Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29- -6- -2007 Gordon Brown forma un gobierno con ministro contrarios a la guerra de Irak 37 El Senado acaba con la reforma migratoria de Bush El segundo rechazo de la Cámara en pocas semanas deja fuera de circulación el proyecto del presidente estadounidense J. L. H. NUEVA YORK. El Senado estadounidense rechazó de nuevo ayer la propuesta de dar luz verde a la reforma migratoria del presidente, George Bush, lo que relega cualquier medida hasta después de las elecciones presidenciales de 2008, acabando de golpe y plumazo con las aspiraciones del mandatario. Tras meses de debates y una fallida votación de prueba realizada a comienzos de semana, los partidarios de la medida no consiguieron sumar los 14 votos que les faltaban para alcanzar los 60 que habrían despejado el camino hacia la aprobación. La votación definitiva fue de 46 senadores a favor y 53 en contra, pese a las llamadas que realizó Bush a varios senadores durante la mañana de ayer y la noche anterior para convercerles de que mostrasen su apoyo a la propuesta. El senador demócrata Edward M. Kennedy, uno de los autores del proyecto, junto con republicanos conservadores y asesores de Bush, puso de manifiesto antes de la reunión que ésta había sido una larga travesía para tratar de reformar nuestro quebrado sistema de inmigración y de protección fronteriza a conocer la decisión del Senado, el mandatario no pudo ocultar su decepción y reconoció que muchos de nosotros hemos trabajado duramente para ver si nos poníamos de acuerdo, pero no ha funcionado Es la segunda ocasión en la que el pleno del Senado vota en contra de limitar el debate sobre esta reforma, después de que el 7 de junio ya sufriese un revés similar, con 45 votos a favor y 50 en contra. Lo irónico es que los principales beneficiados de esta situación son los propios miembros de partido de Bush. El ala más conservadora de los republicanos ha sido la principal opositora a las distintas cláusulas del proyecto, en especial la que proponía legalizar a los millones de indocumentados. El senador conservador Bob Corker no dudó en explicar que los estadounidenses sienten que están perdiendo su país ante un gobierno que al parecer carece de la competencia o de la capacidad para concretar las cosas que ha prometido hacer Su compañera de partido, la senadora Elizabeth H. Dole, dejó claro que muchos estadounidenses no tienen confianza ninguna en que las fronteras, especialmente con México, estén más vigiladas para evitar el ingreso de indocumentados. El pueblo estadounidense quiere pruebas, no promesas manifestó Dole. La Casa Blanca rechaza que Cheney comparezca por el caso de las escuchas El uso del poder ejecutivo por el presidente Bush enfrenta al Legislativo y el Gobierno EFE WASHINGTON. La Casa Blanca apeló ayer a su poder ejecutivo para rechazar las citaciones judiciales de un comité del Senado al vicepresidente Dick Cheney y otros altos funcionarios por el caso de las escuchas telefónicas sin autorización judicial. El Comité Judicial del Senado envió el miércoles varias citaciones al vicepresidente Cheney, a funcionarios de la Casa Blanca, al Consejo de Seguridad Nacional y al Departamento de Justicia, en relación con el programa de escuchas sin autorización judicial instaurado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Según los analistas, el uso del poder ejecutivo por el presidente Bush ha abierto un duro enfrentamiento entre el Legislativo y el Ejecutivo Una nota firmada por el consejero legal de la Casa Blanca, Fred Fielding, y enviada al presidente del citado comité, Patrick Leahy, asegura que con el debido respeto, lamentamos rechazar este camino desafortunado que hemos intentado evitar buscando un consenso Esperábamos que este asunto terminara con su comité recibiendo información, en vez de tener que invocar nuestro poder ejecutivo explica Fielding. La ley pretendía reforzar la seguridad de las fronteras con los beneficios de una regularización masiva No a la amnistía Sin embargo, la medida que buscaba fortalecer la seguridad fronteriza y al mismo tiempo ofrecer un sistema que legalizaría la situación de los más de once millones de ilegales que viven en el país, no cuajó entre la mayoría de la Cámara Alta, que tachó esta propuesta de amnistía para las personas que violaron la ley. Con esta situación, los representantes de ambos partidos dudaban de que el Congreso vuelva a discutir el asunto antes de las elecciones presidenciales de 2008. El sistema migratorio estadounidense data de 1986, año en el que aprobó una amnistía para cerca de tres millones de indocumentados. El resultado de la votación ha supuesto un duro golpe para Bush y su proyecto imperfecto pero necesario Tras darse Bush intentó cooperar Bush juega con una pelota de béisbol en Maine AP El consejero legal de Fielding indica que Bush había intentado cooperar con el envío de más de 8.500 documentos en relación al polémico asunto y además enviar al secretario de Justicia, Alberto Gonzales, y a otros altos funcionarios a testificar al Congreso. El Comité Judicial del Senado desea obtener infor- mación sobre las diferencias que supuestamente hubo en el gobierno del presidente George W. Bush sobre la legalidad de dichas escuchas. Las citaciones forman parte de la investigación que sigue el Comité Judicial del Senado en relación al despido de ocho fiscales federales de Estados Unidos. El programa de escuchas telefónicas supervisaba las llamadas telefónicas y correos electrónicos hacia o desde Estados Unidos. Tras el escándalo, Bush situó el programa bajo el control del tribunal especial que controla la aplicación de la Ley de Vigilancia del Espionaje Extranjero (FISA) El descubrimiento de que se llevaba a cabo dicho programa sin autorización judicial provocó un escándalo político en EE. UU. en 2005 y 2006. Ayer se cumplía el plazo para la entrega de los documentos, solicitados el pasado 13 de junio. Los documentos están relacionados con la ex consejera presidencial Harriet Myers y con la antigua directora política de la Casa Blanca Sara Taylor.