Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA VIERNES 29 s 6 s 2007 ABC Inhibidores y política exterior En los oídos de Zapatero deben resonar sus abruptas quejas, no ya sobre el apoyo del Gobierno de Aznar a la intervención aliada en Irak, sino a la posterior presencia de tropas españolas y sus riesgos mente los riesgos de la guerra- -porque eso es lo que ocurre- -cuenten con todos los medios precisos. Sobre esta cuestión fue interpelado José Luis Rodríguez Zapatero por el líder de la Oposición en la sesión de control celebrada el miércoles en el Congreso. Un debate bronco y desagradable, como no podía ser menos tras los seis muertos. Ciertamente, el presidente no puede aducir en este tema que la política exterior y de defensa es una política de Estado para solicitar, como arteramente hace en referencia a la antiterrorista, que el PP se comporte como él hizo cuando estaba en la oposición. Deben resonar en sus oídos las abruptas quejas, no ya sobre el apoyo del Gobierno de Aznar a la intervención aliada en Irak, sino a la posterior presencia de tropas españolas en aquel país y sus riesgos. No hay consenso en política exterior y menos aún en el modo de combatir el terrorismo más allá de nuestras fronteras. El Gobierno mantiene criterios y posiciones antagónicos a los del anterior Ejecutivo presidido por José María Aznar y su presencia en misiones como las citadas, presentada siempre de modo tontamente edulcorado y con limitaciones que responden más a una determinada imagen que a la eficacia y hasta la propia seguridad de los militares desplegados, parece más una obligación asumida con pesar que al convencimiento. El convencimiento, aún sin resultados y con dudosas bases a la vista no sólo de lo que pasa sino también de lo que padecemos, está del lado de la Alianza de Civilizaciones. Si no hay consenso, que en estas circunstancias sólo sería un paripé, haya al menos debate. Un debate que, ante una opinión pública como la española en la que no se acompasado la modernidad y el crecimiento económico con la reflexión sobre nuestro papel en el mundo, deberá tener buenas dosis de pedagogía sobre las posiciones de unos y otros. Sin embargo, no hay tal. Sólo una discusión, agria muchas veces, presidida por el disimulo oficial y el silencio intelectual de los otros. Hace bien Mariano Rajoy en preocuparse por la seguridad de las tropas y por la definición correcta de misiones que, se niegue o no, son de guerra. Para conseguir la paz, claro, pero de guerra. Pero no basta con ello. En estas cuestiones, al PP- -quizá salvo la labor docente que le han reservado o se ha tomado el diputado Aristegui- -le falta una reflexión doctrinal y la claridad que reclama en asuntos concretos. Nada que ver, desde luego, con la contundencia intelectual (que ha de reconocerse se estuviera o no de acuerdo) con la del Gobierno y el partido presididos por el ex presidente Aznar. El PP, en concreto, debería explicar a los ciudadanos su postura no sólo sobre los inhibidores sino sobre la misión de la ONU en Líbano y la actitud ante Hizboláh y el embargo de armas. Y sobre el futuro de Irak, que es una grave cuestión de la política internacional occidental, que no puede despacharse, como si todo girase en torno a la foto de las Azores, diciendo que es el pasado. Y sobre... Pero parece, sorprendentemente, que la estrategia es no abordar temas polémicos. Seguirán lloviendo sustos. Puras se da de plazo hasta el día 4 para pactar con NaBai y pedir su investidura Los socialistas prevén cerrar un acuerdo con nacionalistas e IU la próxima semana BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. El socialista Fernando Puras no descarta presentar la próxima semana su candidatura para ser investido como presidente del Gobierno foral de Navarra, a pesar de que la primera ronda realizada por la presidenta del Parlamento, Elena Torres, se cerró sin que ninguno de los posibles aspirantes dieran el paso de postularse por falta de apoyos suficientes. Puras declaró que el trabajo realizado en las últimas semanas con Nafarroa Bai e IU le permite mostrarse esperanzado sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo básico con estas formaciones. De ser así, la presidenta del Parlamento podría realizar la próxima semana, el día 4, una segunda ronda de consultas, aunque el pleno parlamentario de investidura tendría que celebrarse después de las fiestas de San Fermín, en la segunda