como antes lo fueron otras grandes ciudades europeas- -entre ellas Madrid- -y del resto del mundo. Occidente tiene el derecho y el deber de defenderse, con la convicción de que la verdad y la justicia están de parte de quienes protegen la vida y la libertad de los ciudadanos contra las agresiones fanáticas. Es una guerra L que no se gana con palabras, ni mucho menos con ocurrencias de escaso nivel como la imaginaria Alianza de Civilizaciones El control de los predicadores del odio la prohibición de acceso al territorio nacional de personajes indeseables y el refuerzo de la seguridad pública son medidas imprescindibles que deben ser plenamente compatibles con el respeto al Estado de derecho. Así ocurre en el Reino Unido, cuna histórica de muchas libertades, pero capaz también de actuar de forma contundente en defensa de los valores democráticos. Es destacable la eficacia de la policía británica en este caso, así como la ya acreditada madurez cívica de una sociedad que no se deja amedrentar. Con ocasión del 7- J, Tony Blair habló de un cambio de los tiempos, como advertencia a quienes pretenden aprovecharse de nuestra condición bondadosa Era muy significativo el perfil social y psicológico de los autores de aquella matanza y sería muy interesante comprobar si es análogo al de los terroristas que estuvieron ayer a punto de provocar otro desastre. Se trata de gentes bien integradas en apariencia, sobre las que opera una propaganda radical desde mezquitas, publicaciones y otros medios de difusión al servicio del fundamentalismo islámico. Al Qaeda y sus terminales en Europa, así como los grupos que se asocian a su proyecto en Oriente Próximo y el Magreb, son la mejor prueba de que la libertad necesita ser defendida sin complejos ni debilidades. Algunos gobernantes deberían tomar buena nota de la firmeza del Ejecutivo británico, en plena sintonía con la oposición y con el respaldo de una sociedad que cree en sí misma y en la justicia de su causa. Por desgracia, no será la última vez que las sociedades abiertas se vean amenazadas por el terrorismo indiscriminado, aunque en esta ocasión hay que felicitarse de que no hayan conseguido su objetivo. Por eso es fundamental la convicción de que vale la pena defender la democracia y la libertad frente a un enemigo sanguinario. ZAPATERO IMPROVISA CON LA LUZ UANDO el presidente del Gobierno anunció en el Congreso que las tarifas de la luz de la inmensa mayoría de los hogares españoles no subirían en 2007 por encima del IPC, no sólo demostró una alarmante ligereza argumental, sino tal grado de improvisación que ni siquiera supo que se estaba tendiendo una trampa a sí mismo. Preso de su propia frivolidad, cuando Zapatero explicó su compromiso pareció olvidarse de que el 1 de enero la tarifa doméstica ya había subido un 2,8 por ciento, de tal manera que el incremento previsto por el Gobierno a partir de mañana, 1 de julio- -otro 1,81 por ciento para más de 23 millones de hogares- ya superaría con creces la cifra del IPC. Su solución al desaguisado, ayer en pleno Consejo de Ministros, fue de nuevo improvisar: desautorizó al vicepresidente económico, Pedro Solbes, y al ministro Joan Clos, al decidir congelar prácticamente sobre la marcha el incremento de tarifas que ya estaba previsto. De hecho, la propuesta del Ministerio de Industria para este segundo semestre del año- -que la Comisión Nacional de la Energía consideró insuficientemente fundamentada- era de esa nueva subida del 1,8 por ciento, adicional a la aplicada desde el 1 de enero. Hay argumentos como para justificar esa subida, más aún con el compromiso de reconocimiento de costes efectivos que ha generando durante los últimos años el llamado déficit de tarifa que se reconoce como un deuda pa- C ra ir cobrando con recargos especiales en la tarifa. Es decir, que cuando hablamos de tarifas eléctricas conviene repasar las notas a pie de página y no perder de vista que, cobijadas en cada tarifa, se alojan facturas adicionales que deberían ir reflejadas en los Presupuestos pero que quedan fuera, en las sombras de complejas negociaciones para especialistas. Independientemente de ello, tan grave en este caso es el desconocimiento demostrado por Zapatero en esta materia, como la pretensión de resolver su patinazo con un anuncio de tinte electoralista y cargado de demagogia. Lo que realmente hizo el Gobierno ayer fue rectificar sobre la marcha y poner de manifiesto su falta de criterios claros, y no un anuncio público de bloqueo de las tarifas eléctricas, que es el traje con el que Zapatero quiso vestir al muñeco de su error. Además, la práctica de vincular la tarifa eléctrica a la inflación, a la evolución del IPC, tiene mucho de despropósito. Se trata de un servicio, una mercancía, cuyo modelo de costes está muy influido por los precios de materias primas como el gas y por los costes financieros. Por eso convendría ir dejando que el precio de la electricidad lo fije el mercado, ajustado a cada tipo de cliente y de necesidad. Y si no es así, lo mínimo que debe hacer un presidente es estudiar a fondo los informes de sus expertos. Lo contrario obligará a Zapatero en los próximos meses a tener que seguir improvisando hasta en las rectificaciones.