Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 VIERNES DE ESTRENO abc. hoycinema. com VIERNES 29 s 6 s 2007 ABC Juan Carlos Fresnadillo, durante el rodaje de su segundo largometraje En una guerra salvaje, la piedad te debilita, es un error Juan Carlos Fresnadillo s Director de 28 semanas después Es noticia que un director español pise firme en la taquilla estadounidense con una película europea (británica, en este caso) Tiene aún más interés que lo logre con su segunda película, una ambiciosa secuela que combina el cine de terror con el drama intimista FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Tinerfeño de la generación del 67, Juan Carlos Fresnadillo da pocos pasos, que dejan una huella cada vez más grande. En 1997, su corto Esposados se coló en la ceremonia de los Oscar. Hubo que esperar a 2002 para ver cómo ganaba el Goya como director novel por la inquietante Intacto que sin embargo no consiguió en taquilla todo la suerte que merecía. Otros cinco años después, tras triunfar en las taquillas anglosajonas- -llegó a ocupar el segundo puesto en Estados Unidos- -hoy estrena en España la superproducción 28 semanas después continuación de la cinta de Danny Boyle 28 días después en la que el virus de la ira tan agresivo como su propio nombre indica, poco menos que exterminaba a la población británica. Aquí el ejército americano emprende la reconstrucción del país. Cuando te ofrecen una secuela, lo primero que piensas es que vas a tener un paisaje muy limitado, porque su espíritu es la apuesta comercial confiesa Fresnadillo, quien asegura ser un gran admirador del original, por lo que le picó la curiosidad sobre el proyecto. Fue al entrevistarse con los productores, especialmente con Danny Boyle cuando descubrió que la realidad era muy distinta. Recuerdo- -cuenta el director- -que me dijo la frase textual: Olvídate de la primera. Haz tu película. Me encantaría que hicieras tu visión sobre esta historia Prueba de la libertad que tuvo fue haber participado en el guión, haber contado con mi productor habitual, Enrique López, y con otro guionista con el que suelo trabajar, Jesús Olmo, y haber estado involucrado en todas las decisiones creativas del proceso Por todo esto, Juan Carlos Fresnadillo insiste en que no es una secuela al uso Tenía la ventaja enorme de poder partir de cero- -en la primera, como se ha dicho, moría hasta el apuntador- sin personajes ni planteamientos narrativos heredados. Incluso las reglas de la infección las renovamos. Todo eso fue muy positivo para sentirte libre y poder poner todas tus ideas en relación a un escenario apocalíptico, algo Secuela sin ataduras que siempre me ha fascinado En este sentido, era imposible no hablar de las lecturas que ha recibido el filme, visto por muchos como una alegoría de la guerra de Irak. Nunca tuve intención de señalar ese conflicto afirma. Sí es una película sobre la guerra, primero entre los que están infectados y los que no, y luego de los militares intentando controlar una ciudad que se les escapa. Quería hablar de lo que pasa cuando el poder y los estamentos militares pierden el control, pero yo no quería juzgar a nadie dice. Lo cierto es que en su historia todos son víctimas, no hay ningún malo, salvo el antagonista que no se ve, el virus que convierte a tus seres queridos en monstruos. Es tremendo. No quería entrar en el juego de criticar o hacer alegorías directas, sino hablar de la guerra del ser humano contra el ser humano Para que su planteamiento tuviera una puesta en escena más eficaz, Fresnadillo buscó una perspectiva realista, casi documental Lo que ocurre, apunta, es que la cinta literal-