quincena de julio. El candidato socialista reconoció que de momento ha abandonado las conversaciones con UPN y que estas se centran de manera unidireccional en Nafarroa Bai e IU, en línea con lo acordado el miércoles por el Comité Regional del partido. Puras indicó que de inmediato trabajará con Nafarroa Bai e IU en algunos borradores que permitirían hablar ya de negociación para la redacción definitiva de un programa de gobierno y de su estructura y composición. El secretario general del PSN, Carlos Chivite, recordó que el documento que se suscriba para formar gobierno con NaBai e IU deberá ser debatido y aprobado por el Comité Regional de su partido. Desde la coalición nacionalista NaBai, su líder, Patxi Zabaleta, coincidió en que la próxima semana es un horizonte factible para presentar un candidato a la presidencia. A su juicio, existe un 50 por ciento de posibilidades de que las negociaciones con el PSN lleguen a buen puerto si bien reconoció dificultades políticas- -no programáticas exactamente- serias pero no insalvables También el coordinador de IU, Ion Erro, dijo confiar en que para la próxima ronda de consultas haya un candidato a la presidencia del Gobierno fruto de un acuerdo tripartito entre el PSN, NaBai e IU. Mientras, desde UPN, que tampoco ha dado el paso de presentar un candidato por falta de apoyos suficientes para su investidura, Miguel Sanz advirtió de que aunque no nos gusta, no nos asusta ir a una nueva convocatoria electoral- -lo que se produciría de forma automática transcurrido un determinado plazo- Sanz comunicó a la presidenta del Parlamento que su partido no apoyará a los candidatos de otras formaciones, si los hubiera, y reiteró que la apuesta de los regionalistas es la de formar un Gobierno en torno a UPN, como fuerza más votada y con más escaños. El presidente de UPN declaró que su partido estaría dispuesto a gobernar en minoría, o en coalición si el PSN está dispuesto, y subrayó que en este momento sólo existen dos opciones: un Gobierno de corte constitucionalista o uno de corte nacionalista- soberanista En todo caso, instó al PSN a decidirse, porque el espectáculo que se está dando a los ciudadanos no es muy razonable ya que no puede darse la imagen de que el futuro de Navarra se negocia de manera clandestina, con escasa transparencia y con mucho ocultismo El actual socio de UPN, Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN) acusó al PSN de pretender obtener la presidencia foral con un gratis total Germán Yanke E l presidente del Gobierno, que no se apea de nada, tampoco lo hace de esa paradójica consideración de las misiones internacionales del Ejército como si fuesen algo parecido a la actividad en lugares lejanos de las ONG. Se reconoce, claro, el alto riesgo de algunas, como el despliegue en Líbano que estos días nos preocupa y ocupa, pero se sostiene siempre el carácter teórico de misiones de paz que viene bien retóricamente a una política de apaciguamiento y alianza de civilizaciones Así, lo que cualquier militar, mucho o nada experto en estrategia, llamaría una emboscada- -que es lo que sufrieron los soldados españoles en el sur de Líbano- se llama oficialmente un atentado que tiene el matiz de que podría ser una acción terrorista contra civiles o cooperantes. Una cuestión de honor, como el distintivo negado en las condecoraciones a las muertes en acciones de guerra, tiene, para los afectados, su importancia simbólica, pero, para todos, refleja esa concepción del papel del Ejército español que se aleja de lo que realmente hacen en misiones internacionales como las de Líbano o Afganistán. Se entiende, de todos modos, que las medidas de seguridad de los soldados no deberían depender del nombre que se dé a los despliegues de tropas en el extranjero, sino a consideraciones técnicas y garantías suficientes en base al riesgo. La falta de inhibidores y el tipo de vehículos utilizados allí- -asunto que, por cierto, ya se planteó en Afganistán- -debería ser, además de resuelto de inmediato, investigado seriamente para determinar las causas, los fallos y las responsabilidades. No porque, con ellos, se tenga garantía de no sufrir daños y bajas, sino por una elemental exigencia para que los que asumen directa- UPN reivindica su mayoría Negociación unidireccional Un convoy español patrulla en la zona del atentado AFP Los socialistas centran sus esfuerzos en el tripartito y abandonan los contactos con UPN