Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LOS INFORMES DE LAS DEFENSAS VIERNES 29 s 6 s 2007 ABC El letrado de Beldhaj acusa a la Policía de engordar el proceso por falta de acusados Con su detención y la de El Haski y Rabei se ha querido internacionalizar el conflicto D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. No ha sido un proceso penal, sino una casa de apuestas Con esta andanada comenzó el abogado Francisco Andújar la defensa de Joussef Belhadj, a quien la Fiscalía considera uno de los tres ideólogos del 11- M. En la diana de sus críticas puso a las acusaciones, a la Fiscalía, al juez instructor y a la Policía. A todas acusó de falta de rigor expresión que repitió a lo largo de su intervención, que duró dos horas y media. Para el letrado, hay prueba cero de que su cliente fuera el encargado de impartir las instrucciones para la ejecución del 11- M, aunque admitió que estuvo en Madrid en febrero de 2004 y se marchó a Bélgica el 3 de marzo. También reconoció que Mohamed Afalah durante su huida pidió el teléfono de Belhadj para refugiarse en su casa de Bélgica y que, además de Afalah, su defendido era amigo de Abdelmajid Bouchar, acusado de ser autor material del 11- M. Pese admitir estos datos, Andújar responsabilizó a la instrucción -juez Del Olmo, Fiscalía y Policía- -de haber engordado la acusación no sólo contra Belhadj, sino también contra El Haski y Rabei Osman- -los otros dos ideólogos- -ante la falta de acusados. Así, dijo que si hoy se hubieran sentado en el banquillo los siete suicidas de Leganés, los cuatro que huyeron coincidiendo con la explosión y las siete personas a las que corresponden los ADN no localizados su cliente no estaría aquí al igual que El Haski y Rabei. Este argumento lo utilizó para sentenciar que la instrucción se había visto obligada, ante la falta de acusados, a internacionalizar el conflicto con las detenciones de Bélgica e Italia y, ello porque sobre la autoría del 11- M planeaba el manto de Al Qaida Y agregó que era un un misterio la conexión entre su cliente y los otros dos ideólogos debido a que en el juicio no se ha demostrado que estuvieran en el mismo sitio y al mismo tiempo Además, señaló que el Tunecino y Jamal Ahmidan, ambos muertos en Leganés, no necesitaban más ideólogos Otro de los caballos de batalla de Andújar fue echar por tierra la declaración que ante la Policía y el juez prestó Mohamed Moussaten, sobrino de Joussef Belhadj. En esos testimonios, el joven confesó que a su tío le había parecido poco el 11- M, que era de Al Qaida y que se dedicaba a recaudar dinero para la Yihad. Tales afirmaciones, que no fueron ratificadas por Mohamed Moussaten en el Plenario, son uno de los elementos incriminatorios contra Belhadj, a quien los investigadores consideran portavoz de Al Qaida en Europa. Para desmontar la declaración policial y judicial de Mohamed Moussaten, el abogado Andújar llegó a afirmar que durante la declaración del joven en las dependencias de Canillas la Policía rebasó los límites de la legalidad Señaló que no sabía si se podía hablar de torturas, pero sí de presión policial y que por este motivo, sumado a que Mohamed se hundió psicológicamente realizó las acusaciones contra su tío. Para el letrado, se trató de una declaración artificial, pues ante la Policía y el juez, Mohamed no hizo más que mentir Igual vehemencia empleó Andújar para restar importancia a los tres viajes que antes del 11- M realizó su defendido a Madrid. Tras afirmar que no hay ninguna prueba de que hubiera venido a impartir las instrucciones del 11- M señaló que los desplazamientos los hizo por motivos familiares y para regularizar su residencia. En este contexto, rechazó que Belhadj, como mantiene la Fiscalía, se marchara precipitadamente de Madrid el 3 de marzo de 2004 y que, por este motivo, lo hiciera en avión, medio de transporte que, por cierto- -apostilló- deja más rastros que el tren o el autobús El misterio de los ideólogos Tres viajes a España El Haski, considerado ideólogo del 11- M, escucha a su abogado Sobre los contactos que mantuvo durante esta última visita a Madrid, el abogado reconoció que su defendido se había entrevistado con Bouchar, pero, precisó, lo hizo para tratar asuntos relacionados con su solicitud de residencia. Por ello, afirmó que durante la instrucción se había engordado la relación de Belhadj con Bouchar y Mohamed Afalah El nombre de este huido (se cree que murió en un atentado suicida en Irak) fue esgrimido por Andújar para poner en duda que su cliente residiera permanentemente en una vivienda de la plaza Duquesse de Bruselas, desde donde Afalah durante su fuga realizó una llamada telefónica a un hermano Esgrime como defensa que un comisario atribuyera el apodo de Abu Dujana a el Chino y no a Belhadj Descalificó la comisión rogatoria de Bélgica