Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29- -6- -2007 El Líbano distribuye un retrato- robot del terrorista que puso el coche- bomba 11 RODRIGO RATO s DIRECTOR GERENTE DEL FMI SUCESOR NATURAL AÑORADO Y OLVIDADO El PP tenía olvidado al muñidor del pacto con CiU en 1996 y responsable del cambio económico que le dio la mayoría absoluta en 2000 ÁNGEL COLLADO MADRID. Rodrigo Rato (Madrid, 1949) fue el sucesor natural de José María Aznar en la presidencia del PP, por peso político propio e influencia en la organización, desde que fue nombrado portavoz del Grupo Popular en los tiempos de oposición, allá por 1989, hasta que Aznar se decantó por Rajoy en 2003. En los primeros y difíciles pasos de su partido después de la derrota electoral del 14- M resultó ser el añorado sobre todo en el Grupo Parlamentario. Las conversaciones internas de aquellos meses entre dirigentes del PP giraban en torno a las dudas sobre si Rodrigo hubiera sido una baza mejor para hacer oposición Pero Rajoy aguantó los primeros reveses y Zapatero se precipitó después en una carrera de revisionismo y conflictos institucionales- -negociación con ETA y Estatuto catalán- -con la que también buscaba liquidar a la oposición y acabó por fortalecerla. El PP se olvidó de Rato, su equipo se disolvió y redistribuyó a la sombra de otros barones sobre todo de Esperanza Aguirre. El director del Fondo Monetario Internacional está perfectamente informado de todo lo que ocurre en la política española, por un atento seguimiento de los medios de comunicación nacionales, y por sus antiguos colaboradores que ocupan puestos de responsabilidad en los grupos parlamentarios del PP, en la Comunidad de Madrid y hasta en los ayuntamientos. En una reciente reunión con muy destacados empresarios celebrada en Madrid, a donde se desplaza con frecuencia para visitar a sus hijos, un dirigente de la CEOE le dirigió un halago que también era un deseo: Rodrigo, cómo se te echa de menos Rato respondió medio en broma medio en serio que eso no se lo decían en su partido. El hoy director del FMI fue descartado como sucesor de Aznar en el tramo final de la úl- Un dirigente de la CEOE dijo que le echaba de menos y él respondió que en su partido no sentían lo mismo ABC vista publicada hace un año por ABC e interrogado sobre si recuperaría a Rato, respondió que a estas alturas, hablar de esas cosas es adelantar excesivamente los acontecimientos De hecho, el líder del PP siempre ha estado apuntado a la tesis de que la trayectoria política de Rato aún no se ha acabado Fuentes del PP explicaron que la decisión estaba tomada mucho antes, pero que el escándalo del ahora ex presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, obligó a Rato a retrasar el calendario de su propio abandono. No terminaba de encajar en Washington ni acababa tampoco de encajar su vida familiar alega otro viejo amigo de la política quien, en consonancia con otros muchos miembros de su entorno consultados por ABC, no duda en afirmar para él, sus hijos son lo primero Rato viene a desarrollar su proyecto personal, sea el que sea afirma un diputado de la Decisión retrasada máxima confianza de Rato. El todavía director gerente del FMI confirmó sus intenciones al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que también telefoneó ayer por la tarde para comunicarle su decisión. Y le dijo que su vocación es la iniciativa privada según pudo saber ABC, al tiempo que Zapatero le agradecía su dedicación y los servicios prestados. ¿Qué pasará, sin embargo, en caso de que Rajoy le llamara a su lado? Hombre, si lo necesita un amigo, si lo necesita su partido y si lo necesita España, pues quién sabe responde incluso uno de los más convencidos con los motivos personales del ex vicepresidente. Otro, más festivo, recuerda el bolero de si tú me dices ven, lo dejo todo sin cerrar todas las puertas. Nostalgia ABC. es Más información sobre el regreso de Rodrigo Rato en abc. es nacional tima etapa de la carrera después de ganar las más duras pruebas de montaña al frente del Grupo Parlamentario en la oposición, tirar del equipo en el llano de las negociaciones con CiU para convertir la exigua victoria de 1996 en una mayoría de Gobierno e imponerse en las contra- reloj para enderezar el rumbo de la economía, pilar fundamental de la mayoría absoluta obtenida por el PP en los comicios de 2000. Pese a todos esos méritos, Aznar prefirió que Rajoy fuera su heredero cuando en septiembre de 2003 el aupado como candidato del PP iba a ser el seguro presidente del Gobierno No lo dudaban ni en el PSOE. Una vez que el entonces jefe del Ejecutivo hizo la propuesta al partido, en la Junta Directiva Nacional, sólo la recientemente desaparecida Loyola de Palacio se atrevió a decir que ella hubiera preferido a Rato, aunque acatara como uno más la decisión del jefe y se pusiera a disposición de Rajoy. Pero no es un problema de ingratitud o mala conciencia el que tiene la actual dirección del PP con respecto a Rato. En el primer año de oposición y después de que Mayor Oreja estuviera cerca de empatar con el PSOE en las elecciones europeas de junio de 2004, comentaban en la sede de Génova que los dos descartados en la sucesión habían sido los que salieron mejor parados después de la derrota. Rato, con rango de jefe de Estado, es el español con una cargo institucional más importante en el mundo. Mantiene buenas relaciones con Aznar y con Rajoy y cuesta creer que después de ser vicepresidente del Gobierno durante ocho años, protagonista del milagro económico español de los últimos años y director del FMI aspire a volver a presentarse a las próximas elecciones generales de número dos de Rajoy, por muy bien que le viniera al líder del PP para reforzar su candidatura y cortar con las pretensiones de Ruíz- Gallardón y Zaplana de estar en ese puesto. También es cierto que Rato estaba harto de viajar, de la burocracia del FMI y de estar separado de sus hijos. Tan cierto como que es un animal político que dedicó al PP 30 años de su vida, que cualquier empresa nacional se le puede quedar pequeña por muy grande que sea en muy poco tiempo y que exhibe el mejor currículum político posible en España. De ahí lo que inquieta su regreso en el PP y, también, en el PSOE.